Hemorroides alcohol y tabaco ¿Existe alguna relación entre ellos?

Las hemorroides afectan a gran parte de la población adulta. A pesar de que en ocasiones las venas del ano y de la parte inferior del recto se inflaman a causa de factores que no se pueden controlar, existen otras causas que sí dependen de forma directa de nosotros. Por ejemplo, tomar bebidas alcohólicas resulta muy contraproducente tanto si ya sufres este problema como si deseas evitarlo. Minimizando su consumo, podemos evitar en gran medida esta enfermedad porque, efectivamente, existe una relación evidente entre hemorroides y alcohol.

Del mismo modo, el tabaco es otro de los factores de riesgo de este trastorno. Son hábitos propios de un amplio sector de personas adultas, que son las principales afectadas, y que pueden favorecer en gran medida la aparición de las almorranas y agravar sus síntomas. Por lo tanto, ante la pregunta de si afecta el alcohol para las hemorroides, la respuesta es rotundamente sí.

¿Pueden el alcohol y el tabaco ser la causa de la aparición de las hemorroides?

En los siguientes apartados lo explicamos de manera detallada. Veamos cómo intervienen tabaco y alcohol en la aparición de almorranas:

Tabaco

El tabaquismo es un hábito nocivo para el organismo. Por lo general, se cree que únicamente guarda relación con enfermedades propias del aparato respiratorio. No obstante, los daños del tabaco pueden ir más mucho allá, pudiendo favorecer incluso la inflamación e hinchazón de las venas del ano y de la zona inferior del recto, así como destruyendo células que realizan funciones en todo nuestro organismo.

El hábito de fumar estimula de forma notable el tracto digestivo, de modo que favorece la función intestinal, pudiendo empeorar tanto el sangrado como la agresividad de las deposiciones y la exposición de la mucosa del ano a las sustancias químicas de las heces.

Además, causa diferentes trastornos en el sistema digestivo, que ralentiza el proceso de curación de la afección. Por lo tanto, minimizar o dejar este hábito puede ayudar de forma notable en la curación de las hemorroides.

Tabaco y hemorroides

Alcohol

Ante cualquier tipo de trastorno del aparato digestivo, el alcohol está contraindicado. La explicación se encuentra en que todas las bebidas alcohólicas contienen alcohol etílico, una sustancia que perjudica el normal funcionamiento tanto de los intestinos como del estómago. Así, el consumo regular de alcohol puede incluso dar lugar a un cáncer de esófago, además de afectar al sistema cardiovascular, por poner un par de ejemplos.

En relación a las almorranas, el consumo de alcohol de forma habitual aumenta de forma notable el riesgo de que se formen coágulos en la sangre y que aparezca sangrado rectal.

Las consecuencias tanto a corto como a largo plazo del consumo de alcohol en pacientes con este trastorno pueden ser muy perjudiciales para la salud.

  • En primer lugar, se puede desarrollar una trombosis en las venas hemorroidales.
  • En segundo lugar, aumenta muy considerablemente el riesgo de deshidratación.
  • Y, en tercer y último lugar, pueden darse trastornos digestivos como diarrea o estreñimiento, ambos, agravantes de la sintomatología de un cuadro hemorroidal.

Alcohol y almorranas

¿Qué bebida alcohólica es menos dañina para las hemorroides?

Una de las consecuencias directas del alcohol es que deshidrata el organismo y, además, dificulta de forma notable la absorción de nutrientes. Es por ello que aquellas personas que beben alcohol de manera habitual tienen un mayor riesgo de sufrir almorranas, entre otras patologías. El consumo excesivo de alcohol puede causar estreñimiento y aumentar la presión en las venas del ano y de la parte inferior del recto.

Así, acerca de la pregunta sobre qué bebida alcohólica es menos dañina para las hemorroides, la respuesta es la siguiente: ninguna. Incluso el vino o la cerveza sin alcohol, las cuales tienen un grado alcohólico inferior al de otras bebidas espirituosas como el vodka o el tequila, no resultan recomendables. Estas últimas generan, además, una irritación aguda, así como el empeoramiento de los síntomas como la sensación de quemazón y picazón, que aumentan de forma notable.

Por supuesto, queda prohibido beber alcohol tras una operación de hemorroides. Del mismo modo que tras otro tipo de intervención quirúrgica, no es recomendable el consumo de este hasta la recuperación total; es conveniente consultar con el médico cuál es el mejor momento para volver a tomar bebidas alcohólicas aunque nuestro consejo es que no vuelvas a hacerlo puesto que sus efectos son devastadores para el organismo a largo plazo y cuando nos damos cuenta ya es tarde para actuar.


¿Conocías los efectos del tabaco o el alcohol cuando nos referimos a las hemorroides? ¿Notaste mejoría cuando eliminaste estos hábitos de tu estilo de vida? Cuenta tu experiencia con los demás lectores!

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😉

Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
¿Puede el ALCOHOL y el TABACO producir HEMORROIDES?
Puntuación:
51star1star1star1star1star
¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 2 Media: 5]
Este artículo ha sido revisado por el equipo médico de Hemorroides.club

Comenta y participa

  ◀ Acepto los términos de privacidad

  1. Responsable: Hemorroides.Club
  2. Finalidad: Envío por email de noticias y novedades
  3. Legitimación: Tu consentimiento expreso
  4. Destinatario: Lista de suscriptores alojada en Wordpress
  5. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos