Herpes anales ¿Qué son y cómo podemos eliminarlos?

Los herpes anales no son más que virus herpes simple de tipo 2 o VHS-2 que brotan en la zona anal y también, en ocasiones, dentro del recto. Por lo general, es muy similar a cualquier otro herpes (genital, orgal, cutáneo simple, etc). Como ocurre con el resto de virus, el herpes no tiene una cura como tal; no hay nada que lo “mate”.

Lo que sí se hace es tratar sus síntomas, de manera que estos dejen de ser tan molestos. Nos encontramos con que esta enfermedad vírica puede remitir, pero quedando latente en nuestro organismo. Esto significa que una vez que nos hemos contagiado, podemos volver a tener brotes de herpes a lo largo de toda nuestra vida.

¿Cuáles son las causas de la aparición de herpes en el ano?

La causa del herpes anal es el contagio por exposición directa al virus. Si la zona mucosa anal o genital (o cualquiera con laceración) entra en contacto con la piel o mucosa de alguien infectado o con sus secreciones (incluso si su herpes no se encuentra activo) es más que probable que nos contagiemos.

También es posible que se dé el autocontagio. Esto es, que sufras de herpes simple en otra zona y este se expanda al trasladarse el virus, mismamente con nuestras propias manos.

Si un recién nacido sufre de herpes (anal o de cualquier otro tipo), la causa más probable es que su madre, durante el parto, se lo haya transmitido. Destacamos que, el contagio en bebés puede llevar incluso a la muerte.

¿Qué síntomas tenemos cuando sufrimos de herpes anales?

Sintomas de los herpes anales y genitales

  • Úlceras, llagas , ampollas o abultaciones y erosiones de la piel: Es muy común que aparezcan unas burbujas, en principio, de piel, que acaban por ulcerar. Generalmente se dan en agrupaciones. La piel puede erosionarse alrededor o incluso si estas llaguitas no llegan a aparecer. Para brotes secundarios y terciarios, es posible que sólo advirtamos prurito.
  • Mialgia y cefalea: Por lo general, sólo se padecen con el primer contagio.
  • Inflamación: El rascado, la infección por bacteria añadida o la propia gravedad del resto de síntomas puede llevar a que la zona anal se inflame.
  • Dolor: Puede darse o no, pero casi seguro lo padecerás si ulceras. También es más evidente al defecar, a la palpación y al realizar esfuerzos.
  • Picazón o comezón: También dependiendo del tipo de abultaciones que tengas, y del estado general de la piel, vas a notar comezón o picazón en el ano.
  • Fiebre: Suele aparecer fiebre en el primer brote. Después, es prácticamente seguro que, durante otros brotes, no la sientas.

¿Cuál es el mejor tratamiento para eliminar este tipo de herpes?

Los herpes anales no tienen cura. Esta enfermedad se da por brotes que, como hemos indicado anteriormente, pueden desaparecer. Esto puede ocurrir durante un mes, un año o una década. Es posible, efectivamente, que este no vuelva a aflorar, sin embargo, el virus queda latente en nuestro organismo de por vida.

Los brotes suelen terminar cuando una ampolla se ulcera, explota, se encostra y se cura. En ocasiones, el tratamiento puede ser este, siempre bajo el mando de un profesional que se asegure de la idoneidad de las prácticas manuales a realizar y trabajando en un ambiente libre de gérmenes que nos asegure que no se producirá una infección por agentes externos.

Esto es, es posible que el doctor, en función de tus circunstancias, propicie la ulceración de las magulladuras de la zona con la esperanza de que el brote remita. Indicar que, por desgracia, esta práctica no asegura este resultado.

Lo que sí se hace es tratar los síntomas del herpes anal, de manera que estos sean menos desagradables para quien los sufre y que, del mismo modo, se calme la piel y deje de sufrir.

  • Dolor: Por lo general, se recomienda tomar ibuprofeno (o paracetamol si se tienen problemas de coagulación). También es común aplicar frío en la zona para calmarlo. También existen algunos medicamentos antivirales. Sin embargo, su única función para por aliviar las molestias.
  • Antibiótico: Si se llegan a tener llagas que ulceran, habrá que eliminar la infección con el uso de antibióticos. En este caso, se recetan pomadas de aplicación directa en la zona que incluyen en su composición otros ingredientes que benefician el alivio de otros síntomas.

Medidas de prevención para evitar la aparición de herpes en la zona anal y genital

Los desencadenantes de un nuevo brote de herpes anal son, por lo general, la irritación, la alteración del sistema inmune y debilidad de la zona, la menstruación, las lesiones y la exposición al virus activo. Por ello, las principales medidas de prevención de este virus pasan por evitar, dentro de lo posible, que estos factores aparezcan (a excepción de la menstruación, claro está).

Prevencion contra el herpes anal

Eliminar la irritación en la zona y las lesiones

  • Cambia tu ropa interior por prendas de tejido natural, preferentemente de algodón.
  • Cambia tu ropa interior a diario.
  • Opta por tampones o copas menstruales durante el sangrado.
  • Aplica una mínima cantidad de vaselina al defecar para que las heces no rasguen la zona afectada.
  • Utiliza, siempre que puedas, prendas de vestir sueltas, evitando jeans ajustados, leggins, panties, etc.
  • Utiliza gel puro de aloe vera y otros remedios naturales regeneradores como la infusión de ortiga o el masaje con pasta de salvado.
  • Limpia la zona con agua y jabón especial.
  • No frotes la zona con papel higiénico tras ir al baño. Utiliza una toalla individual para dar toques a tu piel a la hora de secarte.
  • Evitar el sexo anal y otras actividades de presión, abrasión y empuje.
  • Obviamente, no te rasques la zona.

Fortalecimiento del sistema inmune asociado a este problema

  • Encontramos ciertos fármacos que ayudan, en la medida de lo posible, a evitar que se pueda dar un nuevo brote. Su acción principal consiste en fortalecer el sistema inmune.
  • Por otro lado, será necesario eliminar el cansancio extremo. Los adultos, se diga lo que se diga, deben dormir 7 u 8 horas cada día. Este sueño deben coincidir con las horas de penumbra.
  • Para que nuestro sistema inmune no flaquee debemos evitar el estrés. Este control es vital. Atacar este problema depende, por supuesto, de los motivos que te causen estrés a ti en particular. Grandes ideas generales son el cambio de punto de vista general hacia los aspectos de la vida, la toma de decisiones menos extremas, la delegación de tareas en otras personas, el apoyo moral y psicológico, el aprendizaje de nuevas disciplinas, la práctica de otros hobbies, etc.
  • Dieta de refuerzo. Como siempre decimos, una dieta equilibrada es, junto con la hidratación, el pilar base de la salud. En este caso, optaremos por aumentar el consumo de alimentos con vitamina B, C y E, antioxidantes y aquellos que favorecen la producción de glóbulos blancos. Estos son frutos secos (especialmente, almendras), cítricos (pimiento, limón), vegetales (champiñón, repollo, zanahoria, espinacas) y la lenteja.

Fortalecimiento de la zona

  • Siempre que puedas, mantenla al aire. Tapar la zona puede protegerla momentáneamente pero hace que esta se reblandezca. La zona desnuda o cubierta por prendas transpirables secará fácilmente.
  • Utiliza fármacos reparadores (sólo en caso de que, por tu cuadro sintomático, y previo consejo de tu médico, no sea contraproducente).
  • Evidentemente, para que la piel no se debilite, debemos evitar que se infecte. Para ello, deberemos limpiarla adecuadamente.
  • También se pueden usar ciertos fármacos cicatrizantes.

Menstruación

En cuanto a este factor, lo único que podemos hacer es recomendar, siempre que un facultativo que conozca tu cuadro médico no indique lo contrario, el uso de píldoras anticonceptivas, que son capaces de regular en tiempo y cantidad los episodios mensuales de sangrado.

No exposición

Por último, no podemos dejar de comentar que, para prevenir sufrir un brote de herpes anal, en especial si ya lo tenemos latente, debemos evitar exponernos al virus en activo. Ello se hace utilizando condones de látex o, directamente, no teniendo relaciones sexuales (ni de contacto casual de ningún tipo) con personal infectadas.


¿Padeces de esta enfermedad y no sabes como tratarla con éxito? ¿Cuales han sido tus síntomas y como has podido acabar con ellos? Danos tu opinión y experiencia ante esta enfermedad, seguro será de gran ayuda para los demás lectores.

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😉

Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
【 HERPES ANALES 】 ¿Que son y como podemos tratar sus Síntomas?
Puntuación:
51star1star1star1star1star
¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 2 Media: 5]
Este artículo ha sido revisado por el equipo médico de Hemorroides.club

Comenta y participa

  ◀ Acepto los términos de privacidad

  1. Responsable: Hemorroides.Club
  2. Finalidad: Envío por email de noticias y novedades
  3. Legitimación: Tu consentimiento expreso
  4. Destinatario: Lista de suscriptores alojada en Wordpress
  5. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos