¿Que es una esfinterotomía? La operación de una fisura anal

Cuando no conseguimos deshacernos de una fisura en el ano, previamente diagnosticada como tal, ya sea porque reaparece en varias ocasiones o porque no termina de curarse con tratamientos farmacológicos, se vuelve necesaria la realización de una esfinterotomía, la cual la conocemos más comúnmente como la operación de la fisura anal.

A continuación daremos luz a varias preguntas acerca de esta intervención quirúrgica así como los tipos de operaciones que se puede realizar para curar esta dolencia en el ano. Además podrás conocer como se realiza paso a paso una esfinterotomía lateral interna así como los cuidados postoperatorios que deberás de realizar.

¿Qué es una esfinterotomía?

La esfinterotomía es una técnica médica que relaja el esfínter anal para que disminuya la proctalgia y que, con ello, se favorezca la curación total y completa de la fisura anal. Aunque es común que llamemos esfinterotomía a todos los procedimientos capaces de conseguir esto o un efecto similar, y que veremos a continuación, lo cierto es que el concepto se refiere a la intervención quirúrgica consistente en la laceración de los músculos de una pequeña parte del esfínter, que va a reducir la hipertonía esfinteriana.

Se trata, por tanto, de un tratamiento para las fisuras en el ano que se escoge cuando las técnicas menos invasivas no han funcionado. Tiene una muy alta tasa de éxito, aunque en ocasiones el problema vuelve a aparecer. Por lo general, esto no supone una gran complicación más allá del malestar del paciente, que tiene que volver a ser intervenido; sin embargo, esto no sucede demasiado a menudo. Ello depende de varios factores como el estado de la herida en el momento de intervenir, el tratamiento previo, las costumbres del paciente (alimentación, defecación, deporte…) y la propia naturaleza de los músculos de la zona.

Someterse a esta cirugía, por supuesto, tiene algunos riesgos. Estos son muy poco frecuentes pero no hay que obviarlos. Tenemos que tras la intervención podemos sufrir complicaciones como una infección de la herida (con fiebre e hinchazón) y también, aunque en menor grado, incontinencia fecal.

Tipos de esfinterotomías y otros procedimientos médicos complejos

Operacion de la fisura anal cronica esfiterotomia

Aunque, por lo general, las intervenciones hospitalarias complejas que se realizan para el tratamiento de la fisura se reducen a dos, lo cierto es que existen algunas más. Veámoslas.

Esfinterotomía lateral

Esta es la operación de la fisura anal más conocida y reconocida por la mayoría. Consiste en la realización de un corte de las fibras externas de la zona del esfínter anal. Su objetivo es que disminuya la contracción del esfínter interno así como para mejorar la vascularización procedente de las contracciones de la zona.

  • Esfinterotomía lateral abierta: Se lacera tanto el esfínter como la piel que lo cubre. El procedimiento se realiza en quirófano, con anestesia local o general de ser necesario y requiere de hospitalización, aunque mínima, y posterior medicación.
  • Esfinterotomía lateral cerrada: Se realiza de manera subcutánea, haciendo uso de la técnica de Notaras. Esto es, se secciona el músculo del esfínter pero no la piel que lo cubre. Es mucho menos agresiva, no siendo necesario ingreso hospitalario, observación, profilaxis antibiótica ni tratamiento preoperatorio. Se usa anestesia local, de manera ambulatoria y se monitoriza al paciente, que se coloca en posición genupectoral derecha para la realización de la cirugía.

De la línea media

  • Posterior: Se trata de la laceración abierta efectuada únicamente en la parte posterior del esfínter. Se realiza cuando la fisura no se da en la zona anterior, su realización es mucho más delicada.
  • Anterior: Es el caso contrario. La zona es más sensible y la reaparición, también más probable. Del lado contrario, nos encontramos con que se da en muy pocas ocasiones.

Levatorplastia anterior

Consiste en reforzar la fascia (tejido conectivo que se encuentra en todo nuestro cuerpo) de la zona. Por lo general, se practica en conjunto con otro tratamiento y recurrir a ella exclusivamente es algo muy controvertido a día de hoy por existir técnicas más exitosas, aunque se sigue utilizando en muchos hospitales. Se realiza insertando un punto Prolene 2-0 con una tensión justa que no produzca estrechamiento en la zona.

Escisión de las papilas anales

Si se diese el caso de que la fisura aparece en las papilas anales, una solución efectiva pero igualmente discutida como la anterior, es la escisión de estas en un bloque; es decir, retiramos la zona afectada y cerramos.

Inyección de toxina botulínica

Se trata de un tipo de esfinterotomía química reversible (al igual que la aplicación tópica de nitroglicerina). La inyección de bótox en la zona hace que se modifique la estructura muscular del esfínter de manera temporal, quedando este paralizado durante el tiempo necesario para que la herida pueda cicatrizar. La ventaja es que el músculo no queda magullado ni dañado para siempre, sino que vuelve a su estado natural conforme la toxina va desapareciendo. La relajación de la zona dura entre 3 y 4 meses.

Colgajo dérmico de avance

El colgajo dérmico de avance es una opción pensada para aquellos pacientes que presentan alta probabilidad de sufrir incontinencia fecal si son lacerados. Este injerto cubre los defectos que puedan darse en el conducto y el área perianales.

Dilatación anal

Aunque este procedimiento se realiza principalmente para el tratamiento hemorroidal, lo cierto es que también tiene una alta tasa de éxito para el problema que hoy nos ocupa. Sin embargo, puesto que los riesgos de incontinencia fecal son altos y la tasa de reaparición de la fisura también es más alta que con la laceración del esfínter, muchos profesionales se posicionan en contra.

¿Cómo se realiza la operación de la esfinterotomía anal paso a paso?

Esfinterotomia lateral interna que es y como se hace

La operación de esta enfermedad anal que vamos a explicar es la esfinterotomía lateral interna, que es la que se realiza convencionalmente si las circunstancias no determinan la conveniencia de otro método.

Período preoperatorio

Veamos las consideraciones previas a la operación que debemos tener en cuenta:

  • Durante los días anteriores a la intervención su médico te indicará que detengas la toma de ciertos medicamentos. Por ello, debes avisar de tu historial farmacológico así como de las medicinas que tomas de manera ocasional. También deberás dar a conocer tus alergias a distintos fármacos.
  • En ocasiones, se piden algunas pruebas médicas previas. Las más comunes son un análisis de sangre, pruebas de ultrasonido o una endoscopia.
  • Por lo general, no se va a determinar una dieta especial, aunque siempre debes informar a su médico sobre su alimentación y preguntarle sobre alguna consideración al respecto de este tema nutricional.
  • Deberás aplicar enemas evacuantes para limpiar el canal anal. Esto se hará la noche anterior y por la mañana antes de la cirugía.
  • También será necesaria la rasuración o afeitado de la zona perianal, aunque esto es posible que se realice en consulta.
  • Por último, se te pedirá que firmes el formulario de autorización. Esto puede ocurrir el mismo día de la cirugía.

Durante la intervención

La operación de la fisura se realiza de la siguiente manera:

  • El primer paso, una vez el paciente esté preparado, será la aplicación de la anestesia, que suele ser local.
  • Con su efecto hecho, el profesional pasa a dilatar el ano haciendo uso, generalmente, con un separador anal bivalvo, que permite que la fisura quede expuesta. Es así como se localizará el surco interesfinteriano que sirve de divisor entre el esfínter interno y externo.
  • Se realiza una incisión de entre 2 y 4 mm con un bisturí convencional o eléctrico en la zona interna. Si el cirujano lo considera, la laceración variará unos milímetros en función de las características de la fisura.
  • Ya sólo queda que se realicen los puntos de sutura para poder cerrar la herida producida por el bisturí.
  • El tiempo empleado para todo el procedimiento es de unos 30 a 45 minutos.

Postoperatorio

Diferenciamos los cuidados que se dan aún en el hospital, de manera inmediata a la operación, y el tratamiento y las consideraciones en el hogar.

  • En el hospital:
    • Cuando la intervención finalice, o puede que durante esta si te han puesto catéter, recibirás una dosis de analgésicos y antiinflamatorios para aliviar el dolor.
    • Permanecerás durante un período variable en planta, reposando total o parcialmente hasta que el efecto de anestesia desaparezca totalmente. Esto evitará que sufras síntomas como el sangrado o cefalea. Lo común es recibir el alta en 24 horas.
    • Durante tu estancia en el hospital, y una vez la anestesia desaparezca, deberás levantarte y caminar para que el flujo sanguíneo se avive, aunque tendrás que seguir las indicaciones del personal sanitario.
  • En el hogar:
    • Al salir del hospital es recomendable hacerlo en compañía. En caso de tener que conducir, será obligatorio que lo haga otra persona; no se puede llevar un vehículo inmediatamente después, ni por comodidad ni por seguridad.
    • Aunque no es lo habitual, en el caso de sufrir incontinencia urinaria se debe volver al hospital para que se ponga un catéter.
    • Por supuesto, no se debe realizar ningún tipo de esfuerzo, sobre todo aquellos relacionados con movimientos que trabajan la zona de glúteos y la genital.
    • El ejercicio físico está prohibido hasta la tercera semana de recuperación, especialmente el levantamiento de peso y, por supuesto, el sexo anal.
    • Continuarás con la medicación prescrita, al menos, un semana más, puesto que las molestias no desaparecen de inmediato.
    • No debes hacerte curas. El día siguiente a la intervención volverás al centro de salud para que el personal sanitario se encargue de ello. En función del estado de la herida se te darán pautas específicas para el resto de días, debiendo acudir, por lo general, una vez por semana a consulta.
    • Sí son recomendables los baños de asiento al menos dos veces al día (mañana y noche) y después de ir al baño.
    • Si sufres de sangrado en casa, no dudes en acudir a un centro de salud para una revisión de la herida.
    • Tu dieta será normal, aunque, por supuesto, la fibra ayudará a facilitar el tránsito, haciendo mucho más fáciles las deposiciones. No se recomiendan cafeína, alcohol y picantes.
    • Una cicatrización exitosa y sin incidentes se lleva a cabo en 3 o 4 semanas aunque el hecho de que se tarde un poco más no es un mal síntoma; cada persona tiene unas características diferentes y es posible que este tiempo varíe sin deberse a ningún motivo que deba preocuparte. En cualquier caso, tus visitas al ambulatorio serán la mejor prueba del estado en el que se encuentra tu herida.

¿Conocías estas técnicas para curar las fisuras anales de forma definitiva? ¿Has tenido que pasar por este proceso en alguna ocasión? Cuenta tu experiencia con los demás miembros de la comunidad, seguro será de gran ayuda para todos!

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😉

Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
【 ESFINTEROTOMÍA 】▷ TODO sobre la operación de la Fisura Anal
Puntuación:
51star1star1star1star1star
¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 6 Media: 4.2]
Este artículo ha sido revisado por el equipo médico de Hemorroides.club

Comenta y participa

  ◀ Acepto los términos de privacidad

  1. Responsable: Hemorroides.Club
  2. Finalidad: Envío por email de noticias y novedades
  3. Legitimación: Tu consentimiento expreso
  4. Destinatario: Lista de suscriptores alojada en Wordpress
  5. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos