¿Para qué sirve un laxante ablandador de heces? ¿Son útiles para ir al baño con regularidad?

El estreñimiento es una dolencia que afecta a muchas personas, aunque sean pocos los que lo reconozcan. No sólo es el dolor lo que motiva a los pacientes a recurrir a remedios rápidos, sino el malestar y la sensación de llenazón que les persiguen durante todo el día. Los médicos especialistas no lo consideran una enfermedad en toda regla, pero si que dan consejos para que se pueda luchar contra esta dolencia. Uno de ellos es el uso de un laxante ablandador de heces, un remedio básico pero efectivo que nos ayuda a aliviarnos en el baño, algo que, para muchos, supone una enorme mejora en su calidad de vida.

La aparición en el mercado de los ablandadores fecales ha sido un gran descubrimiento y una solución muy buena para hacer frente a un problema que puede derivar en patologías mucho más graves como las hemorroides, la impactación fecal, etc. En los siguientes párrafos se va tratar todo lo que se conoce sobre esta rápida y efectiva solución y su uso para facilitarle la labor a quien necesita ir al baño y no puede.

¿Qué es un ablandador fecal?

Este es una solución que puedes adquirir en cualquier farmacia y que sirve, como su propio nombre indica, para reblandecer las heces, de manera que podamos evacuarlas de manera más sencilla, sin grandes esfuerzos. Generalmente, suele adquirirse con receta médica, aunque existen algunas marcas que no precisan prescripción y que se pueden adquirir por consejo del farmacéutico.

Por lo general, se utiliza para aliviar todos los problemas que causa el estreñimiento. Este se produce en el momento en que las heces están más duras y secas, de ahí que se haga muy complicado poder expulsarlas. Esto puede provocar un problema de distensión abdominal, acompañado de dolor, sangrado por desgarro de la mucosa anal y un sobreesfuerzo en el momento en que se desean expulsar las heces, algo que, por otro lado, no suele ser exitoso.

El ablandador de heces es un solución para ese problema que se puede adquirir en varios formatos, tanto en líquido como en forma de píldora o en polvo, escogiendo la manera más sencilla de tomarlo por parte del paciente.

Uso de laxantes para dolor de tripa

En el caso de padecer dolor de barriga, vómitos prolongados o náuseas, es mejor no tomar el fármaco y acudir directamente al médico especialista para que este sea quien pueda ayudarnos y explicarnos los cuidados necesarios para que nuestro cuerpo vuelva a su ser habitual.

Tampoco debe tomarse este medicamento durante un tiempo superior a una semana, ya que entre el segundo y el quinto día es cuando comienza a notarse su efecto en el organismo. Después de una semana de toma de reblandecedor aún nos quedarían varios días para notar su efecto final.

Existen otro tipo de laxantes que no tienen el resultado inmediato del reblandecimiento, si bien, sí tienen la misma finalidad, provocar la expulsión de excrementos de manera más sencilla.

¿Que usos podemos darle a este tipo de laxantes?

Los ablandadores de heces tienen dos usos principales, que pasaremos a detallar a continuación:

  • Por un lado, sirven para hacer que las heces se diluyan un poco y así su camino al exterior sea mucho más sencillo y menos doloroso.
  • Por otro lado, hay un tipo de laxantes como, por ejemplo, Perdiem o Metamucil, que se utilizan principalmente para hacer llegar agua al intestino y que así las heces ganen en volumen y salgan de forma más sencilla al exterior, al quedarse estas, como su propio nombre indica, mucho más blandas.

Consejos antes de usar un ablandador de heces

En el caso de que te hayas decantado por utilizar un laxante en polvo, te recomiendo que lo mezcles con zumo de fruta o con leche para que tenga un sabor más agradable y que, por supuesto, su ingesta sea más sencilla.

No olvides nunca que este es un medicamento que deben tomar las personas en edad adulta, por lo que debe guardarlo en una zona segura, como en un botiquín, para que no esté al alcance de los niños. Nunca debemos administrar un fármaco de este tipo a un menor de edad sin asesoramiento médico.

Sólo debes tomar el ablandador de heces cuando lo recomiende un especialista. Generalmente, se suele hacer uso de los mismos en cada comida y justo antes de dormir. Además, durante el tiempo que dure el tratamiento, no debe mezclarse con otros medicamentos, ni siquiera con aquellos que puedan parecer inofensivos como la vaselina en formato líquido, muy utilizada para untar en el ano a la hora de facilitar la expulsión de materia fecal.

Siempre que te encuentres realizando un tratamiento con uso de laxantes es muy importante mantenerte hidratado y, para ello, hay que asegurarse de tomar al menos 2,5 litros de líquidos al día, siendo 2 de ellos agua y el resto zumos, infusiones, caldos claros, etc.

El médico te puede recomendar que lubriques tu colon tomando un poco de aceite mineral; él será quien te indica la dosis correcta que debes tomar y la cual nunca, bajo ningún concepto, debes superar. Notarás sus efectos al cabo de ocho horas. No debes usar este truco en menores de siete años o en mujeres embarazadas.

Efectos secundarios que puede tener un laxante reblandecedor

En algunas personas, este tipo de medicamentos causa náuseas, dolor de garganta e incluso puede producir un sarpullido. Las mujeres embarazadas deben acudir a su médico especialista para que sea él quien les prescriba este medicamento, bajo receta médica y tras realizar una analítica y un chequeo previo que aseguren su idoneidad.

En el caso de que se dé alguno de los síntomas siguientes, se recomienda acudir directamente a su médico de cabecera o al servicio de urgencias:

  • Comienzas a sentir distensión en el abdomen o un dolor de estómago intenso.
  • Observas sangre en las heces en el momento de la excreción.
  • No has conseguido realizar una deposición durante tres días de tratamiento.
  • Tienes un sentimiento de mareos, náuseas o comienzas a sufrir vómitos.

¿Cómo ablandar las heces?

Kiwis excelente ablandador de heces natural

Como hemos indicado, para lo que sirve un laxante ablandador de heces es para, mediante el reblandecimiento de la materia fecal, ir mejor al baño.

La manera en que funciona es idéntica en todos los pacientes y que se relaciona con la formulación específica del producto que adquiramos en farmacia, haciendo que se activen unos u otros elementos de nuestro aparato digestivo.

Sin embargo, este es un proceso que escapa de nuestro control. Simplemente administramos el medicamento y esperamos. Lo importante es que seamos, nosotros mismos, capaces de conseguir excretar unas deposiciones de consistencia adecuada, lo cual es indicativo de que todo anda bien en nuestro aparato digestivo. Para ello, os dejamos los siguientes consejos.

Durante el tiempo que se mantenga el tratamiento, y también posteriormente, han de seguirse ciertas pautas de comportamiento para contener el resultado del tratamiento. Recuerda que debes ir anotando las deposiciones que realizas para tener un control del avance del tratamiento. A esto se le denomina patrón normal de deposiciones y el médico debe conocerlo para realizar el seguimiento y realizar los chequeos y las recetas que considere.

Lo más importante es seguir el siguiente consejo: si tienes la necesidad de acudir al baño, no te contengas; acude directamente, sin esperas, para evitar que el cuerpo se acostumbre a aguantarse y se favorezca la aparición del estreñimiento.

Además, en consulta recibiremos los típicos consejos relacionados con este problema:

  • Se debe realizar ejercicio de manera regular. Se puede realizar deporte al menos cuatro veces por semana. Las actividades más recomendadas son la natación o salir a caminar, aunque puedes escoger entre otros deportes; el que más te motive a practicarlo con frecuencia.
  • Hay que beber mucha cantidad de agua, alrededor de dos vasos por cada 10 kg de tu peso. Si no consigues motivarte, puedes hacerte infusiones y puede que hagan que te apetezca más beber. También puedes beber agua con sabores, por ejemplo, añadiendo a una jarra fresca unos trozos de pepino y unas rodajas de limón o fresa.
  • Se puede realizar un entrenamiento para intentar acudir todos los días a la misma hora al baño a realizar las deposiciones. Esto nos hará ser mucho más regulares y, además, nos permite prever el momento, para no programar otras actividades que nos obliguen a contenernos. Un momento ideal puede ser después de la cena o el desayuno, ya que son momentos de mayor tranquilidad y donde disponemos de mayor tiempo.
  • Toma comida rica en fibra y en vitamina K. En el siguiente apartado daremos más información al respecto de la alimentación, aunque estos dos nutrientes son los esenciales para ablandar las heces siguiendo una dieta sana y equilibrada.

La alimentación como laxante natural

Muchos de los alimentos que tomamos en nuestra dieta diaria pueden actuar como ablandadores o laxantes naturales. Estos nos ayudarán tanto a poder generar movimiento en los intestinos y con ello mover los desechos hacia la zona anal, a través de todo el cuerpo como, directamente, hacer que nuestra materia fecal sea, como nuestra alimentación, más blanda.

Debemos comenzar a añadir a nuestra dieta los alimentos ricos en fibra lentamente, ya que si se hiciera al contrario se puede causar un efecto negativo, provocando al paciente gases e incluso diarrea. Debe hacerse siempre de manera progresiva. Es necesario preguntarle al médico cuánta cantidad de fibra es necesario consumir y que este te dé ciertos ejemplos de menú diario con la fibra que necesitas. Según seas hombre o mujer o tu grupo de edad, de peso, etc. debes tomar más o menos.

No hay que saltarse nunca las comidas y, dentro de la dieta, se recomienda que se eviten todos los alimentos procesados que se estén ingiriendo, tales como hamburguesas, pizzas, pasteles, rosquillas o patatas fritas. Recordamos que lo mejor es consumir alimentos muy ricos en líquidos, con predilección por la fruta como la pera o la sandía, los caldos claros, zumos de verduras… y, por supuesto, tomar la cantidad de agua que hemos indicado anteriormente.

En cuanto a la fibra, de entre las comidas más ricas, destacar las frutas, como los melocotones, kiwis, uvas, ciruelas, albaricoques o frutos rojos. Recuerda que es mejor no pelarlas ya que en la piel de las frutas se encuentra la gran parte de este nutriente. Utiliza siempre cereales ricos en fibra, arroz integral o panes y galletas hechas siempre con granos integrales.

Las verduras son también muy buenas ya que aportan, además de vitaminas, muchísima fibra. Las mejores son la calabaza, la lechuga, las espinacas, el brócoli, el maíz y los espárragos.

Otros productos muy óptimos para ayudarte a que tus deposiciones sean más blandas son el pescado, el pollo, el pavo o, como dato curioso, las palomitas de maíz.

Siempre puedes añadir a tu desayuno un vaso de leche o un yogur con un par de cucharadas de salvado de trigo o semillas de lino dorado; lo cual te ayudará también a realizar tus deposiciones sin sufrir. Además, puedes estimular a tus intestinos con una buena taza de café, ya que tiene un pequeño efecto laxante y, si no eres un consumidor demasiado adicto al mismo, notarás un efecto casi inmediato. Si lo tomas frío su efecto se potencia.

Un consejo que puedes utilizar es el de comer muchas porciones pequeñas en lugar de pocas que sean demasiado grandes. Esto es porque con la masticación se genera también una digestión con contracciones más regulares. Además, más comidas es sinónimo de más digestiones, lo que nos hace tener el aparato digestivo en continuo funcionamiento. Saber también que, al comer lento, el organismo procesa mejor los alimentos y elimina las opciones de comer demasiado.

Como puedes ver, un laxante ablandador de heces puede tener un efecto muy bueno en el organismo, pero éste además debe estar acompañado por una alimentación saludable y un poco de ejercicio.


¿Sueles tener problemas para acudir al baño con regularidad? ¿Cuales son tus hábitos de vida y como ellos te ayudan o perjudican con tus deposiciones? Comparte tu experiencia con los demás lectores!

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😉

Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
¿Para que sirve un【 LAXANTE ABLANDADOR DE HECES ? ▷ Usos
Puntuación:
51star1star1star1star1star
¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 2 Media: 5]
Este artículo ha sido revisado por el equipo médico de Hemorroides.club

Comenta y participa

  ◀ Acepto los términos de privacidad

  1. Responsable: Hemorroides.Club
  2. Finalidad: Envío por email de noticias y novedades
  3. Legitimación: Tu consentimiento expreso
  4. Destinatario: Lista de suscriptores alojada en Wordpress
  5. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos