¿Qué es un enema evacuante y cómo se aplica de forma correcta?

Un enema evacuante, a grandes rasgos, no es más que una solución médica que se introduce en el interior del recto y el canal anal para realizar una limpieza en profundidad de toda la zona anorectal e intestinal. Su modo de empleo consiste en la aplicación de ingredientes que hacen que nuestro sistema evacue rápidamente y al momento. Por este motivo, su efecto puede ser prácticamente inmediato o darse en 20 minutos como mucho.

Los motivos para necesitar una lavativa de este tipo son varios y los veremos a continuación. También veremos las diferentes maniobras que se utilizan para poder inyectar los líquidos en el recto para que puedan pasar a través del intestino y cumplir con su cometido. Vamos, por tanto, a ver qué es un enema de evacuación, cómo se aplica y cómo funciona sin censura.

¿Para qué sirve realmente un enema evacuante? Principales usos

El objetivo principal que tiene esta técnica es el de facilitar la expulsión de las heces y de los gases mediante el reblandecimiento de las mismas. Es también un método muy utilizado para preparar al intestino, realizando sobre él una limpieza en profundidad, de manera que las heces no provoquen problemas a la hora de intervenir al paciente una operación quirúrgica o un procedimiento de diagnóstico de posibles enfermedades.

Existen muchas patologías que requieren de un enema rectal, pero este no se debe aplicar sin la recomendación de un médico. Es probable que el facultativo te prescriba esta solución en los siguientes casos:

  • Estreñimiento.
  • En mujeres recién paridas con dolor durante la defecación debido a la episiotomía (incisión en la zona vaginal que se realiza para facilitar la expulsión durante el parto).
  • Cáncer de colon (practicar colectomía).
  • Eliminación de heces endurecidas que taponan el ano (fecalomas).
  • Padecimiento de patologías anales que nos produzcan malestar o temor por defecar. En este caso su aplicación es una decisión de suma importancia puesto que la virulencia al expulsar la materia fecal puede ser contraproducente en algunos casos.
  • Como decimos, como método de preparación para la realización de pruebas médicas y otras intervenciones.

Tipos de enemas o lavativas

Tipos de enemas para realizar lavativas

Se pueden distinguir varios tipos de enemas según sea el uso o fin que le queramos dar, a continuación os damos una lista de los más significativos y los paso a seguir para aplicarlos de forma correcta, distinguiremos aquellos tipos que se utilizan para la expulsión y para la retención:

Nuestra mejor selección en enemas

Enemas evacuadores o de limpieza

Estos son los que hoy nos ocupan. Sirven, como su nombre indica para ayudarnos a evacuar y para limpiar el canal anal. Su efecto se da, como decíamos al comienzo, en un máximo de 20 minutos. Se subdividen en:

  • Salino: Se usa agua templada y una proporción de sal a determinar.
  • De agua jabonosa: Se aplica agua a temperatura corporal con una disolución de jabón simple.
  • Comerciales desechables: Incluyen diversas soluciones hipertónicas (según marca) cuyo fin es irritar la mucosa del intestino y favorecer la expulsión de materia fecal.

Enemas de retención

Estos son usados para que el intestino absorba el principio activo que se ha disuelto en la solución acuosa. Su efecto precisa que seamos capaces, precisamente, de retener el enema en nuestro interior para absorber el ingrediente específico y que este haga su efecto. Por este motivo, el tiempo empleado es mayor, debiendo permanecer con los líquidos en el canal anal durante una media hora.

Estos son los tipos más importantes de esta clase de lavativas:

  • Antiséptico: Destruye gérmenes y bacterias.
  • Emoliente: Lubrica y protege la mucosa intestinal.
  • Antihelmíntico: Destruye algunos parásitos que se sitúan en el intestino.
  • Enema medicamentoso: Uso excepcional para administrar medicamentos.
  • Enema oleoso: Usado para ablandar las heces y facilitar la deposición (este se podría considerar también de evacuación por su finalidad).
  • Alimenticio: Utilizado para administrar nutrientes.
  • Enema opaco o de baño: Usado para un examen radiológico del intestino.
  • Carminativo: Lavativa de Harris usada para expulsar gases intestinales.

¿Que materiales usamos para realizar un enema de limpieza?

Materiales para poner y realizar un enema o lavativa

Los materiales que se van a utilizar para aplicarse una lavativa evacuante son muy fáciles de conseguir, vamos a repasarlos uno a uno:

  • Dos toallas grandes que puedas tener en tu hogar, si es que lo vas a hacer de manera casera. Es posible que luego no las quieras reutilizar por lo que nuestra recomendación es usar toallas viejas o estropeadas.
  • Una cucharada de algún tipo de aceite. Puede ser de oliva, de coco o de almendra. Selecciona el que te parezca que tengas más cualidades como lubricante, que es para lo que lo vas a utilizar.
  • 250 ml de agua a temperatura ambiente.
  • Sal o jabón, en función de la solución lavativa que hayas escogido; o bien la solución comercial de tu elección.
  • Guantes de latex.
  • Un libro o una revista para que la espera sea menos desagradable.

Además de todo lo anterior, existe un kit muy útil de venta en farmacias que viene con instrucciones para poder realizar el procedimiento de manera muy sencilla.

  • Una bolsa para los líquidos.
  • Un tapón.
  • Un gancho para colgar la bolsa.
  • Una punta rectal.
  • Una manguera.

Nuestra mejor selección en lavativas

¿Cómo aplicarlo paso a paso? Guía de uso

Si has decidido realizar esta acción propia de enfermería de forma casera, debes conocer algunos aspectos importantes a tener en cuenta antes de aplicar este producto al paciente, algunas de ellas parecen obvias, pero no está demás recordarlas para tenerlas siempre presente y poder realizarlo con el menor riesgo posible para el paciente.

Principios básicos de enfermería

Antes de la aplicación de un enema hay que tener en cuenta una serie de principios que son básicos en enfermería y que van a permitir que la aplicación sea algo más sencilla.

  • Hay que respetar la individualidad del propio enfermo, de forma que queden satisfechas sus necesidades básicas. Si vas a ser la persona que coloque el enema, debes asegurarte de que proteges al enfermo de agentes externos que puedan afectarle negativamente durante este proceso.
  • Se pide que contribuyas a mantener la dignidad de la persona a la que lo apliques. Parece una recomendación tonta y obvia, pero no son pocas las personas que viven atemorizadas porque no tienen valor a pedir ayuda a un familiar y terminan agravando, con ello, su situación hasta tener que recurrir incluso a intervenciones médicas de mayor envergadura.

Medidas de control y precauciones

Las medidas de control previas que se deben realizar antes del proceso de colocación son las siguientes:

  • Identificar al usuario antes del procedimiento. Hay que valorar las características que tiene en la zona tanto anal, como perianal y pedir, en la medida de lo posible, la colaboración del paciente. Cuando hablamos de características, nos referimos a la existencia de cirugías previas o de hemorroides o fístulas. En cualquier caso, será tu médico quien lleve a cabo este punto antes de recomendarte el hacerte o no una lavativa.
  • Si el paciente tiene colostomía o ileostomía hay que valorar las características de la misma. ¡Mucho ojo con esto!.
  • Antes y después del procedimiento hay que lavarse las manos. Durante el tiempo que dure la intervención es de obligado cumplimiento llevar guantes y cubrirse la boca completamente.
  • Comprobar que la solución se encuentre a una temperatura entre los 37 y los 40 grados.
  • Cuando se vaya a administrar el enema evacuante en pacientes que acaban de recibir una cirugía prostática o intestinal hay que tener mucha precaución y hacerlo con todas las precauciones posibles; en este caso es esencial no aplicárselo uno mismo.

Los enemas se deben aplicar siempre con el paciente colocado en la posición conocida como postura Sims o inglesa o semiprona, esta consiste en:

Posición de Sims o semiprona para aplicar enema

    • Se corresponde con una postura media entre la prono y decúbito lateral. Esto es, medio boca abajo medio de lado.
    • Te orientarás hacia la derecha, recostándote sobre tu parte izquierda, manteniendo el peso con el tórax y la cadera.
    • El brazo izquierdo se coloca estirado a tu espalda con la palma hacia arriba.
    • El brazo derecho se flexiona y se coloca frente a tu rostro con la palma apoyada en el suelo.
    • La pierna izquierda queda estirada y con una leve flexión.
    • La pierna derecha se flexiona y adelanta.

Guía paso a paso para aplicar un enema casero

A continuación, vamos a explicar los pasos necesarios para realizar una lavativa en casa de forma segura y fácil.

  1. Consigue los materiales que vas a necesitar usar durante el tiempo que dure la aplicación. Están detallados en el apartado anterior.
  2. Encuentra un lugar cálido y cómodo para poder colocar el enema. Debe existir un lugar donde puedas colgar la bolsa o cubo. Colócate siempre cerca de un aseo, ya que en el momento que te coloques el enema y haga efecto, el cuerpo decidirá que necesitas acudir a un WC para evacuar.
  3. Prepara el kit para enemas.
  4. Dobla las toallas en el suelo del baño para que sea más cómodo.
  5. Haz la mezcla de agua y sal o agua y jabón. Si ha elegido la fórmula comercial, ya estará mezclada.
  6. Llena la bolsa con agua limpia. Comprueba en todo momento que no hay bolsas de aire dentro y cierra el tubo.
  7. Toma la posición de Sims que hemos descrito anteriormente.
  8. Usa el aceite para lubricar la zona del ano y los primeros centímetros de la punta con la que se inserta el tubo del enema.
  9. Inserta la boquilla dentro del ano, aproximadamente entre 7-8 centímetros. Si notas que hay resistencia, ajusta el ángulo para que se introduzca de manera más sencilla y sin causar dolor ni desgarros.
  10. Empuja suavemente la abrazadera. No te excedas en velocidad porque puedes crear la necesidad de tener que evacuar así como otros incidentes. Intenta respirar profundamente mientras lo haces.
  11. Cuando termines de echar agua, quita la boquilla y lentamente pasa al inodoro.
  12. Relájate para expulsar lo que sea necesario.
  13. Una vez hayas terminado, limpia el equipo para un uso futuro.

Vídeo: Instrucciones para poner un enema casero – Muy Interesante


¿Conocías como se usa y que tipos existen de enemas para evacuar? ¿Te has realizado en alguna ocasión alguno? Cuenta tu experiencia, trucos y consejos, seguro que les será de gran ayuda a los demás miembros de la comunidad!

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😉

Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
ENEMA EVACUANTE ¿Qué es y Cómo se aplica? Guía Paso a Paso
Puntuación:
51star1star1star1star1star
¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 20 Media: 3.7]
Este artículo ha sido revisado por el equipo médico de Hemorroides.club

Comenta y participa

  ◀ Acepto los términos de privacidad

  1. Responsable: Hemorroides.Club
  2. Finalidad: Envío por email de noticias y novedades
  3. Legitimación: Tu consentimiento expreso
  4. Destinatario: Lista de suscriptores alojada en Wordpress
  5. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos