Heces con sangre o alquitranosas ¿Es grave?

El color de las heces puede ser un claro indicativo de tu estado de salud. Además de ello, también es importante tener en cuenta otros factores como la forma, el tamaño y la textura. Gracias a estos factores puedes saber si padeces alguna patología relacionada con el sistema digestivo; en ocasiones son las heces con sangre el primer síntoma de que algo no va bien o, al menos, el primero al que le prestamos atención. Las heces con sangre pueden ser de colores muy diversos.  El mayor indicativo es que observes simplemente unas pocas gotas de sangre generalmente de color rojo en la superficie de las heces.

Los casos más graves se dan cuando las deposiciones son de color negro o alquitranosas, que pueden ser causadas por enfermedades como úlceras, melena o gastritis. La presencia de sangre en las deposiciones en la gran mayoría de ocasiones, no revisten de una gravedad extrema. No obstante, aunque el sangrado sea muy leve, es importante ponerse en contacto con el médico de forma inmediata. A continuación te explicamos todo lo relacionado con las heces alquitranosas de color negro, rojo etc o como comúnmente se puede decir, caca o popo con sangre: causas, síntomas, tratamiento, complicaciones…

¿Qué significa y porque aparecen heces con sangre al defecar?

Existen diferentes tipos y denominaciones médicas que nos indican la aparición de sangre en las heces:

  • Hematoquecia: Este tipo se refiere a que la sangre que acompaña a las defecaciones es de color tanto claro como oscuro.
  • Melena: Son las llamadas alquitranosas, son aquellas de color negro o oscuro, el olor es muy desagradable y es debido a hemorragias procedentes en el aparato digestivo superior.
  • Rectorragia: Aparecen con sangre de color rojo y fresco, son causadas por algún tipo de hemorragia o hemorroides.
  • Sangre oculta en las heces: La sangre no es visible a simple vista, se debe realizar un test llamado guayaco para detectarlas.

Como normal general, este tipo de patología son una señal de que existe un determinado problema en el tubo digestivo, pudiendo ir desde la boca hasta el ano. La cantidad de sangre presente nos indica en cierta medida la causa de tal patología; en ocasiones el sangrado es muy leve, se dan únicamente algunas gotas en el papel higiénico, mientras que en otras, este es intenso y continuo.

En cuanto a las heces negras, en prácticamente el 100% de los casos indican que la sangre tiene su origen en la parte superior del tracto gastrointestinal; es decir, en el esófado, en el estómago o en la parte superior del intestino delgado. Esta parece alquitrán, de ahí el nombre de heces alquitranosas. Generalmente, este tipo de heces tienen un olor muy desagradable. En la gran mayoría de casos, no revisten gravedad. No obstante, siempre deben ser revisadas por un médico para que determine el tratamiento oportuno.

Si estas tienen un color rojo brillante, la causa del sangrado está localizada en la parte inferior del tubo digestivo; en el intestino grueso, en el recto o en el ano. Este tipo de deposición se dará, por ejemplo, por hemorroides o fisuras anales como causas menos graves, aunque esto lo veremos a continuación.

¿Cuales son las causas de las heces con sangre fresca al evacuar?

Causas tratamiento sangre en las heces

Sobre las causas de las heces alquitranosas, pueden ser muy diversas, pues el tracto digestivo incluye varios órganos. Las explicamos a continuación, diferenciando las mismas en función del color de la sangre presente en las heces: rojo o negro.

Heces oscuras de color negro

El color más oscuro que pueden llegar a tener las deposiciones es precisamente este, el negro. Si en un momento dado has visto que tus heces tienen este color y parecen alquitrán, casi con total seguridad sufres un problema de salud que está relacionado con el intestino grueso o delgado; aunque, ojo, no tiene por qué ser grave.

El motivo del color no es otro más que la sangre se ha ido depositando en la materia fecal en los intestinos y, con el paso del tiempo, se ha ido oscureciendo.

Tus deposiciones serán muy oscuras si se dan los siguientes casos:

  • Vasos sanguíneos anormales, es posible que simplemente tengas vasos sanguíneos anormales, muy gruesos, frágiles o con cualquier otra característica que haga que el sangrado sea frecuente (aunque no suele revestir gravedad).
  • Los vómitos muy fuertes, pueden dar lugar a un desgarro en el esófago lo que haría que la sangre, fruto de una herida totalmente ocasional, descendiese por el tracto digestivo y la encontrásemos al defecar.
  • Puede existir una úlcera sangrante en el estómago que dé lugar a esas heces de color negro. Esta puede estar causada por muchos factores como el estrés o la comida picante. También, y de manera más puntual, puede darse por una infección con la bacteria Helicobacter Pylori.
  • La gastritis también es una causa de este tipo de deposición sangrante. Se trata de una inflamación de la mucosa gástrica, la cual se actúa a modo de barrera protectora del estómago contra los jugos gástricos.
  • El hecho de que las venas del estómago o el esófago estén dilatadas o sean demasiado grandes también pueden ser una causa de las heces oscuras. Estas venas sangran cuando se rompen y suelen venir derivadas por la hipertensión en la vena porta.
  • La rasgadura de Mallory-Weiss es otra causa de esta enfermedad. Se trata de una rasgadura en la membrana mucosa que une el esófago y el estómago. Es una patología bastante poco frecuente, que sólo se da en el 0,004% de los casos.
  • El consumo de ciertos alimentos o medicamentos también puede dar lugar a este tipo de deposiciones: regaliz negro, remolachas, arándanos, pastillas de hierro para tratar la anemia… Sin embargo, en este caso hablamos de algo puntual, unos 2 o 3 días y que no está relacionado con un problema orgánico que provoca el sangrado.

Heces con sangre de color rojo

Si la sangre presente en las deposiciones son de color rojo, es un indicativo de que esta proviene del intestino delgado, del intestino grueso, del recto o del mismo ano. Esta patología recibe el nombre clínico o término médico como hematoquecia. Sus causas pueden ser muy diversas, veamos cuales son:

  • Al igual que las anteriores, también puede deberse por tener vasos sanguíneos anormales.
  • Fisuras anales, las cuales pueden aparecer por el estreñimiento, diarreas crónicas o a coitos anales anormales. Estas son las dos principales causas, aunque pueden darse otras. La ventaja es que estas son fácilmente detectables.
  • Pólipos benignos o malignos en el intestino delgado.
  • Presencia de divertículos en el colon.
  • Las hemorroides son la causa de las heces con sangre de color rojo en más del 80% de los casos.
  • Infección en el intestino.
  • Enfermedades que afectan al intestino, como la enfermedad de Crohn.

Generalmente, es más habitual que el sangrado en las deposiciones al evacuar sean de color rojo que negro por el simple hecho de que las causas son más habituales, además la sangre suele ser fresca y reciente.

¿Como diagnosticar los síntomas de la aparición de sangre en las heces?

Un punto a destacar es que las heces con rastros de sangre, ya sea roja o negra, no siempre van acompañadas de algún síntoma. Es más, en muchas ocasiones son estas la primera señal de alerta de que algo no va bien en el intestino, sin que el paciente note nada más, ya que en la mayoría de las ocasiones no muestran dolor.

Algunos indicios que observados para diagnosticar esta patología son:

  • Sangre en el papel higiénico
  • Restos de sangre en la ropa interior, las sábanas o en la cubierta de cama
  • Franjas o líneas de sangre que envuelven las heces fecales
  • Sangre de color rojo brillante procedente del recto
  • Heces fecales de color rojo oscuro o negro
  • Mareos
  • En ocasiones, existe dolor abdominal
  • Vómitos con presencia de sangre

Destacamos que una de las patologías que causa las heces de color negro y que sí produce además otros síntomas es la gastritis. Las señales de alerta en este caso son las siguientes:

  • Malestar estomacal
  • Gases
  • Saciedad y pesadez
  • Hinchazón abdominal
  • Ardor de estómago

Una vez que el médico a tomado nota de estos síntomas procederá a realizar diferentes pruebas y exámenes físicos. Vayamos pues a verlos con detenimiento.

Diagnóstico y tratamiento de las deposiciones con sangre

Color de las heces que significa

Cuando acudes al médico por presentar este problema, en primer lugar te realiza una valoración para establecer las causas del mismo; y, en segundo lugar, en función de la valoración, determinará un tratamiento. Es decir, este último está supeditado al diagnóstico previo.

En la gran mayoría de ocasiones el sangrado rectal no es indicativo de ninguna enfermedad grave. No obstante, ante la más mínima gota de sangre por el ano es recomendable ponerse en contacto con el médico para que realice la valoración y las pruebas oportunas. Veamos que pruebas y exploraciones son las más habituales:

  • Anamnesis: Es como se conoce al cuestionario que realiza el médico sobre la enfermedad, es decir, a la recopilación de datos. Te hará una gran cantidad de preguntas variadas como el tipo y la frecuencia del sangrado, el olor de las heces, qué tipo de alimentación sigues, si hay o no en tu familia antecedentes de cáncer colorrectal, qué síntomas acompañan al sangrado… De esta manera, el médico puede determinar las pruebas a realizar, es por ello que hay que ser lo más sincero y claro posible en las respuestas.
  • Exploración física: En segundo lugar, el facultativo, y sólo este, procederá a un examen físico, el cual se divide en dos grandes bloques. Por un lado, la palpación abdominal para determinar si hay algún punto doloroso. Y, por otro lado, la inspección anal mediante el tacto rectal para valorar si existe sangre o tumor en el recto, así como la presencia de hemorroides o fisuras anales.

En función de las respuestas que hayas dado en el cuestionario, así como de la exploración física, el médico determinará a qué pruebas complementarias debes someterte: colonoscopia, hemograma, pruebas de coagulación… Son varias y se realizan siempre por probabilidad de existencia de una u otra patología o enfermedad. Algunas de las pruebas más habituales ante heces con restos de sangre son:

  • Angiografía: Se trata de un examen de rayos X con contraste para observar el interior de las arterias. La angiografía del colon o del intestino delgado se denomina angiografía mesentérica.
  • Colonoscopia: Consiste en un examen que permite visualizar de forma integral el interior del colon y el recto.
  • EGD: Una prueba que busca inspeccionar el revestimiento del esófago, el estómago y la primera parte del intestino delgado. El nombre de la prueba es esofagogastroduodenoscopia.
  • Coprocultivo: Consiste en un examen de laboratorio para determinar si existe algún tipo de organismo o bacteria en las heces que pueda estar causando el sangrado,se denomina “prueba de sangre oculta en las heces”.
  • Endoscopia: Un examen donde se exploran las cavidades del cuerpo mediante endoscopio, en este caso, las del aparato digestivo.

Tratamiento

El tratamiento de las deposiciones con sangre, ya sea de forma visible u oculta, depende fundamentalmente de su causa; es por ello que es tan importante que el diagnóstico sea correcto. Por lo tanto, en función de la valoración que haya realizado el médico, establecerá un determinado tratamiento para remediar y curar las evacuaciones sangrantes.

Veamos su causa y tratamiento:

  • Si la causa de las mismas es el cáncer de colon, en función de la tipología y el grado del mismo, se recurre a cirugía o a tratamiento con quimioterapia o radioterapia.
  • Si las pruebas determinan que las heces con sangre tienen su origen en las hemorroides o almorranas, el tratamiento consiste en un crema o pomada para desinflamar la zona. Además, el médico suele recomendar lavados con agua fría y una dieta rica en fibra, evitando alimentos picantes y sazonados, así como ricos en grasas.
  • En el caso de la presencia de varices en el esófado, estas se tratan mediante endoscopia. Esta es una de las causas de la hematoquecia más habitual en pacientes mayores de 50 años.
  • Si el motivo es otro como el sangrado de vasos sanguíneos o venas estomacales, es muy posible no recibir tratamiento e ir cambiando algunos hábitos de vida que puedan estar alterando el correcto funcionamiento del organismo.
  • Ante infecciones, será necesario conocer qué las provoca para comenzar con el tratamiento adecuado.

Algunos consejos, tratamientos y remedios naturales

Aunque en ocasiones las enfermedades y patologías que pueden dar lugar a hacer este tipo de deposiciones son inevitables, hay una serie de consejos que conviene tener en cuenta para llevar un estilo de vida saludable y, con ello, minimizar las probabilidades de que aparezcan heces sanguinolentas.

  • Por un lado, es muy importante mantenerse siempre bien hidratado, sobre todo en verano.
  • Por otro lado, es recomendable llevar una dieta con alimentos ricos en fibra como las alcachofas, las frambuesas o los kiwis, entre otros muchos; tanto el agua como la fibra ayudan en gran medida a ablandar la materia fecal.
  • Y, por último, la práctica de ejercicio de forma frecuente es un hábito 100% recomendable ya que ayuda a que las heces se desplacen, evitando así el estreñimiento; recordemos que es precisamente el estreñimiento una de las principales causas de las hemorroides y, con ello, de fisuras y otros problemas relacionados.

Con estos consejos no estamos evitando las enfermedades y patologías anales que provocan este problema pero sí podemos suavizar los síntomas y mejorar con ello la calidad de vida.

Posibles complicaciones de la aparición de sangre en las heces

Aunque en muchos casos las heces con sangre no son un indicativo de una enfermedad grave, ante la más mínima señal de alerta es muy importante ponerse en contacto con el médico. Este tipo de heces alquitranadas, cuando son oscuras o de color negro, pueden ser síntoma de patologías como las úlceras sangrantes o varices en las venas del estómago; patologías que si se tratan a tiempo no son graves, pero que si van empeorando por el paso del tiempo pueden desencadenar patologías fatales para la salud.  Es por ello que resulta tan importante consultar cuanto antes con un médico ante este tipo de deposiciones.

Pongamos como ejemplo los pólipos en el colon. Cuando se detecta la presencia de sangre en las heces y se acude al doctor, este, entre otras pruebas, puede pedir una colonoscopia. Si esta detecta que existen pólipos en el colon, en la gran mayoría de ocasiones se trata de pólipos benignos, los cuales se eliminan incluso durante el propio examen. Sin embargo, si esos pólipos benignos no desaparecen del colon, el riesgo de que se conviertan en malignos con el paso del tiempo es considerable.

Sucede exactamente lo mismo con otras enfermedades como el cáncer de colon. En los tumores malignos, las probabilidades de supervivencia a largo plazo son en muchos casos directamente proporcionales al pronóstico precoz de las mismas.

¿Alguna vez has padecido esta sintomatología? Cuenta tu experiencia con los demás miembros de la comunidad, entre todos ayudamos más y mejor a vivir con buena salud!

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😃

¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 1 Media: 5]
Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
【HECES con SANGRE o ALQUITRANOSAS】Todo lo que debes Saber
Puntuación:
51star1star1star1star1star
Únete al Club y di adiós a las hemorroides para SIEMPRE!

No spam guarantee.

Comenta y participa