Dolor anal crónico ¿Que es y como podemos tratarlo?

En esta ocasión trataremos una dolencia crónica poco conocida, pero que afecta a una importante sección de la población: la proctalgia fugax o dolor crónico anal. Esta patología relacionada con el ano y la zona del recto, para aquellas personas que la padecen, es muy incapacitante, ya que continuamente siente un dolor, en ciertas ocasiones agudo en la zona Anal.

Estos dolores les impiden realizar actividades cotidianas del día a día. Para ser considerado un dolor crónico, este debe haber sido padecido durante al menos los últimos 3 meses sin descanso, sin tener otra causa que justifique dicho dolor.

¿Qué es el dolor crónico anal funcional?

El dolor anal crónico no es otra cosa más que el dolor que se produce en la zona rectal, anal y/o perineal durante más de tres meses consecutivos y sin causa aparente. A diferencia de otras patologías del ano, no se produce por hemorroides, ni fisuras anales, ni tumores, ni ninguna otra causa orgánica más allá de la sensibilidad de las vísceras. Aunque puede aparecer a cualquier edad, lo más habitual es que lo haga a partir de los 40 o 50 años, siendo más frecuente en mujeres.

Se estima que el dolor anal afecta al 8% de la población. Por lo tanto, y como adelantábamos, no estamos ante una patología poco frecuente. No obstante, en la sociedad existe una especie de tabú ante este tipo de problemas, por lo que no es demasiado habitual hablar de ella ni tan siquiera conocerla si no la padeces o la has sufrido en alguna ocasión.

Se puede dividir en tres grandes categorías, en función de la forma en la que se presenta:

  • Síndrome del elevador del ano.
  • Proctalgia fugax.
  • Dolor anorrectal y perineal crónico inespecífico

Se trata de un dolor sumamente intenso que se da en el ano o en el recto, así como en la zona perianal. En ocasiones puede venir acompañado de sangrado anal, aunque no es lo más común, algunos pacientes advierten que es por la noche cuando más dolor y molestias sienten.

Anatomía del ano Dolor crónico

Proctalgia fugax

La edad media a la que se produce esta patología son los 40 años. Aunque es más frecuente en hombres, el número de mujeres que la padecen está aumentando de manera considerable en los últimos años. Aunque sus causas clínicas no están del todo claras, se suele relacionar con el síndrome de intestino irritable; también se puede presentar en personas que sufran de un gran estrés y ansiedad en su vida personal y/o laboral.

Se caracteriza porque el dolor es intermitente; puede darse una crisis en la que el paciente sienta un gran dolor en la zona del ano durante unos minutos y después transcurrir días e incluso semanas o meses hasta la siguiente. Suele aparecer de manera repentina, sobre todo por las noches.

Los pacientes lo describen como un dolor muy agudo e intenso en el ano que se prolonga por unos 20 o 30 minutos. Algunos de los remedios caseros más efectivos para paliar el dolor son colocarse en posición fetal sobre la cama o realizar baños de asiento.

Síndrome del elevador del ano

Es la patología menos frecuente de todas, aunque también se da tanto en nombres como en mujeres por igual. Los pacientes sienten una sensación de peso en el canal anal, el cual se irradia hacia el coxis. Generalmente, el dolor se hace muchísimo más intenso con la defecación.

Dolor anorrectal y perineal crónico inespecífico

Es el dolor anal crónico más frecuente de todos, el cual se da en un 35% de los casos aproximadamente. Los sufren personas de entre 50 y 60 años, y, al contrario que la proctalgia fugax, es más frecuente en las mujeres que en los hombres.

Los pacientes señalan que se siente una gran presión en la zona del ano, algo similar a una bola gigante ejerciendo presión sobre las paredes del canal anal; el dolor se irradia a otras zonas como el periné o los muslos. Suele aparecer a primera hora de la mañana y se va incrementando a medida que pasan las horas, impidiendo a quien lo sufre realizar cualquier tipo de actividad diaria.

El dolor se intensifica de manera notable cuando los pacientes están sentados, mientras que se alivia en cierta forma cuando están tumbados en posición fetal.

Causas de los dolores del ano de forma crónica

Tal y como hemos señalado, las causas del dolor crónico anal no están del todo claras. No obstante, se repiten ciertos puntos en pacientes que sufren esta patología, siendo principalmente tres:

  • Parto: El dolor en esta zona es muy habitual en mujeres de cualquier edad, aunque especialmente en aquellas mayores de 40 años, después de dar a luz.
  • Estreñimiento: Un estreñimiento crónico también puede dar lugar a un dolor anal. Hay que tener en cuenta que el paciente puede realizar un esfuerzo excesivo por defecar, debilitando de manera considerablemente las paredes del recto y del canal anal.
  • Estrés: Más allá de las causas físicas, también son muchos los pacientes que sufren de dolor en el ano de forma crónica por culpa del estrés y la ansiedad vivida sistemáticamente y sin control.

Síntomas de la proctalgia fugaz o dolor de ano

Los síntomas de esta patología no son muchos, aunque lo cierto es que son fácilmente identificables.

  • Prácticamente el 100% de los pacientes que sufren esta presentación del dolor crónico en la zona del ano y alrededores, señalan que sienten una especie de calambre en la zona de la pelvis; muchas veces es tan fuerte que llega incluso a paralizarlos.
  • Otro de los síntomas que mencionan los pacientes es el mareo, el cual viene ocasionado en muchas ocasiones por el propio dolor; los pacientes se sienten débiles e incluso con vértigos.
  • También se da la sensación de necesidad de evacuar, si bien, lo común es que el colon esté vacío por lo que se trata, efectivamente, de una sensación propia de la patología.
  • Su aparición nocturna es frecuente.

¿Como se diagnóstica esta enfermedad anal?

Cuando un determinado paciente acude a la consulta del médico aquejado de un dolor de este tipo, el profesional sanitario establecerá en primer lugar el historial médico del paciente en cuestión, además de realizarle algunas preguntas relacionadas con el dolor: intensidad, duración, momento del día o de la noche en el que se produce…

A continuación, procede a realizar una exploración anal y perineal para evaluar si existen hemorroides, fisuras anales, fístulas y cualquier otro elemento físico que pueda estar produciendo los síntomas que se relatan. Además, puede establecer dos pruebas para establecer un diagnóstico fiable.

  • Por un lado, la ecografía endoanal, muy útil para determinar si existen o no lesiones en el canal rectal.
  • Y, por otro lado, la manometría anorrectal, la cual proporciona información sobre las heces del paciente, así como la sensibilidad de su recto y la capacidad de expulsión que tiene durante la defecación.

Por lo general, y una vez descartadas patologías más comunes, con los síntomas que se producen, es muy sencillo dar este diagnóstico, pues lo cierto es que no muchas dolencias son tan específicas y esclarecedoras.

Tratamiento para quitar y eliminar el dolor del ano

Posicion fetal para aliviar el dolor anal

Para el dolor crónico no existe un tratamiento médico general como tal, sino que debe establecerse en función del diagnóstico de cada paciente. Generalmente, el personal sanitario suele recetar analgésicos para calmar dolor, relajantes y, en caso de que exista inflamación en la zona rectal, algún antiinflamatorio.

Los enemas son utilizados para poder evacuar. Aunque, como hemos comentado, en muchos casos aparecen ganas infundadas de defecar, lo cierto es que hacerlo produce un gran alivio por lo que, siempre que no haya contraindicaciones, podemos favorecer la expulsión de las heces. En tal caso, la vigilancia ante deshidratación debe ser máxima y el médico debe estar informado sobre la cantidad exacta de enemas utilizados.

Además, se aconseja seguir algunas medidas para evitar que surjan las crisis de dolor en la zona del ano o, si se dan, que el dolor sea menos intenso. Algunas son:

  • Corregir la postura corporal
  • Utilizar cojines adaptados para cuidar la zona
  • Aplicar masajes
  • Poner calor local seco en la zona anal

No existe un tratamiento como tal para que la proctalgia fugax desaparezca, sino que simplemente paliaremos sus síntomas. Por este motivo, y si el dolor se vuelve muy recurrente, existe la posibilidad de acudir a consulta psicológica para aprender a convivir con el problema sin que este empeore nuestra calidad de vida. Aunque como hemos comentado, un facto importante es el estrés, por tanto, tratar a nivel psicológico esta dolencia puede ser muy útil para hallar una solución a largo plazo.

El tratamiento del dolor crónico anal en otros estadios puede variar, aunque tampoco existe medicamento alguno que lo haga desaparecer, sino que todas las actuaciones van encaminadas a suavizar su sintomatología.


¿Has padecido en alguna ocasión esta patología? ¿Cuales fueron tus medidas para paliar los dolores? Cuéntanos tu experiencia y compártela con los demás miembros de la comunidad, seguro que será de gran ayuda.

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😉

Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
DOLOR ANAL CRÓNICO ¿Que es y como podemos eliminarlo?
Puntuación:
51star1star1star1star1star
¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 37 Media: 3.7]
Este artículo ha sido revisado por el equipo médico de Hemorroides.club

7 Comentarios

  1. Maria 18 marzo, 2018
    • Hemorroides.Club 18 marzo, 2018
  2. Licelot 28 marzo, 2018
  3. Dirtsa 30 mayo, 2018
  4. Carlos 9 agosto, 2018
    • Hemorroides.Club 9 agosto, 2018
  5. marco gomez 4 septiembre, 2018

Comenta y participa

  ◀ Acepto los términos de privacidad

  1. Responsable: Hemorroides.Club
  2. Finalidad: Envío por email de noticias y novedades
  3. Legitimación: Tu consentimiento expreso
  4. Destinatario: Lista de suscriptores alojada en Wordpress
  5. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos