¿Que son las hemorroides externas y como curarlas?

Las hemorroides externas son fácilmente reconocibles a la vista y al tacto. Son parecidas a protuberancias fuera del ano; suelen ser dolorosas e hinchadas, con un característico color oscuro.

Van acompañadas de prurito o picor y, en ocasiones, de sangrado, especialmente durante la fase expulsiva.

¿Que son las hemorroides externas?

Como ya sabemos, las hemorroides son las venas inflamadas que rodean al recto o ano, este hinchazón se produce cuando existe mucha presión en la zona. Cuando nos encontramos con hemorroides claramente visibles fuera de la zona anal nos estamos refiriendo a almorranas externas. Como normal general, estas se encuentra debajo de la piel rodeando el ano.

Si tus hemorroides externas están particularmente inflamadas y se encuentran hinchazones de color azulado, significa que con toda probabilidad se encuentra con un fenómeno de trombosis hemorroidal en progreso: el problema, en este caso, es un poco más complejo y requiere una consulta médica inmediata.

Cualquier persona puede verse afectada por una crisis de hemorroides externas y mi consejo es tratar el problema con las precauciones adecuadas, sin descuidarlo. A continuación vamos a hablar de algunos remedios eficaces que pueden ser utilizados para superar esta enfermedad, con un enfoque particular en la prevención.

Grados de almorranas externas o internas

En primer lugar, es importante señalar que las hemorroides pueden ser tanto externas como internas (en este último caso, cuando se localizan dentro del ano) y se clasifican según cuatro grados de gravedad:

Grado I

En esta etapa, las hemorroides son internas, pueden sangrar durante la defecación, pero el paciente no siente dolor.

Grado II

En esta fase las hemorroides son todavía internas pero tienden al prolapso (sobresalida por el ano) durante la defecación para luego regresar espontáneamente al interior del ano.

Grado III

En este estadio el prolapso de las hemorroides se hace de forma espontánea durante la defecación y deben de ser colocadas de nuevo suavemente con el dedo hacia el interior del ano.

Grado IV

Las hemorroides no pueden volver a colocarse en el interior del ano y se mantienen permanentemente fuera, en esta fase, el dolor puede ser muy agudo.

Cuando se sufre de esta patología, además de tener que soportar unos molestos picazones, uno se puede encontrar en situaciones bastante embarazosas. Sin embargo, puedes poner fin al problema tomando algunas precauciones simples y un estilo de vida saludable.

¿Que síntomas tienen las hemorroides externas afuera?

Tipos de hemorroides internas externas

Cuando nos preguntamos que tipo de síntomas pueden tener las almorranas externas, debemos de saber que este tipo de hemorroides por norma general aparecen en etapas más avanzadas de la enfermedad, por tanto suelen ser más dolorosas y molestas que las internas. Quizás los síntomas más comunes y que más propicios a padecer por los pacientes sean:

  • Picazón o prurito en el área del ano o recto
  • Dolor en el zona del ano
  • Pequeños bultos en el área anal
  • Sangrado en las heces

Es posible que la persona pueda notar la presencia de sangre al defecar; por ejemplo, en el papel higiénico o en el inodoro. Los bultos en la zona del ano se siente al palparlos con el dedo como si estuvieran hinchados. Cabe recordad que este conjunto de síntomas pueden ser comunes en otro tipo de afecciones, es por ello que siempre es recomendable acudir a un especialista para que nos diagnostique mediante pruebas analíticas el tipo de enfermedad y su tratamiento especializado.

La parte final del tubo digestivo tiene una característica algo especial. En el área del ano, donde termina el conducto estomacal, se realizan dos funciones antagónicas y complementarias al mismo tiempo, resulta que, en esta área, se hace un doble esfuerzo, uno destinado a devolver la sangre al corazón para completar el circuito de circulación sanguínea y, por otro lado, otro esfuerzo en la dirección opuesta que permite expulsar los residuos de alimentos del cuerpo.

Es posible tener hemorroides externa sin dolor. Frente a ambos esfuerzos, hay una gran tensión en la región, la cual, junto con otros problemas como el estreñimiento, puede desencadenar la aparición de hemorroides externas. Podremos saber que tenemos hemorroides fácilmente porque notaremos picazón y quemaduras en primer orden, lo cual continuará con mayor irritación del área anal a medida que la presión aumenta en las hemorroides empujándolas hacia afuera. En esta etapa, el sangrado es más probable que ocurra y cuanto más tiempo pasa sin poner freno a este proceso, más complicado será poder revertir y curar las hemorroides externas.

¿Que causas son las más comunes para padecer de almorranas externas?

Si nos preguntamos porque tengo o he tenido hemorroides tanto externas como internas, es bueno conocer que las causas no son siempre las obvias, y es bueno tener un conocimiento global de todos los tipos de causas que pueden originar esta enfermedad. De hecho, padecer de almorranas suele ser de un día para otro, aunque todo este proceso se ha ido fraguando día a día con nuestro estilo de vida, alimentación, estado de ánimo y condicionantes genéticos entre otras muchas causas más que todas juntas en mayor o menor medida pueden llegar a dar origen a padecer almorranas de primer grado y más adelante, si no se tratan correctamente, ser externas o de III o IV grado. Algunos de los factores que más influyen en la formación de hemorroides externas son:

  • Repetidos e intensos esfuerzos en el lugar de trabajo
  • El sedentarismo
  • Los cambios hormonales asociados al embarazo
  • Toma de medicamentos
  • Estado de ánimo
  • Condicionantes genéticos o hereditarios
  • La práctica de deportes como el ciclismo, la equitación o el culturismo

Sin embargo, el corazón del problema es el estreñimiento, lo que complica el proceso de expulsión de las heces; por esta razón, es importante intervenir a nivel metabólico para contrastar el problema desde sus primeras señales. Para las personas que sufren de hemorroides, en particular, es importante no pasar por alto las señales de su cuerpo y seguir un régimen que facilite la regularidad intestinal.

De esta manera puedes evitar los intensos esfuerzos durante la defecación que causan la aparición de hemorroides, o su prolapso. Incluso cuando se tiene cierta regularidad intestinal, se debe siempre recordar de beber cantidades adecuadas de agua durante el día para mantener el equilibrio del intestino

El estreñimiento, causa principal de las hemorroides externas afuera

Estreñimiento causas de las hemorroides

Como se ha comentado, el estreñimiento suele ser la base o una de las causas principales de ser víctima de las almorranas externas, es por ello que saber prevenir este mal es pieza clave para que las hemorroides no crezcan en gravedad. Con una justa aportación de agua, frutas y verduras puedes luchar contra el estreñimiento sin recurrir a laxantes; los medicamentos solo deben ser considerado el último recurso y solo la intervención en el caso de que la perspectiva de los alimentos sea ineficaz.

Por tanto, la prevención es muy importante para evitar la formación o el empeoramiento de las hemorroides externas y es fundamental para el bienestar físico. Por eso mi primer consejo es volver a equilibrar el cuerpo. El ejercicios físicos cotidianos y una dieta balanceada actúan directamente sobre el metabolismo de una manera natural. Afortunadamente, los fenómenos que afectan el sangrado hemorroides externas por lo general , aunque molestos, no son muy abundantes y se producen principalmente durante la evacuación.

Incluso en caso de sangrado, es posible trabajar a través de remedios naturales específicos, astringentes y hemostáticos, que proporcionan un excelente tratamiento local sobre la parte lesionada y promueven la cicatrización de los tejidos y la restauración del estado original. He notado que muchas personas tienden a vivir con este problema durante demasiado tiempo, lo que aumenta el riesgo de empeoramiento de la situación y luego se ven obligados a la intervención quirúrgica.

¿Como diagnosticar correctamente unas hemorroides externas?

Es aconsejable que nuestro médico de cabecera o especialista nos haga un reconocimiento exhaustivo sobre los síntomas que padecemos ya que, como hemos mencionado anteriormente, el hecho de sufrir los típicos síntomas de las hemorroides no quiere decir que no podamos tener otra enfermedad de mayor gravedad, es por ello, que acudir al médico y descartar posibles complicaciones será la mejor opción, es sí, no alarmarse ya que esto agravará los síntomas que tengamos en esos momentos. Al visitar nuestro doctor/a, este nos realizará diversos estudios para confirmar o descartar la presencia de hemorroides, en este caso externas, los estudios o pruebas más habituales son:

  • Colonoscopía
  • Rectoscopía
  • Anoscopía
  • Sigmoidoscopía
  • Tacto rectal

En primera instancia, su médico puede realizar un examen físico para determinar si hay venas inflamadas que pueden causar hemorroides externas. Si el paciente tiene hemorroides externas, el médico puede verlos durante el examen físico fácilmente.

¿Cómo curar las hemorroides externas? Tratamiento

Si se detecta a tiempo, la enfermedad hemorroidal se puede curar. Tratar el aspecto de la prevención sigue siendo la prioridad para obtener los resultados deseados y de larga duración. Es un hecho que la gente puede deshacerse de este problema a través de simples cambios en el estilo de vida y en su dieta habitual. Es también importante adoptar unos buenos hábitos, tanto para solucionar el problema como para prevenir su recurrencia.

Los tratamientos más apropiados para abordar los problemas de las almorranas y responder a la muy aclamada pregunta de cómo desinflar las hemorroides externas rápidamente, es múltiple. Digo que es múltiple porque tenemos que atacar desde varios frentes.

El primero puede ser tomar los medicamentos que su médico le haya aconsejado en su momento, ya sean píldoras, pastillas, cremas o similares.

En segundo aspecto y fundamental es el de los alimentos, si el problema ocurrió debido a un problema por estreñimiento, cambiando nuestra dieta generalmente en una dieta alta en fibra puede ser suficiente para revertir la situación y poner freno a las molestas almorranas. Al ingerir más fibra, “aceleramos” las heces y así facilitamos los movimientos intestinales sin mucho esfuerzo. Esto aliviará la presión sobre las venas hemorroidales y nos ayudará a resolver el problema más fácilmente.

El tratamiento de esta enfermedad se basa en los dos pilares fundamentales de la medicación y la nutrición. Pero también podemos usar remedios caseros para las hemorroides, ya sean externas o internas, que harán que el tratamiento sea más soportable y menos incómodo, siempre que no las eliminemos completamente de nuestras vidas. Para el problema de las hemorroides internas, recomendamos baños de agua caliente, en el caso de hemorroides externas, lo que mejor funciona son los baños de contraste que vamos a explicar a continuación.

Para preparar el baño de contrastes, primeramente hervir una cacerola grande de agua y cuando empiece a hervir, tener un tazón o cubeta lo suficientemente grande como para que podamos introducirnos y sumergir el área del ano.

Debemos tratar de poner el área afectada en el agua más caliente que podemos soportar, sin quemarnos evidentemente, y después de unos minutos en el agua caliente, vamos a tener preparado un paño de algodón, con un montón de hielo en su interior, ya que es muy recomendable no exponer nuestra piel directamente con el hielo ya que nos produciría una quemadura por frío.

Tan pronto como salgamos de la cubeta de agua caliente, pondremos el tejido frío en las hemorroides externas durante no mucho tiempo. Si haces este procedimiento varias veces al día, seguro que podrás encontrar un alivio sustancial y reducir gradualmente la inflamación.

Otro remedio casero que también funciona bien para las hemorroides internas y externas es hacer los ungüentos de la manzanilla que podemos aplicar si no tenemos ninguna crema especial a mano.

5 Remedios efectivos para curar las hemorroides o almorranas externas

Hielo remedio casero curar hemorroides

Como hemos hablado, el dolor de las hemorroides externas es más acusado e intenso que las internas, es por ello que vamos a exponer una serie de puntos a tener muy en cuenta a la hora de tratar, reconocer y prevenir este tipo de enfermedad, que en muchos casos se agrava por ser un tema tabú.

1) El hielo

Sin duda el mejor antiinflamatorio que existe, y si lo que queremos es desinflar las hemorroides externas, este remedio natural y casero nos va a poder ayudar de forma rápida y sencilla, como siempre se aconseja y es de obligatorio cumplimiento aplicar el hielo enrollado en un paño o trapo de algodón para que este no toque directamente la piel y nos pueda producir quemaduras por frío. Podemos aplicar este remedio varias veces al día.

2) Baño de agua caliente y frío

Este es un remedio muy usado y efectivo para todos los que alguna vez lo hayáis probado, se trata de calentar alrededor de medio litro de agua, cuando este a punto de hervir la sacamos del fuego y la echamos en un recipiente de unas dimensiones tal que podamos colocarnos encima y poder sumergir la zona del ano, estaremos así aproximadamente unos 20-25 minutos. La temperatura del agua dependerá de lo caliente que podamos soportarla, siempre sin llega a quemarnos. A continuación aplicaremos hielo en la zona como hemos explicado en el punto anterior, este remedio para las hemorroides externas se le conoce como terapia de contrastes y es muy eficaz.

3) El brusco

Esta es otra planta usada para estas dolencias, es ampliamente utilizada para las varices y las hemorroides, sus propiedades promueve una mejor circulación de sangre y tiene características antiinflamatorias y vasoconstrictoras. El brusco lo puedes tomar como infusión, simplemente usa 1 cucharadita de esta hierba en una taza de agua hirviendo (durante 10 minutos) y endulza con miel o Stevia. Existe alguna que otra contraindicación, entre ellas si estás sufriendo de hipertensión, estás embarazado.

4) Hamamelis

Esta planta es una opción muy válida y que muchos pacientes de hemorroides externas avanzadas aplican como remedio casero natural. Y es que muchas veces infravaloramos el poder curativo de las hierbas y plantas medicinales. Para aplicar la hamamelis simplemente aplicaremos un trozo de algodón humedecido en una infusión con esta hierba, podremos aprovechar sus beneficios y propiedades astringentes, aliviarás la inflamación, el sangrado y el dolor.

5) Plantas medicinales

En general las plantas medicinales si se eligen bien y se aplican con cabeza son uno de los mejores sistemas para aliviar los molestos síntomas de las hemorroides externas. En este caso usaremos varias hierbas en conjunto que son las siguientes, salvia, milenrama, castaño de indias y gordolobo. Tomaremos un puñado proporcional de cada una de las plantas y las depositaremos en un recipiente de vidrio, a continuación le agregamos agua hirviendo. La infusión o mezcla creada la vertimos en un recipiente donde podamos sentarnos y que el agua pueda cubrir la parte del ano afectada por las almorranas externas. También podemos echar la mezcla en el inodoro y dejar que actúe los vapores generados mientras permanecemos sentados en el.

El problema de las hemorroides hoy en día se puede resolver completamente con cirugía. Evite la pérdida de sangre o heces sucias, que son la parte más molesta e incomoda de socializarse cuando padecemos esta enfermedad. A veces es una enfermedad muy social. Durante el sangrado, debemos informar al médico de nuestra situación en todo momento.

Eres libre de exponer tus vivencias en los comentarios, entre todos ayudamos a mayor número de personas a dejar de sufrir por las molestas hemorroides

Si te ha servido de ayuda comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😃

¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 4 Media: 5]
Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
【HEMORROIDES EXTERNAS】Causas / Síntomas / Tratamiento
Puntuación:
51star1star1star1star1star
Únete al CLub y di adiós a las hemorroides para SIEMPRE!

No spam guarantee.

Comenta y participa