¿En qué consiste la fotocoagulación infrarroja para tratar las hemorroides?

Las hemorroides son uno de los trastornos más comunes entre la población adulta, para el cual existen una gran selección de tratamientos, como la fotocoagulación infrarroja, de la que hablamos en este post.

Este es un tratamiento que se utiliza como alternativa a otros procedimientos tradicionales para aquellas almorranas internas de grado I y II. Se trata de un proceso sencillo, que el paciente tolera muy bien y que resulta eficaz para combatir los síntomas propios de la dolencia, de ahí que cada vez más pacientes opten por él.

¿Qué es y cómo funciona la fotocoagulación infrarroja para curar las hemorroides?

La fotocoagulación infrarroja, también denominada terapia de coagulación, es un tratamiento médico habitual para las almorranas de pequeño y mediano tamaño que no han llegado a prolapsar.

Consiste en el uso de un dispositivo de luz infrarroja que crea un coágulo en la vena, el cual paraliza el suministro sanguíneo a la propia hemorroide, causando así su muerte. Se trata de una técnica que se lleva a cabo de forma ambulatoria y que no requiere de hospitalización.



Esta ofrece varias ventajas que resulta interesante conocer:

  • Alivio: Una de las principales ventajas de este procedimiento es que ofrece un gran alivio para las hemorroides internas que no se eliminan mediante remedios caseros ni con tratamientos farmacológicos. Además, el alivio se da de forma más inmediata.
  • Adultos mayores: Se trata de una de las técnicas para combatir esta dolencia más segura, de forma que es un procedimiento indicado para ancianos y/o personas con problemas de circulación y otros factores que hagan que otras intervenciones sean peligrosas.
  • Definitiva: Es un procedimiento definitivo contra las hemorroides. Los pacientes que se someten a él presentan una gran mejoría de forma inmediata y, además, no requieren de tratamiento médico adicional.

¿Cómo se realiza el método de fotocoagulación infrarroja?

Operacion bandas elasticas versus fotocoagulacion infrarroja

De forma previa al tratamiento es aconsejable no tomar ningún medicamento que pueda causar algún tipo de sangrado o favorecerlo como, por ejemplo, la aspirina. En el caso de aquellos pacientes que estén tomando esteroides, tengan alguna enfermedad que provoque que su sistema inmunológico esté debilitado y/o cuenten con una extremidad artificial, el médico debe prescribrir un antibiótico pre-quirúrgico que se tomará de forma obligatoria.

El primer paso para la realización de la prueba es colocar al paciente en la posición adecuada; la más habitual es aquella en la que el paciente se acuesta sobre su costado izquierdo y eleva las rodillas al pecho, con los glúteos apuntando hacia la orilla de la mesa quirúrgica.

Una vez este se encuentre en la posición adecuada, el médico procede a insertar un proctoscopio tibio y lubricado en el canal anal. A continuación sujeta la hemorroide con un fórceps así como con un dispositivo especial para crear y arrojar una luz infrarroja, que, como hemos adelantado, forma un coágulo en la base de esta.Este detiene la circulación de sangre hacia la hemorroide, provocando,d e esta manera, su muerte.

El mayor o menor grado de éxito de este tratamiento médico depende, en gran medida, de la experiencia del médico en la técnica. Además, tras la realización de este procedimiento, es necesario que el paciente realice una serie de cambios en su dieta, optando por un mayor consumo de alimentos ricos en fibra. Este aspecto es altamente favorable para lograr que el problema desaparezca por completo.

Una vez realizado el procedimiento, es habitual que los pacientes se sientan doloridos y presenten una leve incomodidad. También es frecuente la necesidad de evacuar con urgencia.

El sangrado anal es común hasta pasados entre siete y diez días tras la intervención, período durante el cual se caerá la pulpa venosa tratada. Por lo general, el sangrado es leve y se detiene por sí solo.

Riesgos y posibles contraindicaciones de la fotocoagulación infrarroja

Que es fotocoagulación infrarroja y como se realiza

Del mismo modo que la fotocoagulación infrarroja presenta una serie de beneficios, este tratamiento médico también tiene una serie de desventajas.

  • Dolor: Se trata de un tratamiento relativamente doloroso. Por norma general, el doctor receta un analgésico para aliviar los síntomas posteriores al mismo y este problema queda resuelto pero, sin lugar a dudas, no es una intervención no dolorosa.
  • Hemorroides grandes: Este procedimiento es efectivo en almorranas de pequeño y mediano tamaño. No obstante, las de tamaños grandes requieren de la ligadura de banda elástica u otras intervenciones.
  • Una sola hemorroide: Esta técnica no se puede emplear si nuestro cuadro hemorroidal es múltiple. La luz infrarroja únicamente se utiliza para una sola de ellas en cada intervención por lo que habría que realizar varias sesiones, con su correspondiente postoperatorio.
  • Cura: Elimina las hemorroides pero no las cura. Esto significa que si tu vena es propensa a la formación, en cualquier momento podría aparecer otro nuevo bulto.

Respecto a los riesgos de la fotocoagulación infrarroja, este procedimiento, al igual que cualquier otro tratamiento médico, no está exenta de ellos. Nos podemos encontrar con:

  • Dolor: El dolor de carácter agudo durante el procedimiento es uno de los principales riesgos de esta técnica. Los pacientes suelen sentir un dolor moderado y una cierta presión en la zona anal, los cuales desaparecen una vez transcurridas varias horas. Sin embargo, una mala gestión del dolor puede llevar a que nos mareemos o incluso nos desmayemos. En cualquier caso, el personal sanitario siempre se hace cargo del paciente por lo que este riesgo es fácilmente evitable.
  • Sangrado: Una vez tratadas, puede darse un poco de sangrado por el canal anal. Es muy bajo el porcentaje de casos en el que se presenta un sangrado abundante.
  • Infección: Se trata de una complicación muy poco común, pero que puede resultar potencialmente mortal si se confunde con simple dolor y no se trata.
  • Incontinencia: También podría causar dificultades a la hora de orinar.

La única restricción de este tratamiento es para aquellas personas que presentan almorranas de tamaño grande. En este caso, el procedimiento más recomendado es la ligadura con banda elástica u otro tipo de operación de hemorroides.


¿Has tenido que acudir a este tipo de intervención para solucionar tu problema de salud? ¿Fue exitoso el tratamiento? Cuenta tu experiencia, será de gran ayuda para nuestros demás lectores!

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😉

Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
【 FOTOCOAGULACIÓN INFRARROJA 】 ¿Sirve para Curar las Hemorroides?
Puntuación:
51star1star1star1star1star
¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 2 Media: 5]
Este artículo ha sido revisado por el equipo médico de Hemorroides.club

Comenta y participa

  ◀ Acepto los términos de privacidad

  1. Responsable: Hemorroides.Club
  2. Finalidad: Envío por email de noticias y novedades
  3. Legitimación: Tu consentimiento expreso
  4. Destinatario: Lista de suscriptores alojada en Wordpress
  5. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos