¿Como tratar las hemorroides infectadas con pus?

Las almorranas son las venas dilatadas que se encuentran en la zona anal; pueden ser internas, en la zona inferior del recto, o externas, rodeando el ano. Son más habituales en personas de más de 50 años, y afectan de la misma manera a hombres y mujeres. Sin embargo, algo tienen en común, que pueden infectarse. Veamos cómo tratar las hemorroides infectadas.

A pesar de no ser una patología grave, sí resultan muy dolorosas y molestas, sobre todo si se han infectado, pues además del propio malestar de estas, tenemos que lidiar con el dolor y la picazón de la herida. No es demasiado habitual que se infecten, pero puede ocurrir y es muy importante saber cómo tratarlas, pues hacerlo cambiará considerablemente nuestra calidad de vida, además de, por supuesto, evitar que esa infección puede ir a más.

¿Cuáles son los síntomas de las hemorroides?

Las señales de alerta que nos indican que estamos sufriendo este problema pueden ser varias.

  • En ocasiones se da un pequeño sangrado rectal al defecar; unas pocas gotas de sangre en el papel higiénico o en el inodoro.
  • También es posible sufrir de sangrado sin ir al baño y encontrarse sangre en la ropa interior.
  • Además, puedes notar un pequeño bulto sensible alrededor del ano, en el exterior o justo en su entrada.

Si notas alguno de estos síntomas, es muy importante que te pongas en contacto con tu médico cuanto antes. En el caso de que sean hemorroides externas, bastará con que este realice una inspección visual para detectarlas. Si son almorranas internas, te realizará un examen rectal o te citarán para una colonoscopia; se trata de una prueba médica que sirve para observar de forma detallada el interior tanto del recto como del ano. Es posible que proponga algún otro examen médico especializado para un diagnóstico más concreto.

¿Qué son y cómo se detectan las hemorroides infectadas?

Infección con pus de hemorroides síntomas fiebre

La importancia de acudir al médico rápidamente ante la más mínima señal de almorranas no viene dada por la importancia de la patología en sí (que en la mayoría de las ocasiones no revierte gravedad aunque esto dependerá del tipo de grado que padezcamos), sino por el riesgo de que estas se infecten o que, de hecho, ya se encuentren infectadas.

Bien es cierto, que a veces creemos padecer de esta enfermedad, pero debido a la gran cantidad de similitudes que tienen con un absceso anal las podemos confundir, sobre todo cuando existen una infección y una aparición de pus. Otras ocasiones, la infección puede pasar desapercibida y sólo es diagnosticada cuando el facultativo realiza un examen minucioso.

En cuanto a los síntomas característicos de la infección, son los siguientes:

Como ocurre ante cualquier infección, la reacción de nuestro organismo es luchar contra los agentes que la producen, lo cual hace que aumente nuestra temperatura.

  • Aumento de la temperatura corporal de forma repentina, generalmente a más de 38 grados centígrados. 
  • Incremento del dolor en la zona del ano.
  • Secreciones en forma de supuración de pus.
  • Evidentes heridas abiertas.
  • Escalofríos.
  • Fiebre.
  • Sudoración.

El diagnóstico de la infección hemorroidal lo realiza el médico; lo más habitual es que tome una muestra de la secreción del área afectada para determinar de qué tipo de infección se trata.

¿Por qué se infectan?

Es posible que una vena hemorroidal se infecte si simplemente se dan episodios recurrentes de esta, es decir, que notemos sus síntomas a menudo, sobre todo el sangrado, pues no deja de ser indicativo de la rotura de una parte de piel, aunque sea ínfima. Continuos roces con la piel de la zona rectal, ya de por sí más delicada y fina, junto con los molestos picores que nos incitan a rascarnos la zona más de la cuenta, son factores que hacen que aumenten una posible infección hemorroidal.

La curación de la herida durante un tiempo prolongado también puede dar pie a que se dé este agravamiento, ya sea por el uso excesivo de una composición fuerte para nuestro cuerpo o por el simple hecho de mantener la zona constantemente expuesta y humedecida.

Finalmente, el uso de medicamentos inadecuados también puede terminar por producir una infección. Es por ello que debemos informar siempre a nuestro médico si descubrimos algún cambio no favorable con nuestro tratamiento o vemos que, tras un período de tiempo considerable, no se dan mejoras.

Otro aspecto importante es la higiene, y es que esta juega un papel muy importante en la posible infección, tener unos buenos hábitos higiénicos en la zona anal, antes, durante y después de la defecación, hará que disminuya la posibilidad que aparezca supuraciones de pus debido a una infección no deseada.

¿Cómo tratar las almorranas infectadas con pus?

En cuanto al tratamiento de las hemorroides infectadas, podemos decir que se divide en dos:

Por un lado, el propio tratamiento médico; generalmente consiste en antibióticos y pomadas o geles para tratar la zona afectada.

  • Por supuesto, hacer caso de las indicaciones médicas y consultar cualquier cambio o alteración para considerar los cambios oportunos en el tratamiento.
  • También habrá que acudir a las revisiones que se impongan. Esto es esencial, además de para regular el tratamiento, para comprobar cómo avanza la infección; si se mantiene, mengua o, por el contrario, sigue agravándose.

Y, por otro lado, algunos remedios caseros que vienen muy bien para mitigar el dolor y que, de esta manera, el proceso de curación resulte más llevadero.

Compresas frias tratar hemorroides infectadas

  • Lavado de la zona anal: Uno de los mejores tratamientos caseros para este problema consiste en lavar la zona anal con agua tibia. Conviene evitar el uso de jabón y papel porque la infección puede empeorar.
  • Compresas frías: Otra buena idea es la colocación de compresas frías durante 15 o 20 minutos sobre la zona afectada; 100% recomendable porque proporciona muchísimo alivio y, además, reduce la hinchazón.
  • Laxantes: También es habitual la toma de laxantes, generalmente recetados por el médico. De esta manera, las heces son más blandas, causando menos molestias y reabertura de heridas y, además, las evacuaciones se dan con mayor frecuencia.
  • Dieta: El consumo de alimentos ricos en fibra puede ser de gran ayuda a la hora de tratar las almorranas. Y, sobre todo, conviene evitar alimentos picantes o sazonados.

La combinación de ambos tratamientos es clave para que los pacientes vuelvan a recuperar su estado de salud habitual. A pesar de que, tal y como hemos señalado, este tipo de complicación no es demasiado frecuente, existe, y merece la pena saber cómo tratarla para evitar sus desagradables síntomas.

¿Hay que recurrir a la cirugía para curarlas?

En los casos más graves de hemorroides infectadas, aunque no suele ser lo más habitual, es necesario recurrir a la cirugía. Se suele dar en pacientes con almorranas del grado IV, que son las más graves; las venas dilatadas se quedan en el exterior, causando una gran molestia a quien las padece y siendo las que más se infectan. La intervención quirúrgica se denomina hemorroidectomía y tiene una tasa de éxito del 95%, eliminando la vena prolapsada y, por supuesto, la infección. Si te interesa saber que son las hemorroides en profundidad haz click en enlace.

¿Las hemorroides se pueden convertir en cáncer?

Es una pregunta recurrente de muchos de nuestros lectores. De la misma manera que los pólipos benignos del colon, con el paso del tiempo pueden convertirse en malignos, son muchos los que se preguntan si las almorranas pueden convertirse en cáncer.

La respuesta es no. No obstante, los síntomas que produce una infección grave y persistente pueden ser bastante similares a los tumores del intestino delgado o grueso, sobre todo en tumores malignos de recto y ano. Es por ello que resulta de lo más recomendable consultar con un médico ante el más mínimo sangrado rectal.

En muchas ocasiones este tipo de infección en la zona anal corresponde con un absceso perianal, en otras a hemorroides, es por ello que conocer sus diferencias nos puede ayudar a buscar un mejor tratamiento ¿Nos cuentas tu experiencia o dudas?

Si te ha servido de ayuda comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😃

¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 3 Media: 4]
Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
【HEMORROIDES INFECTADAS con PUS】¿Como podemos tratarlas?
Puntuación:
51star1star1star1star1star
Únete al Club y di adiós a las hemorroides para SIEMPRE!

No spam guarantee.

Comenta y participa