Objetos extraños en el ano y el recto ¿Que nos podemos encontrar y como solucionarlo?

Encontrar objetos extraños en el ano y el recto, a pesar de lo que podría parecer, es algo más habitual de lo que podrías pensar en un principio. Por supuesto, de entre todos los temas médicos que tratamos aquí, este es posiblemente uno de los más controvertidos y que, desde luego, la población esconde más.

Es precisamente por este motivo por el cual abordaremos hoy esta cuestión, tabús para casi todos pero que debe conocerse para saber cómo actuar y qué puede ocurrir si no se ponen soluciones a tiempo.

Clasificación de objetos alojamos en la zona anal

Existen varias situaciones por lasque se pueden propiciar que queden introducidos algunos objetos extraños en el ano y el recto. Sin embargo, todas ellas se pueden clasificar finalmente en dos tipos:

Objetos introducidos en el ano

A día de hoy, todos hemos escuchado algún caso de complicaciones en urgencias o de, simplemente, alguien que pasó mucha vergüenza al tener que acudir al centro de salud tras introducirse algún objeto en el canal anal.


Los casos que se dan son variados:

  • Lo más común es que esto ocurra durante prácticas sexuales en las que se busca la estimulación con el uso de dichos objetos. Desde dildos o pequeños consoladores hasta candelabros, botellas o tarros, pasando por pintalabios o cepillos de dientes y, por supuesto, sin olvidarnos del preservativo, el personal sanitario ha podido ver de todo en el canal anal de las personas.
  • En los casos de violación con objetos es común que, por la virulencia del suceso, estos objetos puedan desmembrarse o astillarse y que sus partes queden en el interior.
  • La aplicación incorrecta de objetos de botiquín también hace que, a menudo, estos se nos queden dentro. Termómetros, extremos de enemas e instrumental quirúrgico se ven a menudo en radiografías.

Varios tipos de objetos extraños en el ano radiografia

Cuerpos no digeridos

Aunque por lo general esta opción se da en muchas menos ocasiones, lo cierto es que también es posible que lleguen a la zona anorrectal cuerpos no deglutidos. Estos, a su vez, se pueden dividir en:

  • Objetos: Lo habitual es que se traguen por accidente, sobre todo durante la infancia. Globos, monedas y anillos son los productos más habituales que se ingieren accidentalmente. También se da el caso de palillos, pequeñas piezas de juguetes en bloque, ceras…

Aunque, por lo general, se expulsan al defecar, aquellos de mayor tamaño, dureza o con aristas pueden no sólo quedarse alojamos a lo largo de todo el tracto alimenticio sino que pueden llegar a bloquearlo y romper las paredes del esófago, intestinales o las mucosas.

  • Alimentos: También se da el caso de que restos de alimentos que no hemos masticado bien o que hemos tragado por error no se digieran correctamente y viajen por el tracto, quedando atascados en una parte de este, siendo muy común en el canal anorrectal.

Hablamos de pequeños huesecillos, cáscaras de frutos secos o simples espinas de pescado que, por su dureza u otras características, no llegan a descomponerse en nuestro interior a pesar de que el sistema digestivo hace su trabajo y pasan al tracto anal para ser defecados como el resto de deshechos.

En un estudio realizado entre los años 2003 y 2007 en el Hospital General de Tijuana:

  • El 42% de los objetos identificados y extraídos eran de tipo frasco
  • A los que seguían palos de madera, en un 12%.
  • Las practicas sexuales de autointrodución en este estudio suponían un 54,5%.
  • Mientras que el alcohol y las drogas estaban presentes en un 33,3% de los casos.

Síntomas: ¿Qué vas a sentir si tienes algo alojado en el ano o el recto?

Si tienes algún objeto obstruyendo el conducto anal vas a descubrirlo fácilmente. Los síntomas más habituales son la propia sensación de tener un cuerpo extraño, dolor transanal y dificultad o imposibilidad para defecar. Sin embargo, se trata de algo que es común que sepamos por el simple hecho de haber introducido algo que no hemos podido sacar o simplemente recordando si hemos tragado algo fuera de lo común.

Si se dan las deposiciones, estas pueden ser muy dolorosas y de manera repentina. Conforme pase el tiempo se irá inflamando el colon y pasarás a sentir distensión y dolor abdominal; también tendrás más gases y pueden existir náuseas y vómitos.

Por último, nos encontramos con que también se darán unos u otros síntomas en función del tamaño y la forma del objeto, así como su interacción con el organismo. Lo más común es que se dé sangrado si se produce una fisura o perforación interna y deposiciones muy agresivas e inmediatas, acompañadas de sudor frío o sensación de frío-calor, si se llegan a irritar los pelillos intestinales.

También se pueden dar, en función de la naturaleza del objeto, colitis química, reacciones de anafilaxia, estenosis, embolismo. En caso de infección o si este permanece demasiado tiempo dentro, los síntomas se agravarán y aparecerán otros nuevos como fiebre, secreciones de diferente color y un largo etcétera muy variado.

¿Cómo se realiza un diagnóstico de cuerpos extraños en el ano y el recto?

Aunque pueda parecer evidente, ningún tratamiento para retirar los elementos extraños de esta zona deben comenzar sin haber hecho un diagnóstico previo. Este se realiza primeramente mediante un tacto rectal y la exploración abdominal.

A veces es suficiente aunque si el objeto en cuestión se encuentra en una zona alejada del ano se debe optar por otros métodos como son una radiografía de tórax y/o la sigmoidoscopia. Así, además de comprobar la situación del elemento, se puede conocer si existe perforación, además,  servirá para que el facultativo se haga una idea general de la situación y tome la mejor decisión para intervenir.

Tratamiento: ¿Cómo retirar los objetos extraños del interior del canal anal?

Nauseas vomitos sintomas por cuerpos extraños en ano

Al margen de los síntomas y posibles complicaciones de tener algo que no debería estar ahí en nuestro interior, el principal y primordial tratamiento es la retirada y extracción del objeto u objetos de donde se encuentran, para así, en segundo lugar tratar las heridas, infecciones u otras complicaciones derivadas de esto. Veamos cómo se actúa en función de la ubicación de los cuerpos extraños.

Objetos que se pueden palpar

En los casos más comunes (un 70% si nos remitimos al estudio de que hablábamos anteriormente), los objetos se encuentran en los 10 cm más próximos al ano. Si este es el caso, y el objeto es palpable, suele ser suficiente la extracción con dilatador rectal. Para ello, se inyecta anestesia intradérmica en la zona, de manera que no se sienta dolor. Esto permitirá realizar una dilatación bastante más amplia de lo que se podría soportar en condiciones normales.

En este momento el profesional introducirá por el ano y dilatador rectal con capacidad de extraerse y asirse. Esto hace que el objeto quede más expuesto. La administración de más anestesia para relajar la zona (no olvidemos que, aunque no sintamos dolor, el cuerpo sí reacciona a la dilatación) y los movimientos peristálticos ayudarán a que ese cuerpo descienda por el canal anal.

Objetos que no se alcanzan a tocar

Si, por desgracia, el objeto no está al alcance del doctor, habrá que recurrir a la cirugía de exploración. En este caso se administra anestesia regional o incluso general para poder empujar el objeto hasta que salga por el ano sin que el paciente sienta dolor. Si este método no funciona se debe optar por abrir el recto o hacer una laparotomía y extraer.

En cualquiera de los casos, el tratamiento en quirófano no termina sin que se realice una sigmoidoscopia para asegurarse del estado del recto, por si se ha producido cualquier tipo de lesión, fruto de la extracción o por el propio alojamiento del cuerpo extraño en el recto.

Destacar que no todos los casos son, en absoluto iguales. Esto es así que tanto el tipo de analgesia como el instrumental puede cambiar, y mucho, para cada extracción. En relación a la analgesia, se puede utilizar subcutánea interesfinteriana, bloqueo epidural o subaracnoideo, sedación o incluso una combinación de más de un tipo.

Del mismo modo, la extracción se realiza con proctoscopios, pinzas de diversos tipos, espejos vaginales. Esto significa que nunca debes forzar la expulsión puesto que, puede ser contraproducente. Siempre debes acudir a una unidad de emergencias para tomar una decisión en función del diagnóstico.

¿En alguna ocasión has sufrido este tipo de dolencia relacionada con el ano? ¿Conoces a alguien que tuvo que acudir al médico para la extracción de un objeto alojado en la zona anal? Cuenta tu experiencia con total anonimato, seguro que será de gran ayuda para los demás miembros de la comunidad!

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😉

Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
【 OBJETOS EXTRAÑOS EN EL ANO Y EL RECTO 】¿Cómo extraerlos?
Puntuación:
51star1star1star1star1star
¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 7 Media: 4]
Este artículo ha sido revisado por el equipo médico de Hemorroides.club

Comenta y participa

  ◀ Acepto los términos de privacidad

  1. Responsable: Hemorroides.Club
  2. Finalidad: Envío por email de noticias y novedades
  3. Legitimación: Tu consentimiento expreso
  4. Destinatario: Lista de suscriptores alojada en Wordpress
  5. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos