¿Cuáles son los síntomas de las hemorroides inflamadas?

Aunque hablamos de una patología que suele ser muy evidente, lo cierto es que es probable que gran parte de la población sufra o haya padecido de esta enfermedad en algún momento de su vida, aunque en muchos casos no somos conscientes de este hecho, y lo achaquemos a otras dolencias, es por ello que conocer esta patología nos dará cierta ventaja a la hora de tratarlas.

Con este artículo vas a saber si los síntomas corresponden a esta enfermedad anal, pues te hablamos de cuáles son los síntomas de las hemorroides inflamadas y de qué manera puedes luchar contra sus molestos efectos. Comencemos por explicar qué son las hemorroides inflamadas.

¿Qué son las hemorroides inflamadas?

La parte final del aparato digestivo está formada por arterias y venas llamadas hemorroidales. Éstas impiden el retorno de la sangre cuando esta sigue una dirección contraria a la gravedad. Cuando las venas enferman y dejan de funcionar eficientemente aparecen las varices, donde la sangre se queda congestionada. En las hemorroides sucede lo mismo. Las venas se quedan congestionadas, la sangre se estanca y aumenta el riesgo de trombosis y sangrado.

Las hemorroides son, por tanto, venas inflamadas que se encuentran en la cavidad anal. Con el paso del tiempo se hacen más grandes y al hincharse, causan dolor y mucho picor. Esto genera una situación bastante incómoda para los pacientes que las sufren, pues es muy complicado mantener un estilo de vida que palíe en cierta medida sus dolencias, al contrario, el trabajo, el estrés, la vida social… todo ello hace que estas empeoren, inflamándose más y produciendo un mayor dolor, muchas veces hasta el punto de que se debe realizar una cirugía u operación para eliminarlas, a esta intervención se la conoce como hemorroidectomía.

Hemorroides almorranas inflamadas hacia afuera

Las almorranas se clasifican en:

  • Internas, aquellas que se producen dentro del recto sin salir hacia afuera.
  • Externas, cuando salen al final del canal anal pasando a considerarse hemorroides prolapsadas o externas.

También se clasifican en grados, sin que ambas clasificaciones sean incompatibles:

  • El grado uno hace referencia a aquellas que aún no son visibles y solo se notan al percibir sangre en el papel higiénico tras las deposiciones.
  • A continuación pasan a nivel dos, donde comienzan a molestar un poco, pero salen muy poco al exterior y vuelven automáticamente dentro sin necesidad de ayuda.
  • Si son de grado tres  ya salen fuera del ano y solo las puede introducir manualmente en el canal anal el propio afectado.
  • Finalmente tenemos el grado cuatro. En este caso, las hemorroides inflamadas por completo se han descolgado y se mantienen fuera del ano continuamente; lo habitual es que provoquen un gran dolor y mucha comezón.

A partir del grado dos es cuando las hemorroides comienzan a inflamarse y a causar dolor y comezón, sangrado y demás síntomas que pasaremos a describir. En este momento hay que preocuparse mucho de ellas y tratar de encontrar una solución para aliviar al paciente y logar desinflamar las hemorroides para que no avancen y se agraven más. Si tienes interés en conocer cual es el aspecto de esta patología en su fase de inflamación, entra aquí, en las fotos e imágenes reales de las hemorroides.

Principales síntomas de las hemorroides inflamadas

Las almorranas pueden provocar síntomas o no, dependiendo del grado en el que se encuentren, conozcamos cuales son los más comunes según su estadio o nivel de gravedad:

  • Por lo general, las de grado uno suelen pasar completamente desapercibidas para los pacientes. Un indicador que podemos observar es que exista una presencia de sangre alrededor de las heces que acabamos de expulsar o alguna gota o coloración rosada en el papel higiénico o toallita húmeda.
  • Las hemorroides internas únicamente causan dolor en el caso de que se produzca una trombosis o cuando el esfuerzo realizado al defecar, haga aflorar a dicha vena al exterior, volviendo inmediatamente hacia adentro, o también cuando el propio esfuerzo produzca sangrado.
  • Las clasificadas en los niveles tres y cuatro pueden llevar asociada una presencia de corrimiento mucoso y un proceso de incontinencia fecal. Esto provoca una gran irritación y molestias en toda la zona.
  • Las hemorroides prolapsadas ya traen consigo asociada una gran sintomatología. Pueden provocar dolor al sentarse y durante la evacuación, pero también lo producen sin ir al baño, en tu día a día.
  • Otro síntoma es el llamado prurito anal. Éste se caracteriza por generar una picazón tremenda en la zona, que a la larga deriva en otras complicaciones.
  • También puedes notar una sensación de vaciado rectal incompleto tras haber realizado una defecación. Esto las mujeres pueden identificarlo con la sensación de orina continua cuando se tiene una infección.
  • En ocasiones, se da la sensación de tener un cuerpo extraño en la cavidad anal o en el propio ano.
  • También se suele producir un sangrado rectal leve. Aunque se corte rápidamente, es muy importante tratarlo para que no se convierta en continuo; es la única manera que tenemos de evitar una anemia y otros muchos problemas de gravedad variable relacionados con el sangrado continuado.

Por otro lado, sufrir sangrado rectal no siempre implica la existencia de venas hemorroidales inflamadas o hinchadas. No olvides que debes consultar siempre al médico especialista, porque este síntoma puede ser señal de otro tipo de enfermedades y patologías de gravedad importante: infecciones, cáncer de recto, fisura anal. Por ello, ante la más mínima observación, pide cita con tu médico de cabecera para que te pueda realizar una exploración y darte un diagnóstico que te hará salir de dudas y, en caso de ser necesario, comenzar el tratamiento correspondiente.

Complicaciones de las hemorroides grado 4

Como son las hemorroides inflamadas fuera del ano

Cuando nos encontramos en el caso de padecer una hemorroide de grado cuatro hay que tener mucho más cuidado con el tema de la higiene pues estas hemorroides se erosionan muy rápido debido a la limpieza con el papel. Se da el caso de que aparecen eczemas en la zona con constante exudado de líquido. Esto provoca las temidas fisuras anales.

Al ser zona de tránsito de heces, existen abundantes bacterias que pueden llegar a infectar las hemorroides inflamadas que se convierten en herida. Formarán bolsas de pus que deberán ser eliminadas mediante una intervención quirúrgica. La peor consecuencia de ello es que se pueden crear conductos que unen la piel con el recto (fístulas anales).

Cualquiera de estas u otras complicaciones deben ser tratadas inmediatamente, sobre todo en personas que tienen antecedentes familiares que padezcan hipertensión, ya que tienen un riesgo muy elevado de que la situación se complique en un corto período de tiempo. Aunque por lo general las hemorroides no son una patología grave, sí pueden convertirse en ello cuando estas se inflaman y llegan a considerarse de grado 4, en determinadas circunstancias por lo que, ante el menor síntoma, lo ideal es ponerse en manos de profesionales.


Las almorranas en su fase más aguda de inflamación pueden llegar a ser peligrosas ¿Has sufrido de estas en este nivel de gravedad? ¿Cual fue tu experiencia y el tratamiento a seguir? Comenta para ayudar a los miembros de la comunidad!

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😉

Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
Síntomas de las HEMORROIDES INFLAMADAS ¿Son peligrosas?
Puntuación:
51star1star1star1star1star
¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 41 Media: 3.2]
Este artículo ha sido revisado por el equipo médico de Hemorroides.club

Comenta y participa

  ◀ Acepto los términos de privacidad

  1. Responsable: Hemorroides.Club
  2. Finalidad: Envío por email de noticias y novedades
  3. Legitimación: Tu consentimiento expreso
  4. Destinatario: Lista de suscriptores alojada en Wordpress
  5. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos