¿Cómo curar las hemorroides en bebés y niños?

Aunque no se trata de una situación excesivamente frecuente, es posible que te encuentres en la situación de tener que saber cómo tratar las hemorroides en bebés. Este caso es muy delicado y debe consultarse de inmediato con el pediatra, pues puede ser indicativo de problemas mayores.

Estas no son más que venas inflamadas que se encuentra en las paredes del recto. En ocasiones la situación se complica saliendo estas al exterior y provocando un dolor intenso, combinado con picazón y ardor que se va incrementando según aumenta el grado de gravedad de la misma. En este post vamos a hablar de lo que debemos hacer si nuestro bebé de entre 1 y 2 años tiene una almorrana diagnosticada y cómo podemos hacer que le moleste lo menos posible.

¿Qué hacer si mi bebé tiene almorranas?

En primer lugar debemos de ponernos en contacto con su pediatra y explicarle nuestro descubrimiento. Él nos dará una cita y nos atenderá rápidamente para ver su estado y confirmar el diagnóstico. No se les pueden dar tratamiento farmacológico para tratar las hemorroides en el caso de bebés y recién nacidos sin tener receta médica. Esto es así, debido a que los medicamentos recetados van en función del peso y del historial médico del niño. Por tanto, el primer paso es visitar a un facultativo.

Remedios naturales para aliviar los síntomas hemorroidales en bebés

Como curar las hemorroides en bebes y niños pequeños

Si has de esperar varios días a que el pediatra atienda a tu pequeño, lo mejor es que cumplas con las siguientes buenas prácticas. Puede que no sepas el dolor que causa una vena inflamada a un adulto porque nunca la hayas sufrido, pero si conoces esto, imagínate lo que tiene que ser para un niño tan pequeño sentir dolor cada vez que quiere hacer sus necesidades, situación que se agudiza cuando las deposiciones son muy ácidas e irritan toda la zona.

Para aliviar la zona de forma más natural si necesidad de la toma de fármacos químicos, se pueden hacer baños de asiento. Estos son muy sencillos. Únicamente debemos llenar la bañera de nuestro pequeño con agua tibia. Cuando la tengamos prepara podemos añadir avena en polvo al agua y darle unas vueltas. A continuación, se mete al bebé en la bañera y se le permite que permanezca en ella jugando durante al menos un cuarto de hora. Esto les va a relajar en gran medida y permitirá también que las almorranas infantiles no les hagan sufrir tanto.

Si vemos que el pequeño se rasca continuamente sus zonas íntimas, e incluso, se queja de dolor, podemos ayudarle a luchar contra ellos poniendo almidón de maíz en la zona del pañal o ropa interior. Al hacer esto, por supuesto, es indispensable llevar un control para comprobar que no se están dando efectos secundarios no deseados. Existen otras cremas antihemorroidales que se pueden utilizar, pero siempre es importante comentarlo con el pediatra antes de comenzar a utilizarlas.

Por último, si vemos que las molestias producidas por esta enfermedad del ano no menguan, es interesante tratar la inflamación y el dolor dándoles la dosis correspondiente de ibuprofeno en relación a su talla y peso. Puedes alternarlo con paracetamol cada cuatro horas como mínimo. Sin bien, esto solo servirá para contener el dolor mientras que llega la cita con el pediatra; no es ningún tratamiento específico para la patología.

Factores que pueden causar las almorranas en niños y bebés

Aunque las venas varicosas pueden ni sentirse en la edad adulta, cuando los niños son más pequeños les pueden causar daños físicos y también psíquicos a largo plazo. Algunos de los factores que las provocan se pueden llegar a evitar, pero para ello aún hemos de concienciar mucho más y explicar a los padres y otras personas responsables cuales son las mejores formas de tratar y curar las hemorroides tanto en bebés y niños pequeños.

  • La causa más común que provoca las almorranas infantiles en niños es el estreñimiento.
  • Del mismo modo, los cuadros diarreicos pueden hacer que se dé esta patología.
  • De manera puntual, las venas inflamadas en el ano aparecen por enfermedades concretas que las producen; los dos ejemplos más conocidos son la enfermedad de Crohn y la hipertensiónn portal.
  • Por su parte, la obesidad también fomenta la aparición de venas hemorroidales.

Medidas a tomar para curar las hemorroides en bebés y menores de edad

A continuación vamos a presentar el manual que todo padre y madre debe conocer para tratar a su pequeño en el proceso de la enfermedad hemorroidal, que aunque raro, pueden aparecer en tempranas edades, y tratarlas a tiempo nos van a permitir reducir e incluso hacer desaparecer los molestos síntomas de esta patología del recto.

El tratamiento médico

En cuanto el facultativo lo considere, comenzaremos a aplicar un tratamiento con fármacos. Por supuesto, él te dará todas las pautas, si bien, no está de más recordar que el fármaco con corticoides no debe administrarse durante más de cinco días ni tampoco aplicar una dosis superior. El tipo de medicamento, las dosis y la duración son totalmente variables pero, por lo general, curar las hemorroides en bebés es un proceso más complicado en el que los fármacos para adultos no suelen tener cabida.

También es importante saber que, en caso de no presentarse mejoras o encontrarnos con efectos secundarios, es totalmente necesario volver a acudir al doctor para que valore un cambio en el tratamiento. Por supuesto, en relación a la causa del abultamiento venoso, el tratamiento y pautas serán diferentes.

Estreñimiento

Sintomas y tratamiento de hemorroides almorranas en bebes

Este suele ser causado por la deshidratación. En primer lugar debemos variar la dieta de nuestro pequeño, orientándola hacia la abundancia de frutas y verduras. Se debe de incluir al menos uno de estos grupos de alimentos en cada una de las comidas del día. También es muy importante que se incluya el consumo de alimentos integrales, para hacer que el tránsito intestinal sea más sencillo y que no haya que forzar la salida de las heces cuando se acude al servicio. En el caso de los más pequeños, existen fórmulas específicas para tratarlo.

Esto se debe complementar con la ingesta de líquidos por parte de los pequeños. En su mayor parte, deben tomar de seis a ocho vasos pequeños de agua al día. Por supuesto, a menor edad, menor cantidad de agua. Será también el pediatra quien determine la cantidad adecuada según las deposiciones, el peso, la edad y otros factores.

  • Diarrea: La diarrea requiere que se repongan tanto líquidos como electrolitos. Si esto no se consigue siguiendo pautas de hidratación caseras y la diarrea es severa, será necesario un tratamiento de rehidratación mediante vías.
  • Obesidad: Para combatir la obesidad, un rediseño de la dieta y el ejercicio son imprescindibles. También deberán estudiarse otras causas que favorecen la enfermedad y comenzar con un tratamiento específico para esta. Acudir al nutricionista se hace tarea indispensable.
  • Enfermedades concretas: Estas tienen su propio tratamiento y es necesario atajarlas a tiempo para que la almorrana puede desaparecer, con ayuda de medicación antihemorroidal o de manera natural.

Como decimos, una vez tratada la patología causante, puede darse el caso de que la vena inflamada desaparezca o que deje de ser dolorosa. En este caso, el tratamiento habrá terminado. Si no es así, se aplicarán fármacos adecuados exclusivos para la almorrana. Lo importante es saber que se debe tratar tanto la causa como el síntoma.

Higiene

En temas de higiene, debemos de limpiar la zona con un paño exclusivo para ese uso para ningún otro. Además de que hay que hacerlo humedeciendo ligeramente la zona para que el área anal esté lo más limpia posible y no se produzca irritación al frotar. Después habrá que secar a toques, con otro paño limpio. Por supuesto, antes de la aplicación de cualquier crema o pomada, es indispensable que la zona esté perfectamente limpia y seca.

Actividad física

Debes intentar evitar que tu hijo pase largos períodos de tiempo en la misma posición; es decir, no debe estar demasiado tiempo de pie, ni sentado; pues esto aumenta la presión ejercida en los vasos sanguíneos que se encuentran rodeando al canal anal. Esto, además evita que la cicatrización sea la adecuada en caso de estar dándose. El deporte es esencial para mantener un alto grado de salud en todas las personas. Si bien, es importante habituar a los niños desde pequeños a que lo practiquen, incentivando su actividad de manera atractivas.

Remedios caseros

También se puede aplicar aloe vera, que disminuye los dolores y el picor asociado a este problema. Lo tenemos en farmacias y parafarmacias y viene en formato de crema espesa. Aplicando una pequeña cantidad veremos mejoría en el culito del pequeño y, además, como es un producto natural no tendremos que preocuparnos de que pueda causar alergias o efectos secundarios indeseados. En cualquier caso, también debemos asesorarnos por el facultativo.

Como hemos comentado, también podemos hacer baños de asiento, hasta dos veces al día y aplicar hielo envuelto en un trapo limpio en la zona del ano. Esto reducirá el flujo sanguíneo que se concentra alrededor de la almorrana. Sin duda, utilizar los remedios naturales y preventivos son la mejor manera de poder aliviar los típicos síntomas que padecen tanto adultos como niños y bebés cuando padecen hemorroides.

¿Eras consciente que los bebés también son susceptibles de padecer hemorroides? Si tu pequeño ha sufrido esta enfermedad cuéntanos tu experiencia, seguro que servirá de ayuda para los demás lectores del blog!

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😃

¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 3 Media: 5]
Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
¿Como ▷CURAR las Hemorroides en【BEBÉS y NIÑOS】?
Puntuación:
51star1star1star1star1star
Únete al Club y di adiós a las hemorroides para SIEMPRE!

No spam guarantee.

Comenta y participa