¿Que son y cómo podemos curar las heridas en el ano?

Las lesiones anales son desgarros producidos en la mucosa de las paredes del intestino; de manera más concreta, en la parte final, entre el recto y el ano. Aunque en la gran mayoría de los casos no es una afección de gravedad, no deja de ser sumamente dolorosa e incómoda. Lo mejor es poner tratamiento de por medio cuanto antes, motivo por el cual seguro que será necesario que conozcas cómo curar las heridas en el ano.

Por lo tanto, ante cualquier tipo de dolor o sensación extraña en la zona anal es importante acudir al médico. En función del historial clínico del paciente, así como de los síntomas que este señale, se establecerá un diagnóstico y posterior tratamiento, que suele ser muy sencillo.

¿Que son y a que población afectan más?

Como hemos comentado, esta afección se basa en el desgarro, por traumatismo o enfermedad, de las paredes del recto y ano, o en su defecto, muy cerca de este. En determinadas ocasiones los pacientes confunden los síntomas de las fisuras anales con otras enfermedades como las almorranas o las fístulas, autotratándose de manera incorrecta y sin notar, por supuesto, una mejora.

Hay determinados grupos de población en los que las fisuras anales son más comunes. Este tipo de llagas son habituales en bebés durante su primer año de vida; también se dan en adultos con edades avanzadas, sobre todo por problemas de circulación que pueden dar lugar a una reducción del flujo sanguíneo en la zona del recto. Sin embargo, cualquier persona es susceptible de padecerlas y requieren de cura rápida.

¿Cuales son las causas de las llagas o heridas anales?

Zona donde aparece una herida o fisura anal

Las causas de las heridas en el ano pueden ser muy diversas. Hay que destacar que en la gran mayoría de ocasiones no revisten gravedad. No obstante, resulta conveniente consultar con el médico para que establezca las pruebas necesarias para determinar la causa concreta de esta condición y prescriba el tratamiento adecuado para la misma así como para descartar patologías graves.

Comenzaremos por decir que se puede hacer una clasificación de estas lesiones en función de las causas:

Herida anal primaria (desgarros por traumatismo)

La herida primaria se da por desgarros por traumatismo:

  • Estreñimiento: Esta es una de las principales causas de las llagas en el ano. Cuando una determinada persona padece de estreñimiento crónico, al defecar debe hacer un considerable esfuerzo, lo cual, unido a la falta de lubricación en el canal anal, va, poco a poco, causando un daño en la mucosa que recubre el recto y el ano. Así, si esta situación se prolonga en el tiempo pueden aparecer irritaciones e incluso heridas o grietas en la zona anal.
  • Diarrea: La diarrea también puede causar la aparición de irritación que se agrava cuando el problema se vuelve crónico. El hecho de evacuar heces líquidas y ácidas con una gran frecuencia durante un período prolongado de tiempo puede ocasionar una quemadura química en la mucosa del canal anal.
  • Sexo anal: Esta es otra de las causas probables de esta condición, la cual ocurre tanto en hombres como en mujeres. En este tipo de prácticas existe un cierto riesgo de que se desgarre la mucosa anal, causando así una fisura o herida en el ano. Así, resulta esencial que a la hora de tener relaciones por el ano la lubricación sea buena y se realice con cuidado para minimizar los riesgos.

Herida anal secundaria

La secundaria aparece a partir de enfermedades sistémicas que debilitan la mucosa cobertora del intestino, haciendo que aparezca una fisura. Enfermedades que pueden originar esta afección son:

  • Tuberculosis intestinal.
  • Enfermedades que inflaman el intestino, como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn.
  • Diferentes enfermedades de transmisión sexual, destacando la sífilis.

¿Cuales son los síntomas de las heridas o grietas en el ano?

Cuando se presentan lesiones en el ano esta condición puede dar lugar a la aparición de uno o varios síntomas, veamos cuales son los más comunes y habituales para, en el caso de padecerlo, podamos reconocerlos con facilidad.

Dolor

Uno de los que se presenta en prácticamente el 100% de los pacientes es el dolor; se trata de un dolor intenso y constante que aumenta al defecar, el cual suele estar acompañado de picazón e irritación en la zona. La sensación es muy molesta e incómoda.

Sangrado

En algunos casos las llagas anales pueden provocar un sangrado anorrectal de color rojo intenso. Ese generalmente se presenta en forma de pequeñas gotas presentes en las heces o en el papel higiénico. En estos casos resulta esencial consultar con el médico cuanto antes.

Infección

Si se da una infección o ulceración también se dará mal olor y presencia de pus, que se arrastra normalmente al limpiarse pero que es difícil de ver, por tanto, si sospechas de padecer esta dolencia, debes de vigilar la presencia de pus en el papel higiénico después de las defecaciones para descartar o no, una posible infección.

Tratamientos para las grietas en el ano – Métodos para curarlas

Dieta rica en fibra para heridas en el ano por estreñimiento

Una vez diagnosticada la situación mediante un simple examen de tacto rectal, se procede a establecer un tratamiento. A la hora de curar las llagas en el ano, este depende fundamentalmente de la causa de las mismas. Será el médico quien deba establecer el tratamiento indicado en cada caso. A continuación listamos los medios más comunes para tratarlas.

Fármacos

La nitroglicerina con receta es bastante común y se prescribe para reducir la circulación sanguínea y relajar la musculatura para favorecer la cicatrización. El anestésico local con crema de uso tópico que incluya antiinflamatorios servirá para aliviar los síntomas, sobretodo el dolor.

Toxina botulínica

La toxina botulínica, más conocida como bótox, tiene aplicaciones mucho más allá de lo meramente estético. Aplicarla en inyección es, en muchos casos, tratamiento suficiente para pausar los síntomas y la propia circunstancia a fin de esperar a la cirugía en un estadio mucho más grave.

Consejos y remedios naturales para curar las lesiones anales

En cualquier caso, además del tratamiento específico (sobre todo en el caso de que la causa sea una enfermedad), hay una serie de instrucciones a seguir para curar las heridas y grietas en la zona del recto de forma casera.

  • En primer lugar, es aconsejable seguir una dieta rica en fibra para fragmentar las heces y que estas pasen de forma más sencilla por el canal anal. Así, se reduce la fricción que producen con las paredes del intestino.
  • En segundo lugar, los baños de asiento con agua tibia son una solución casera muy efectiva para tratar las heridas en el ano. Basta con llenar una palangana con agua tibia e introducir la zona anal en ella; la sensación de alivio es prácticamente instantánea. Una vez transcurridos entre cinco y diez minutos retirar y secar dando palmaditas con una toalla de algodón, evitando frotar.
  • También se debe, por supuesto, tener una higiene adecuada en la zona.
  • Otro buen consejo es hacer ejercicio físico regularmente, con esto favorecemos el tracto intestinal, disminuyendo así el estreñimiento, siendo esta una de las causas más comunes de esta enfermedad.

Estos consejos pueden parecer muy obvios, pero en realidad son una de las formas de evitar estas y otras muchas enfermedades que en muchos casos, tienen que ver con malos hábitos tanto de actividad física como de alimentación, por tanto, para prevenir ciertas enfermedades que mejor que hacer pequeños cambios que a la larga, nos darán una calidad de vida mejor y libre de visitas al médico.

Intervención quirúrgica

En muchos casos, los remedios naturales o conservadores no son suficientes y debemos recurrir a métodos más invasivos para tratar este tipo de heridas, es por ello que la cirugía cobra importancia en este punto. Cuando se da una determinada fisura anal crónica que no responde a ningún tipo de tratamiento convencional, la solución pasa por realizar una esfinterotomía lateral interna.

Se trata de una intervención quirúrgica en la que se relaja la hipertonía de los esfínteres para que la fisura pueda cicatrizar correctamente. Es una operación que se realiza bajo anestesia general.

Su procedimiento es el siguiente:

  • En primer lugar, el cirujano coloproctólogo dilata el ano del paciente para poder observar la fisura en su totalidad desde el exterior.
  • A continuación, una vez localizada la llaga, realiza una incisión en la zona lateral interna de unos pocos milímetros. Esto permite que el esfínter del ano se pueda relajar para cicatrizar.
  • Se aplican fármacos para resecar la zona, se higieniza la herida y se deja al aire mientras se está en observación.

Esta intervención tiene una duración aproximada de 20 minutos. A no ser que se presente algún tipo de complicación, el paciente no debe permanecer ingresado y se le da el alta en las siguientes 24 horas. Se trata de una técnica muy segura y sumamente eficiente y su recuperación se da en las tres o cuatro semanas siguientes, desapareciendo el dolor a los pocos días de haber sido intervenidos y, con él, el resto de síntomas que pudiesen haberse dado. La esfinterotomía es un procedimiento que se utiliza en casos extremos en los que los tratamientos convencionales no hayan surtido efecto.

Posibles complicaciones causadas por las fisuras anales crónicas

Este problema, bien tratado, suele mejorar muy favorablemente. Aun así, es posible que se den algunas complicaciones. Y, entre ellas, la más común es la inflamación por gérmenes. No debemos olvidar que hablamos de una llaga abierta en la que la mucosa, que tarda en curarse, está continuamente expuesta.

Si se da una infección importante la inflamación puede volverse crónica y, con ella, aparecer fístulas que llegan incluso a traspasar los músculos constrictores internos, dilatando el tejido que se encuentra alrededor de la zona.

La fisura puede desarrollarse hasta convertirse en un absceso que se encapsula en el tejido conjuntivo y que presenta pus. La impresión es de hinchazón en color rojo, con presencia de tirantez y a la vez elasticidad en la piel capaz de producir fiebre, escalofrío y dolor agudo. Debe recibirse, por supuesto, atención médica y actuar quirúrgicamente.


¿Conocías las causas y los tratamientos para curar las heridas en el ano? ¿Has padecido en alguna ocasión esta dolencia? Haznos saber cuales fueron los métodos a seguir para curarlas, seguro que a más miembros de la comunidad les será de gran ayuda.

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😉

Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
【 HERIDAS EN EL ANO 】¿Que son y como podemos Curarlas?
Puntuación:
51star1star1star1star1star
¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 54 Media: 3.8]
Este artículo ha sido revisado por el equipo médico de Hemorroides.club

1 Comentario

  1. Giovanni 18 mayo, 2018

Comenta y participa

  ◀ Acepto los términos de privacidad

  1. Responsable: Hemorroides.Club
  2. Finalidad: Envío por email de noticias y novedades
  3. Legitimación: Tu consentimiento expreso
  4. Destinatario: Lista de suscriptores alojada en Wordpress
  5. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos