Tipos de grados en las hemorroides ¿Cuantos hay?

Las almorranas son venas inflamadas situadas en la zona rectal. Todas las personas que han sufrido este problema sabemos que son muy molestas y pueden provocar dolor, que puede llegar a ser crónico, si no se tratan a su debido tiempo. Es por ello que existe una clasificación en diferentes tipos de grados en las hemorroides, que son los que veremos aquí.

Para una primera clasificación más general, podemos dividir las hemorroides en dos tipos. Externas, que aparecen en la región perianal y en el canal del ano; internas, que aparecen en la zona inferior del recto; mixtas, cuando se unen los dos tipos.

Hemorroides de grado 1

En este grupo se encuentran las más leves. En ocasiones, ni siquiera son detectadas por los médicos porque suelen desaparecer sin necesidad de producirse una intervención o tratamiento. Se puede decir que una gran parte de la población mundial padece o ha padecido esta molestia, muchas personas ni han llegado a saber que tenían este tipo de dolencia de vena hemorroidal hinchada.

Se produce una pequeña dilatación del tejido del tejido varicoso provocando picor ocasional y pequeño sangrado, sobre todo al defecar. Son almorranas que no son visibles desde el exterior, de tamaño pequeño, completamente cubiertas por el ano y desaparecen sin necesidad de un tratamiento especial.

Los síntomas propios de este grado son:

  • Picor (a veces insoportable)
  • Pequeñas obstrucciones del conducto anal
  • Sangrado leve o inexistente con una pequeña aparición de mucosa

Aunque desaparecen, la parte negativa es que indica que puede haber más en el futuro. Si no se toman ciertas medidas puede darse una reaparición que quizá pase a otros grados. Por este y otros motivos, si sospechas que puedes sufrir este tipo de enfermedad, aunque sea únicamente en su fase inicial, lo más recomendable es acudir a tu médico de cabecera y pedirle una cita con el especialista para que pueda ayudarte.

Tipos de grados de las hemorroides internas externas

Recomendaciones y tratamiento

El tratamiento a realizar se basa en la modificación de ciertas conductas que afectan directamente a la aparición de estas. Lo más importante es llevar una dieta sana, huyendo de comidas picantes y pesadas. Se recomienda llevar una dieta muy alta en fibra.

Por otro lado, también es recomendable tomar mucho líquido para que las heces sean más blandas y puedan pasar sin problemas por el conducto anal. Esta ingesta de líquido no incluye el consumo de bebidas alcohólicas. Lo mejor es eliminarlas de la dieta pues afectan negativamente a todo el organismo.

Puedes cubrir toda la zona con pomadas antihemorroidales. Se compran en farmacia y no precisan de receta. De esta manera, en cuanto notes los primeros síntomas, conseguirás que tus hemorroides de grado 1 no pasen a grado 2 y puedan empeorar y acrecentar el problema.

No debemos olvidar que hay que seguir un procedimiento muy concreto para limpiarnos en el cuarto de baño. Es recomendable no comprar un papel higiénico demasiado fuerte, ya que puede provocar rozamientos en la zona y agravar la irritación de la piel. Es mucho mejor utilizar papel suave o toallitas húmedas que no contengan alcohol.

Almorranas de grado 2

El siguiente de los grados por su gravedad en esta enfermedad es el 2. Aquí ya se ha producido un crecimiento y aumento de tamaño por encima del esfínter. Es en este momento es cuando muchas personas se dan cuenta de que están afectadas por ellas y acuden al médico. Aún es un grado para el que hay solución rápida y no demasiado invasiva, pero no se debe dejar pasar más tiempo y tratarlas lo antes posible, lo mejor es acudir a un especialista.

Suelen aparecer al aumentar la presión en la zona del ano durante la defecación. Las hemorroides son empujadas al exterior y después vuelven al interior, autointroduciéndose cuando el esfuerzo finaliza, es por ello que aún en este grado, se considera almorranas internas.

A nivel interno

Las molestias a nivel interno son mayores que en el grado 1, pues en este momento el dolor es más grande y la incomodidad es mucho mayor. Los pacientes que las tienen muestran los siguientes síntomas:

  • Comezón
  • Ardor
  • Sangrado
  • Dolor
  • Secreción mucosa
  • Dificultades para mantener una buena higiene

La sangre que aparece es de color rojo intenso y solemos verla en el papel higiénico. Es muy importante continuar con la práctica de ejercicio para que el estómago se mueva y los alimentos vayan descendiendo por el intestino de forma más saludable sin riesgo de padecer estreñimiento. Así mejora la evacuación de las heces y se evita el dolor.

A nivel externo

A nivel externo, como ya hemos comentado anteriormente, se puede ver un bultito que sale al exterior en los momentos de esfuerzo durante la defecación, no obstante, estas vuelven por si solas al interior del canal anal tras el esfuerzo realizado.

Tratamientos y remedios

Para aliviar la inflamación lo mejor es hacer asientos de baño. Se trata de llenar una tinaja con agua caliente hasta los 10 cm de altura y sentarnos sobre ella durante unos 20 minutos, con tres repeticiones por día. Puedes añadirle infusiones como cola de caballo o castaño de indias. Sin duda es uno de los remedios naturales más efectivos contra las hemorroides.

Al finalizar este baño es muy importante secarse bien la zona con pequeños golpecitos con una toalla seca, sin restregar ni irritar la zona. Aunque parezca raro, podemos secar también con un secador de pelo para evitar el contacto con el área anal.

También se recomienda aplicar Hamamelis. Se usa impregnando un algodón en ella y humedeciendo la zona afectada. Estaremos utilizando un producto completamente natural, ya que son hierbas con un contenido alto en tanino. En este punto, ya se pueden comenzar a utilizar cremas con cortisona de las que encuentras de venta en farmacias. Este tipo de fármaco no debe utilizarse durante más de una semana porque puede atrofiar la piel en la zona del ano y causar efectos secundarios no deseados.

Hemorroides de grado 3

Este es uno de los tipos de grados en la enfermedad hemorroidal que hace que comencemos a acercarnos ya a un problema de gravedad más seria. La almorrana ya descienden por debajo del esfínter y tiene que ser empujada manualmente para ubicarlas en el interior del canal anal. Es en este momento, cuando aumenta el sangrado y se endurecen el resto de síntomas y molestias.

Internas

El dolor es mucho más constante y los sangrados son cada vez más abundantes y profundos. Nos encontramos ante un cuadro más severo de esta enfermedad y la asistencia al médico se hace prácticamente obligada.

Externas

Las hemorroides ya salen al exterior sin necesidad de que nos encontremos ante una situación de defecación o esfuerzo. Incluso se quedan en el exterior de manera continua, siendo necesario actuar físicamente sobre ellas y meterlas de nuevo a su lugar.

Recomendaciones y curas

Podemos comenzar a curar la parte externa de dos maneras diferentes:

  • Por un lado tenemos los remedios naturales o caseros, siempre efectivos si se consigue tener una continuidad en su tratamiento.
  • Por otro lado, se puede tomar medicación de farmacia.

*Incluso en algunos casos se recurre a una operación.

Algunos remedios caseros se suelen llevar a cabo durante la noche cuando ha pasado la jornada laboral y nos hemos dado una ducha. Este es el paso fundamental que tenemos que dar cada día para mantener los niveles de higiene cuando se padece un problema de hemorroides externas.

Justo antes de comenzar a secarnos, podemos poner la zona anal en remojo en agua tibia durante unos diez minutos. Podemos pasar a introducir en ese agua trocitos de aloe vera en infusión que encontraremos en cualquier herboristería. Tras pasar ese tiempo secamos la zona con pequeños golpecitos con una toalla suave sin frotar.

Las curas recomendadas por prescripción médica son de tres tipos diferentes:

  • Utilizar cremas específicas para esta dolencia
  • Toma de antiinflamatorios por vía oral
  • Realizar una intervención quirúrgica

El grado de cura que te prescribirá el médico depende de su exploración y estudio, pero la operación siempre es el último recurso. Generalmente solo se utiliza cuando llegamos a padecer el temido grado 4.

Almorranas de grado 4

Tipo de cirugía operación almorranas

Este es el nivel más alto y grave en el que se pueden encontrar las hemorroides. Éstas han prolapsado permanentemente y han sido empujadas fuera del ano. Ya no pueden ser empujadas al interior. Provocan muchísimo dolor hasta el punto de que el paciente no pueda sentarse y sea para él muy difícil incluso caminar.

Pueden sangrar mucho y causar fugas de moco anal. Son muy molestas porque también causan un alto grado de picazón y mucha irritación.

A nivel interno

A nivel interno lo más preocupante es el sangrado, pues ahí radica gran parte del sufrimiento que provoca esta enfermedad. Es muy duro porque todos los días visitamos el baño y ver eso es bastante desagradable, además ocurren complicaciones cuando queremos compatibilizar nuestra vida social con esta enfermedad, ya que en muchos casos las situaciones pueden llegar a ser lo menos que farragosas.

A nivel externo

En este caso ya es muy complicado solucionar la vena varicosa de otra manera que no sea mediante una operación. Esta operación se llama hemorroidectomía. Esta cirugía implica la extirpación de los paquetes hemorroidales y mayor o menor cantidad de mucosa y parte del canal anal y anodermo.

En un bajo porcentaje de los pacientes operados puede presentarse cierto grado de incontinencia y hasta un 25% pueden persistir con molestias al transcurrir cinco años desde que se produce la operación. El riesgo de recurrencia en pacientes que han superado correctamente la operación varía entre un 5 y un 20%.

El adelanto más importante que ha aparecido es la introducción de la cirugía con sutura mecánica (PPH: Procedimiento para el prolapso y las hemorroides). Esta técnica se vale del aparato de sutura mecánica para extirpar y corregir el prolapso mucoso y hemorroidal.

Lo que la hace mejor que la cirugía convencional es que evita el trauma quirúrgico del anodermo y no causa grandes niveles de dolor para los pacientes. Reduce el sangrado y evita el riesgo de que se produzca una trombosis. Además, no afecta a la continencia fina ni crea alteraciones esfinterianas.

Se puede decir que esta técnica hace algo parecido a un “lifting” en la zona del ano. Se hace en un ambulatorio y sólo precisa de una hospitalización inferior a 24 horas.

¿Eras consciente de los distintos grados de gravedad de las hemorroides? ¿Has padecido alguna vez esta enfermedad? ¿Que grado? Comparte tu experiencia con los demás miembros de la comunidad!

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😃

¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 8 Media: 4.3]
Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
Tipos de【GRADOS en HEMORROIDES】Grado 1 - 2 - 3 - 4
Puntuación:
51star1star1star1star1star
Únete al Club y di adiós a las hemorroides para SIEMPRE!

No spam guarantee.

Comenta y participa