¿Que es la coloproctología? ¿Y la proctología?

La coloproctología es una rama de la cirugía general que se dedica tanto al diagnóstico como al tratamiento de patologías, benignas y malignas, que afectan el colon, al recto y al ano. En líneas generales, todo aquello que está relacionado con enfermedades del intestino y del ano es un tema que causa muchísimo pudor entre la población. Es por ello que una gran mayoría de personas cuando notan cambios en sus defecaciones o variaciones en las deposiciones, no consultan al personal médico de forma inmediata, esto es un grave error.

Merece la pena tener en cuenta que el coloproctólogo es un médico como cualquier otro, al que hay que acudir siempre que sea necesario, como el dentista o el psicólogo. En la sociedad occidental enfermedades relacionadas con el colon, el recto y el ano son cada vez más habituales, de manera que este especialista está teniendo un papel cada vez más notable en la sociedad. A continuación explicamos todo lo relacionado con él y su ámbito de actuación: cirugías, tratamientos, pruebas…

La definición del coloproctólogo es, un médico cirujano que se ha especializado en las intervenciones de colon, recto y ano. Por lo tanto, es el profesional médico que se encarga de la intervención quirúrgica de enfermedades que afectan a estas zonas.

Además de la cirugía propiamente dicha, también es quien realiza el diagnóstico y el que determina el tratamiento médico de una gran mayoría de las mismas cuando, por su gravedad u otras características, le son derivadas por el médico de familia o general.

¿Que enfermedades trata la coloproctología?

Coloproctologia y enfermedades del colon

A continuación vamos a ver cuáles son las patologías que suelen tratar los coloproctólogos y en qué consiste cada una de ellas.

Hemorroides

Las almorranas son la enfermedad del ano más frecuente en todo el mundo, sobre todo en determinados grupos de población como ancianos y mujeres embarazadas. Sus causas son muy diversas, como sobrepeso, estreñimiento, sexo anal, sobreesfuerzos, mala alimentación, estrés, consumo excesivo de medicamentos, estilos de vida poco saludables etc. Así, el coloproctólogo es quien se encarga de diagnosticarlas los casos de la enfermedad hemorroidal y establecer el tratamiento adecuado para las mismas.

En función del grado de las hemorroides de cada paciente, el tratamiento puede variar. En los casos más leves, en los que no existe dolor, el tratamiento habitual consiste en la aplicación de pomadas y cremas en la zona, además de cambios de hábitos. Si existe dolor, el médico puede prescribir analgésicos. Y, en los casos más graves, se puede recurrir a la cirugía hemorroidal, que la puede realizar un coloproctólogo o un proctólogo.

Fisura anal

Este es otro de los motivos que con más frecuencia requiere la consulta de un coloproctólogo. Se puede dar por el paso de heces grandes y duras que provoquen una tensión excesiva en los músculos del esfínter que controlan el ano. También puede aparecer la fisura anal después de practicar sexo anal.

Por lo general, si necesitamos acudir a consulta de este profesional es porque la fisura ya es considerable en tamaño y síntomas, no habiendo recibido tratamiento o cuando, por ejemplo, su reapertura es continuada, no terminando de cicatrizar e incluso agravándose con el tiempo.

El coloproctólogo es el encargado de realizar un diagnóstico. Para ello, lleva a cabo un tacto rectal y examina el tejido anal. En caso de que lo crea necesario, también puede solicitar pruebas adicionales como la anoscopia para evaluar el canal anal y el recto o una biopsia para extraer tejido rectal para su posterior examen.

Divertículos

Otro de los motivos de consulta más frecuentes en coloproctología son los divertículos. Se trata de una patología que se caracteriza por la formación de bolsas inflamadas en el intestino, las cuales pueden causar síntomas como estreñimiento o diarrea, así como náuseas y escalofríos.

Algunas de las causas de la diverticulitis son la edad (sucede sobre todo en personas de más de 50 años), la obesidad, la falta de actividad física… En cuanto al tratamiento, varía en función de la gravedad de los síntomas. Generalmente, el médico recomienda tomar analgésicos para calmar el dolor y una dieta a base de líquidos.

Cáncer del colon y recto

El cáncer de colon es uno de los tumores malignos más habituales en los países occidentales, sobre todo en personas de más de 50 años. Los síntomas que alertan sobre que algo no anda bien son diarrea o estreñimiento, sangre en las heces, dolores o calambres estomacales, hinchazón abdominal, cansancio, fatiga y náuseas.

El cáncer anal, por su parte, es mucho menos habitual. Sin embargo, su desconocimiento y poco tratamiento lo hacen merecedor de ser tratado por un profesional absolutamente especializado. Mediante los exámenes de detección, el cáncer de colon se puede diagnosticar antes incluso de que los pacientes presenten síntomas; es en este punto cuando las probabilidades de curación y supervivencia a largo plazo son mayores.

Generalmente, la prueba por la que opta el coloproctólogo para detectar este tipo de tumor maligno es una colonoscopia, en la cual puede aprovechar para realizar una biopsia del tejido del colon. El cáncer de ano sí se diagnostica muy tarde, debido a que sus síntomas no se suelen relacionar con una patología grave y no se acude a consulta a tiempo.

La anoscopia y la proctoscopia son las pruebas habituales para diagnosticarlo. En cuanto al tratamiento, depende principalmente de la etapa en la que se encuentre el cáncer. Los tratamientos pueden ser uno o varios de los siguientes: cirugía colorrectal para extirpar el tumor, quimioterapia o radioterapia.

Otras enfermedades anorrectales en proctología

Otras patologías menos severas que un coloproctólogo puede tratar son:

  • Fístulas anales, abcesos y similares
  • Enfermedades de transmisión sexual relacionadas con la zona anal
  • Estreñimiento severo
  • Incontinencia fecal
  • Úlceras rectales
  • Lesiones que produce la radioterapia
  • Endometriosis
  • Patologías relacionadas con el apéndice cecal

Pruebas y exámenes más habituales en la coloproctología

A continuación vamos a explicar cuáles son las pruebas médicas que se realizan en esta rama para diagnosticar y evaluar determinadas enfermedades que afectan al ano, al recto y al colon.

Colonoscopia

La colonoscopia, tal y como su propio nombre indica, es una prueba médica que se utiliza tanto para diagnosticar como para tratar determinadas enfermedades que afectan al colon.

Se realiza por medio de un colonoscopio, un tubo de entre 122 y 183 cm de largo, el cual se introduce por el ano y se hace avanzar hasta el colon. De esta manera, permite visualizar de forma íntegra el intestino a través de un monitor.

Para realizar esta prueba, el intestino debe estar completamente limpio de restos fecales, de manera que los pacientes deben prepararse para ella con la toma de laxantes o la aplicación de enemas.

Rectoscopia

Es una prueba bastante similar a la colonoscopia, aunque en este caso se analiza el recto para detectar posibles enfermedades en la misma, como pólipos o tumores, entre otras. Conoce más sobre la rectoscopia aquí.

Para la realización de este examen, se utiliza un tubo rígido o flexible más cortito, en cuyo extremo tiene una cámara, la cual capta las imágenes del interior del tracto rectal, las cuales puede ver el médico en tiempo real en un monitor. En caso de sospecha de tumor maligno, en el extremo del rectoscopio se pueden acoplar unas pinzas que tomen muestras de tejido para su posterior estudio.

Para poder realizar esta prueba es indispensable que el recto esté totalmente limpio y vacío. Para ello, los pacientes deben aplicarse dos enemas; uno la noche anterior y otro un par de horas antes de la prueba.

Manometría anorrectal

Consiste en la introducción de una sonda de plástico flexible por el ano para evaluar la función anorrectal; se suele solicitar en casos de estreñimiento severo e incontinencia. Sirve para medir las presiones existentes dentro del ano y el recto, tanto en reposo como durante la defecación. Esta prueba no requiere de ningún tipo de preparación previa.

Defecografía

Se trata de una prueba no invasiva mediante la cual se introduce por el ano un medio de contraste de bario y, posteriormente, el paciente debe defecar. De esta manera, el médico conoce cómo funcionan en el paciente los músculos relacionados con la evacuación de las heces.

Otras pruebas médicas en proctología

Por supuesto, la coloproctología también engloba otra serie de pruebas médicas, pero estas son las más habituales de todas, siendo la colonoscopia la que ocupa la primera posición en el ranking.

Actualmente, es precisamente la coloproctología una de las áreas de la medicina que más está avanzando en cuanto a investigación e innovaciones. A día de hoy, la mirada está puesta en la fisiología anorrectal, la cual engloba una gran selección de procedimientos como:

  • Ultrasonido anal
  • Electromiografía anal
  • Videodefecografía 
  • Manometría anorrectal

Hay que tener en cuenta que determinadas enfermedades del ano tienen una relación directa con la edad de los pacientes; a mayor edad, este tipo de patologías, como las hemorroides, ocurren con mayor frecuencia. Valorando este punto, el mundo está cada vez más envejecido, por lo que las enfermedades que afectan al ano, al recto y al colon están aumentando a un ritmo de vértigo. Así, por ejemplo, el cáncer colorrectal es uno de los tumores malignos más frecuentes de la última década, sólo por detrás del cáncer de pulmón y el cáncer de piel.

Proctología VS Coloproctología ¿Que diferencias existen?

Diferencias entre coloproctologo y proctologo

En el ámbito médico, ambas especialidades se tratan generalmente como una sola. Sólo existe una pequeña diferencia entre ambas, y es que el coloproctólogo está capacitado para llevar a cabo todas las labores del proctólogo y, además, de enfermedades o patologías que afectan al colon.

  • Así, la proctología es una rama de la cirugía general y de aparado digestivo que se ocupa tanto del diagnóstico como del tratamiento de enfermedades del recto y de la zona del ano.
  • Por su parte, la coloproctología comprende el diagnóstico y posterior tratamiento de enfermedades que afectan al recto, a la zona anal y también al colon.

Algunas de las patologías que con más frecuencia tratan ambos especialistas son las siguientes:

  • Hemorroides
  • Fisuras anales
  • Fístulas
  • Enfermedades anorrectales de transmisión sexual
  • Estreñimiento
  • Incontinencia fecal
  • Tumores, tanto malignos como benignos

El coloproctólogo se encarga generalmente de las siguientes intervenciones (las más comunes):

  • Por un lado, el tratamiento de fisuras anales; en los casos más leves se curan por sí solas, pero en determinados casos, requieren de cirugía.
  • Por otro lado, la hemorroidectomía para tratar los casos más graves de hemorroides.
  • Y, por último, el tratamiento quirúrgico del prolapso rectal así como tratamiento quirúrgico de la incontinencia fecal.

Para otras intervenciones relacionadas con esos problemas, un proctólogo (sin especialización de colon) o incluso un cirujano general pueden encargarse hábilmente.


¿Sabías que tipo de enfermedades puede tratar tanto el proctólogo como el coloproctólogo? ¿Has tenido en alguna ocasión que acudir a alguno de ellos? Comparte tu experiencia con los demás miembros de la comunidad.

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😉

¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 11 Media: 3.4]
Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
¿Que es la COLOPROCTOLOGÍA? ¿Y la PROCTOLOGÍA?
Puntuación:
51star1star1star1star1star
Este artículo ha sido revisado por el equipo médico de Hemorroides.club

Comenta y participa

  ◀ Acepto los términos de privacidad

  1. Responsable: Hemorroides.Club
  2. Finalidad: Envío por email de noticias y novedades
  3. Legitimación: Tu consentimiento expreso
  4. Destinatario: Lista de suscriptores alojada en Wordpress
  5. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos