¿Que son las fisuras anales? Diferencias con las hemorroides

Cuando se tratan de problemas molestos que afectan a la zona anal de nuestro cuerpo, muchos tienden a confundir entre hemorroides y fisuras, recurriendo sistemáticamente a los mismos medicamentos para el tratamiento de ambos problemas.

En realidad, es de fundamental importancia distinguir los dos síntomas, para adoptar el tratamiento específico adecuado para contrarrestar los disturbios y posiblemente también la aparición de cada uno de ellos, y no es cierto que se tenga que recurrir necesariamente a la terapia farmacológica, ya que las fisuras anales se pueden tratar con remedios naturales de forma eficaz.

¿Que es una fisura anal y como podemos reconocerla?

Antes de nada es bueno definir que es una fisura anal ya que en muchos casos puede confundirse con las hemorroides ya que muchos de los síntomas son similares. Concrétamente la fisura anal es una pequeña rotura o desgarro en el tejido anal, esta zona es de color rojo o tonos violetas. La rotura parcial que se produce es mucho más común de lo que parece, ya que la piel que rodea esta zona es más débil y sensible que en otras partes del cuerpo, por tanto padecer una rotura o fisura anal no es tan raro como podríamos pensar.

¿Que tipos de fisuras anales existen?

Podemos distinguir entre dos tipos o clases bien diferenciadas. Dependiendo de que variables tomemos podremos encontrarnos distintas clasificaciones de las fisuras anales, es bueno conocerlas para así saber realmente que problemática tenemos en concreto aunque este diagnóstico siempre debe ser tomado por un médico o especialista sanitario.

Clasificación según el tiempo y lugar de la fisura anal

Agudas

Son aquellas que aparecen y duran en curarse un tiempo inferior a 6 semanas y nunca antes habíamos tenido esta patología o al menos no en los últimos dos años.

Crónicas

Las fisuras crónicas se refiere a aquellas que siempre salen justo en el mismo lugar y tardan más de 6 semanas en curarse mientras las estamos tratando mediante tratamientos conservadores por un especialista.

Clasificación de las fisuras según su origen

Primarias

El origen de estas fisuras se debe a un golpe, traumatismo, desgarro o daño mecánico de la zona, son las llamadas fisuras anales idiopáticas o primarias.

Secundarias

En los pacientes que sufren de fisuras secundarias son aquellos que el origen es debido a una enfermedad cuyos síntomas propios son la aparición de estas fisuras, hablamos de secundarias.

¿Cuales son las causas por las que podemos sufrir una fisura anal?

Fisura anal

Según el origen de las fisuras en el ano, las causas que pueden producir estas son diversas y dependiendo si son primarias o secundarias, los orígenes serán distintos aunque los síntomas muy parecidos ya que de igual modo se producirá un desgarro de la mucosa anal y aparecerá la fisura.

Causas de las fisuras anales primarias

Diarrea

La diarrea es una causa muy común que en muchas ocasiones origina la aparición de las fisuras en el ano, estas aparecen debido a una quemadura química en la piel ya de por sí, débil que rodea al ano. Cuando padecemos de diarrea con gran cantidad de heces y con bastante frecuencia sobre todo si estas son líquidas y de cierto volumen el riesgo de producir fisuras por quemadura química es mayor.

Estreñimiento

El estreñimiento es sin lugar a dudas la causa más habitual de las fisuras primarias, cuando un paciente está estreñido durante largos períodos de tiempo, este en su intento de defecar requiere realizar un gran esfuerzo, además existe menor lubricación en el canal anal, estos dos factores unidos provocan que la mucosa de la zona del ano se irrite y dañe la piel que lo rodea produciendo las fisuras anales por estreñimiento.

Sexo anal

No se puede ignorar una de las causas por las que se producen fisuras anales por traumatismo, para aquellas personas que habitualmente o circunstancialmente haya practicado el sexo anal es muy probable que la introducción de objetos en el canal anal puedan dañar esta zona y producir el desgarro, más si no se lubrica bien la zona el peligro de padecer algún tipo de lesión anal es mayor.

Hemorroides

Otra causa de la aparición de fisuras es las personas que padecen de la enfermedad hemorroidal, ya que las almorranas ya sean internas o externas pueden producir daños en las paredes del ano y dar origen a las lesiones anales llamadas fisuras.

Parto

Debido al gran esfuerzo y tensión en la zona vaginal durante el parto, muchas mujeres pueden padecer de fisuras anales mientras tratan de dar a luz debido al empuje que esta acción requiere, al igual que en deportes donde su principal función es realizar esfuerzos extremos.

Causas de las fisuras anales secundarias

  • Enfermedades inflamatorias intestinales
  • La enfermedad de Crohn
  • La Colitis ulcerosa
  • Tuberculosis intestinal
  • Enfermedades de transmisión sexual, siendo la más habitual la sífilis

¿Que síntomas son las más comunes en una fisura anal?

Dolor síntoma fisuras anales

Dolores

Los síntomas más molestos y los que más sufre el paciente de este tipo de lesiones anales son sin duda el dolor, se trata de un dolor parecido al de un cuchillo que estuviera cortando la zona anal hacia el interior, sobre todo se siente en el momento de la defecación. Los dolores no solo se producen cuando las heces pasan a través del conducto rectal, sino también minutos después incluso horas, más tarde aparecen síntomas como quemazón en el ano que resultan muy molestos.

Contracturas en el esfínter

Este síntoma producido por las lesiones anales consiste en sensación de pesadez y molestia en la zona rectal durante todo el día. Las contracturas del esfínter son producidas por el dolor que se crea a la hora de la defecación, el esfínter se contrae durante este proceso por el dolor causado por las heces en su paso por las zonas dañadas. Es un problema circular ya que a mayor dolor más se cierra el esfínter, haciendo las heces más duras y consistentes dando lugar a un problema de estreñimiento, dando lugar en muchas ocasiones a producir fisuras anales crónicas.

Sangrado anorrectal

Debido al paso de las heces por la zona anal la cual está dañada y perjudicada por las lesiones o fisuras, hace que roce de estas por las paredes lesionadas produzcan heridas y estas sangren. Es cierto que la cantidad de sangrado es poca, el color de ella es muy vivo y brillante, lo cual nos da indicativos de que se localiza en las partes inferiores del intestino, si la lesión fuese en las zonas superiores del intestino la sangre sería de un color más oscuro. Hay que tener especial atención a las posibles infecciones que puedan producirse en la zonas de las fisuras.

¿Cual es el mejor tratamiento para curar una fisura anal?

Habitualmente en personas que no padecen ninguna enfermedad que pueda desembocar en lesiones anales, las fisuras más comunes son las primarias, es por ello que los tratamientos más idóneos para curar estas lesiones son los remedios conservadores y no invasivos. Se basa en reducir al máximo los daños que nos producen las heces al pasar por las fisuras en el ano, agravando así esta dolencia. Si mediante un tratamiento conservador podemos hacer que se reduzca los síntomas, podremos conseguir que las fisuras se regeneren y se curen de forma más rápida sin tener que recurrir a otros métodos como la cirugía.

Dieta con alimentos ricos en fibra

Está comprobado que tomar una dieta con abundantes alimentos ricos en fibra, como las verduras y frutas, hace que las heces que se generan sean más fragmentadas y pequeñas, lo cual estas pasan a través del conducto anal de forma más fácil y realizar demasiada fricción y roce, minimizando así el daño que producen a las fisuras anales.

Cremas y pomadas

El uso de este tipo de cremas que tienen como base medicamentos anestésicos y antiinflamatorios hace que la zona quede más lubricada, reduciendo la inflamación y disminuyendo el traumatismo producido por el roce. El uso de pomadas y cremas puede resultar bastante efectivo aplicándolo de forma correcta y sin pasarse en la dosis.

Baños de asiento con agua templada

Este es un buen remedio natural y casero para aliviar los síntomas de las fisuras anales, ya que nos produce bienestar y relajación en la zona del esfínter, lo que nos facilitará las evacuaciones y defecaciones minimizando los dolores. Impedir el estreñimiento es función principal de los baños de asiento.

Operación quirúrgica

Si usando un tratamiento conservador no hemos podido curar las lesiones anales en un tiempo considerable, en algunas ocasiones y ciertos pacientes deben de recurrir a la intervención quirúrgica para tratar esta dolencia. Para muchos de ellos es la única solución posible ya que han probado todos las otros opciones sin resultado alguno. Existen diferentes técnicas y métodos para curar las fisuras del ano, pero la más común y efectiva hasta día de hoy es la llamada esfinterotomía lateral interna. Con esta operación se consigue relajar la hipertonía de los esfínteres par así, dejar curar la fisura anal y que pueda cicatrizar de forma correcta.

Diferencias entre hemorroides y fisuras anales, diagnóstico

Comencemos por distinguir los dos trastornos, que, aunque a menudo se confunden, en realidad no interactúan entre sí:

  • Las hemorroides se presentan como una dilatación del tejido vascularizado (es decir, de los vasos sanguíneos), que se encuentra por debajo de la pared del ano: se clasifican como internas y externas al canal anal y pueden provocar trastornos más o menos graves.
  • Las fisuras son pequeñas laceraciones de la piel situada en proximidad del ano, y se producen después de una dilatación excesiva, en la que el ano se ve obligado para permitir el paso de heces particularmente grandes y duras.

En ambos casos se trata de enfermedades no mortales, pero pueden causar un gran sufrimiento y generar en el paciente el miedo a defecar, y así comprometer el buen desarrollo de sus actividades diarias, o igualmente sus noches de descanso. De hecho, a los que sufren de hemorroides o fisuras, a menudo les resulta difícil conciliar el sueño debido a la tensión que sucede en el intestino y la picazón que interesa la región anal, a veces ambos acompañados de dolor.

También, permanecer sentado o de pie durante mucho tiempo, puede ser difícil y doloroso en particular para los que se ven obligados por cuestiones de trabajo y, en general, el propio estilo de vida se ve fuertemente afectado por el problema.

El cansancio y el estrés relacionado con hemorroides y fisuras, de hecho, pueden poner en peligro nuestro estado psico-físico, nuestro estado de ánimo y capacidad para disfrutar de los placeres que nos brinda cada nuevo día .

Remedios para tratar las hemorroides y las fisuras anales

Remedios naturales para curar fisuras anales

En cuanto a las hemorroides, si son en un estado inicial, se pueden tratar a través del uso de medicamentos tradicionales que resultan eficaces para aliviar rápida aunque temporalmente las molestias.

No hay que esperar que las cremas de cortisona o supositorios que se compran en la farmacia, puedan solucionar permanentemente los problemas de hemorroides. Ellos representan más bien un aliado eficaz en caso de aparición repentina y aguda de dolor, pero siempre han de ser utilizados por un período de tiempo limitado. Recurrir con frecuencia a los fármacos o antihemorroidales con cortisona con dosis exageradas pueden tener efectos secundarios, algunos de ellos graves, dependiendo de nuestro cuerpo y de como reacciona y tolera el anestésico contenido en el producto.

Incluso para la curación de las fisuras, si una revisión de la dieta aumentando el consumo de fibras y líquidos no mejora nuestra situación, uno puede utilizar ungüentos con una base de nitroglicerina para resolver el problema de una manera eficaz, aunque solo de manera temporal. Estos ungüentos actúan como anestésico de el esfínter, que prácticamente se adormece por un número de horas, evitando así su contracción fuerte y continua; de esta manera se suministra al cuerpo tiempo para regenerarse.

Alternativamente a la pomada, puedes recurrir a una inyección de suero de la toxina botulínica (el mismo utilizado en la cirugía estética para combatir las arrugas), que tiene la misma función para relajar el músculo anal, en este caso durante varios meses. Sin embargo, las inyecciones de botulina, no solo son costosas, sino también particularmente dolorosas, dando un dolor adicional a causa de la fisura: Además, la toxina botulínica es la bacteria más tóxica conocida hasta la fecha y por tanto, su administración debe ser realizada solamente por personal calificado.

Tanto si se prefieren las inyecciones como si se opta por la pomada, en ambos casos los remedios no previenen una recaída, que suelen ser bastante frecuentes, y sobre todo, no tienen una función real de cura de la fisura, solamente actúan como un calmante o anestésico para el dolor.

De hecho, los problemas de hemorroides y fisuras, en la mayoría de los casos, se pueden resolver de forma permanente, siempre y cuando se tomen medidas en la raíz del problema, sin subestimarlo y teniendo en cuenta todos los síntomas que se presentan al comienzo. Si el trastorno se asocia con el estreñimiento o diarrea, por ejemplo, una buena regla será la de prestar atención a la regularidad intestinal, intervenir tan pronto como se perciba cualquier cambio anormal.

De esta manera no se necesita el uso de drogas invasoras, pero es posible utilizar remedios totalmente naturales: la primera área es la dieta, sobre la que hay que intervenir para corregir una tendencia a evacuaciones demasiado raras o demasiado frecuentes.

La mejor opción para evitar la aparición de los problemas es la prevención, en lugar de tener que luchar contra los síntomas molestos y dolorosos que ya han hecho su aparición. Del mismo modo, aplicar un tratamiento local adecuado a base de extractos naturales, tan pronto note la presencia de hemorroides o fisuras, puede evitar la necesidad de productos más agresivos con efectos secundarios.

Una dieta saludable y modulada en base a las necesidades de tu cuerpo te ayudará a prevenir la aparición de estas enfermedades, evitar su desarrollo o que lleguen a una etapa avanzada. No escuchar tu propio cuerpo y no aprender a entenderlo y moldear la vida en base a sus necesidades, puede facilitar aún más la predisposición a la formación de hemorroides y fisuras anales.

¿Alguna vez has sufrido de fisuras anales o hemorroides? Cuéntanos tu experiencia de forma anónima y con total confianza, entre todos nos ayudamos más y mejor a solucionar este tipo de problemas.

Si te ha servido de ayuda comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😃

¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 52 Media: 4.7]
Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
¿Que son las【FISURAS ANALES】? Diferencias con las hemorroides
Puntuación:
51star1star1star1star1star
Únete al CLub y di adiós a las hemorroides para SIEMPRE!

No spam guarantee.

Comenta y participa