Picazón o comezón en el ano ¿Que es un prurito anal?

La preocupación sobre si la picazón o comezón en el ano es una enfermedad grave es bastante acusada. Sin embargo, la respuesta es muy variable en función de qué esté causando esa irritabilidad. Son muchísimas las causas que pueden provocar esta situación. Pueden ser afecciones generadas por virus, bacterias o parásitos, una higiene deficiente, usar ropa poco adecuada para cubrir la zona, etc.

Lo que debemos hacer entonces es acudir a nuestro médico de cabecera para que nos concierte una cita con el proctólogo, quién a través de una serie de preguntas y un examen clínico puede detectar cual es nuestro problema. Él también será quien nos pida las pruebas necesarias para detectar el motivo de ese ardor y tratar de encontrar una solución acorde al problema. A lo largo del siguiente texto quedarán recogidas las causas y tratamientos que se deben seguir. Además, se indicarán remedios naturales que pueden evitar o, si ya ha aparecido el prurito anal, mejorar la calidad de vida.

Causas de la aparición de picazón o ardor en el ano

Como todos sabemos, el ano es la abertura del tubo digestivo que ejerce de canal por donde viajan las heces para ser evacuadas de nuestro cuerpo. Se encuentra siempre expuesto al sudor, humedad y falta de aireación. Todo esto son los ingredientes de un cóctel que favorece la multiplicación de gérmenes y parásitos. Esta proliferación provoca infecciones bacterianas que son las causantes de la comezón.

Por otro lado debemos de señalar los virus y las infecciones de trasmisión sexual pueden también afectar al ano; sobretodo si el paciente tiene ya de por sí dañado su sistema inmunológico y realiza habitualmente prácticas de sexo anal. Hay determinadas enfermedades que afectan a toda esa zona y que, por tanto, hacen que la picazón sea bastante más constante.

Los ejemplos de enfermedades que podrían tener capacidad de afectar la irritabilidad de la zona son:

  • La diabetes
  • La gota
  • Insuficiencia renal
  • Problemas de trastornos tanto en el tiroides como en la sangre
  • La enfermedad de Crohn
  • El estrés

Otras patologías menos graves que también afectan son:

  • Las úlceras
  • Las fístulas
  • Las hemorroides
  • El tumor anal y perianal,
  • Cualquier sobreesfuerzo de la zona perianal,
  • Los eczemas
  • El síndrome de intestino irritable
  • Practicar sexo anal
  • Defecar heces duras y secas que incluyen el hacer grandes esfuerzos durante la defecación
  • Tener diarrea crónica

Prurito anal picor comezón anal

Aunque parezca mentira, otras causas que afectan a esto se relacionan directamente con hábitos que tenemos en nuestro día a día. Por ejemplo el consumir algunos alimentos como el café, alcohol, tabaco o el uso de drogas, cosméticos, ropa que resulta incómoda para el cuerpo y la falta de higiene, todos estos factores favorecen a la aparición del molesto comezón y ardor anal.

En el caso de que esto suceda a mujeres, saber que estos problemas también se ven favorecidos por el embarazo, parto, piel seca o demasiado húmeda o incluso por la menopausia.

Finalmente podemos decir que hay casos de prurito anal que no tienen causas conocidas. A estos se les llama prurito anal primario o idiopático. Por lo tanto, podemos decir que la comezón en sí no es una enfermedad anal grave. Si bien, puede ser síntoma de un proceso que sí tenga una gravedad mayor como es el caso de las fisuras, el síndrome de intestino irritable, trastornos de tiroides, hemorroides, o por supuesto, un tumor anal.

Síntomas del picor en el ano ¿Porque aparece por las noches?

Obviamente el síntoma principal es el que el propio título de este post indica: la picazón o comezón en el ano con carácter duradero. Lo que sí podemos es diferenciar la intensidad o incluso el período de aparición. Sobre todo esto sucede por las noches, que es el momento en el que estamos más relajados y le prestamos más atención al picor y al resto de sensaciones.

También supone, como síntoma principal, dolor, que tiende a ser muy intenso. Se provoca una sensación, como si algo lo estuviese arañando al evacuar y que continua cuando finaliza la evacuación, esta dolencia puede afectar tanto a adultos como a niños.

Esto genera:

  • Irritación alrededor del ano, con una grieta muy grande que resulta visible conforme se hace más crónica.
  • Aparece un pequeño bulto en la piel cerca del prurito anal.
  • Sangre en el papel higiénico tras realizar la defecación.
  • Cuando la grieta llega a ser crónica, produce una hipertrofia en la piel al borde del ano con una herida llamada plicoma. Esto puede confundirse con las temidas hemorroides, aunque no son lo mismo.

Sin embargo, se puede dar una sintomatología de lo más amplia en función de la causa de la comezón. Cuando tenemos una úlcera y aparecen abrasiones, es probable que se generen arañazos que provocan lesiones y consecuentemente dolor. También cuando hay vesículas genitales, aparece la candidiasis que produce eritema y escozor.

Los síntomas secundarios con los que podemos encontrarnos en función de la gravedad del problema y son:

  • Inflamación del ano
  • Sangre con o sin moco en las heces
  • Trastornos digestivos

Tras leer estos síntomas, si consideras que tienes muchos de ellos, deberías de acudir a visitar al especialista para evitar que el dolor se haga crónico. Es posible que aún estés a tiempo de conseguir un diagnóstico temprano y un tratamiento con el que esta afección deje de ser una picazón continua o que simplemente se quede en eso.

En este apartado es donde podemos distinguir también los tipos de fisuras anales que existen, pues no dejan ser ser la consecuencia de un picor prolongado y, a menudo, mal tratado:

  • Fisura anal aguda: Posee un corte superficial, con bordes sin fibrosis. Éste generalmente tiene menor tiempo de desarrollo.
  • Fisura anal crónica: La herida ya ha pasado a ser una úlcera fácilmente reconocida por cualquier especialista. Los bordes ya están endurecidos y asentados y ha aparecido la piel sobrante en el margen anal (que se conoce como plicoma centinela).

¿Como diagnosticar correctamente un prurito anal?

Vale, tengo muchos de esos síntomas y ahora…

¿Qué hago?

¿Cómo puedo conseguir un diagnóstico para empezar con mi tratamiento?

Cuando tu médico de cabecera te derive al especialista le pasará los informes con tu historial médico para que él pueda determinar si ha existido algún problema anterior. También le dará una valoración tras realizarte la primera exploración y las medidas provisionales que te haya mandado y que debes tener en cuenta y seguir hasta nueva orden.

Tu médico de cabecera te puede derivar a dos tipos de especialistas:

  • El gastroenterólogo (médico experto en el aparato digestivo)
  • El coloproctólogo (médico especialista en enfermedades del colón y del recto

Por tu parte, antes de llegar a la consulta deberías llevar algunas cosas ya preparadas para la entrevista posterior a la lectura de la información que tu médico de familia haya facilitado al especialista.

Debes relatarle todos los síntomas que tienes y, en la medida de lo posible, tratar de recordar cuando comenzó cada uno de ellos. Hazte también un pequeño resumen de lo más destacable de tu historial médico, así como de la sintomatología que tengan miembros de tu familia relacionada con esta temática.

También sería importante que pongas en una lista todos los medicamentos o remedios naturales que estás tomando en el tiempo previo a contactar con este médico. Además, deberás de indicarle cuanto tiempo llevas tomándolos.

Prepárate para preguntas cómo:

  • ¿Cuál es la severidad de tus síntomas?
  • ¿Cuándo comenzaste a sentirte así?
  • ¿Los dolores se han convertido en críticos, siguiendo un patrón, o son aún ocasionales?
  • ¿Dónde te duele?
  • ¿Has recibido algún tratamiento?
  • ¿En qué medida ha sido efectivo con tu dolor?
  • ¿Tienes alguna enfermedad que propicie la aparición de comezón en el ano?
  • ¿Conoces la enfermedad de Crohn?
  • ¿Hay algún familiar tuyo que la tenga diagnosticada?

Finalmente, sería muy interesante que escribas las preguntas que le quieres hacer, puesto que con todo el estudio que te hace es posible que en la consulta se te olviden. Tras todo este cuestionario, el médico comenzará haciéndote un examen físico, el cual incluirá una inspección de la región donde tengas la picazón. En muchas ocasiones no hay ningún tipo de problema, pues la fisura se ve a simple vista.

Si no es el caso y el médico tiene dudas, entonces deberá llegar a la parte molesta de la investigación, pues deberá explorar la zona ayudándose de su dedo para realizar una inspección manual. Esto puede molestar y, en ocasiones, incluso doler. A veces, el doctor prefiere realizar una endoscopia, para revisar de primera mano la zona, sin causar molestias al paciente. Si con esto el especialista sigue sin estar seguro puede solicitar dos pruebas más:

También se evalúa al paciente psicológicamente, pues tras la formación de las fístulas en el recto, la región perianal y la piel del ano, el paciente se puede llegar a encontrar deprimido. Todo ello motivado porque el dolor hace mella mental en el paciente y le provoca una sensación de convivencia sufriendo por la picazón y el ardor, condicionándole en muchos aspectos.

Posibles tratamientos para curar la comezón del ano

El tratamiento suele comenzar con fármacos como antihistamínicos o antibióticos, pasando por cambios en el estilo de vida y en la higiene de cada persona. Para comenzar a hacer algo contra el prurito anal, es probable que el propio especialista te recete antihistamínicos, que sirven para aliviar el picor.

Puede que el doctor también nos recete medicamentos como diltiazem al 2 % y nifedipina 0,3%. Se recomienda también la inyección de toxina botulínica, que ofrece una tasa de curación del 75% de los casos. Todo esto, por supuesto, queda bajo consideración del facultativo especializado, nosotros sólo nos limitamos a nombrar las soluciones más recurridas y con mejores resultados.

En muchas ocasiones, tras el historial contado por el paciente se necesita realizar cirugía, terapia, acupuntura o incluso masajes que aporten relajación. Estas técnicas también pueden combinarse.

La cirugía a realizar se denomina esfinterotomía y se trata de realizar un corte de una porción del músculo del esfínter anal. Esta intervención tiene una tasa del 90% de curación. La parte negativa es que puede causar incontinencia en un pequeño porcentaje de casos.

Remedios naturales y caseros para el picazón en el ano o prurito anal

Remedios para tratar el picazon comezon ano

Una vez que salimos de la consulta y volvemos al mundo “real”, comenzamos a informarnos (ya diagnosticados) sobre remedios naturales que puedan ir ayudándonos. Lo primero que podemos probar es la fitoterapia. Se trata de utilizar hierbas naturales que, como en el caso de las hemorroides, son muy útiles y sirven para aliviar los síntomas de la comezón en el ano.

Algunas de las hábitos y costumbres más recomendadas para tratar la picazón anal son:

  • Resistir la necesidad de rascarse: el picor puede ser más inteso durante la noche, así que la gente inconscientemente se rasca la zona anal con las uñas mientras duerme. Ponte guantes de algodón limpios a la hora de dormir para prevenir irritaciones e infecciones.
  • Tomar siempre que puedas, dos litros de agua recomendables por día. En la medida de lo posible, deberías de tratar de tomarla en combinación otros líquidos, en especial, infusiones.
  • Otros alimentos ricos en fibra son igualmente recomendables.
  • Evitar la ingesta de alcohol, tabaco, especias, comida picante y chocolate.
  • Hay que lavar dos veces al día la zona anal suavemente y sin usar productos que puedan ser perjudiciales.
  • Solo utilizar jabones con pH bajo (ácido), similar al que tiene nuestra piel. Son muy buenos los baños de asiento con agua tibia y un poco de este.
  • Secar la zona siempre con papel higiénico muy suave o con toallitas húmedas y dejando siempre la zona seca.
  • Utilizar ropa interior de algodón, siempre del tamaño correcto y cambiándola con frecuencia para que no se acumulen bacterias que puedan empeorar el prurito anal.
  • Hacer uso de hablandadores de heces si el problema de picor anal aparece tras evacuar.
  • Comer mucha fibra: la fibra se encarga de formar la materia fecal y ayudar en su tránsito por el intestino. Por lo que conviene comer mucha cantidad de este nutriente para mejorar la flora intestinal. Los alimentos más recomendables son la pulpa de la fruta y el cereal de salvado. También se recomiendan las verduras, comiendo 5 porciones de estos dos tipos de alimentos al día.
  • A la hora de comer también se debe llevar a cabo una buena masticación para poder ingerirlos bien y evitar molestias.
  • Huir del estrés y realizar ejercicio diario: Seguro que en múltiples ocasiones habréis escuchado la expresión “estoy tan nerviosa que se me ha cerrado el estómago”. Pues esto debe borrarse de nuestro vocabulario si queremos tener un intestino sano. Los expertos recomiendan tener pasatiempos para reducir estos problemas. Entre ellos puede estar el de realizar ejercicios físico. Durante el tiempo que dedicamos a este ejercicio, se favorece indirectamente al movimiento del intestino debido a los movimientos que se realizan.
  • Ir al baño sin forzar: Sería importante realizar una defecación diaria como mínimo, pero cada persona tiene un ritmo. Está claro que al aumentar la ingesta de agua y fibra esto va a cambiar y es probable que mejoremos en nuestras visitas al baño. Lo que debemos evitar siempre es hacer excesiva fuerza. Si no se puede, no se debe forzar, puesto que esto claramente nos afectará de manera muy negativa.

Son muy recomendables la caléndula, aplicada en crema al menos dos veces al día, las hojas de gordolobo y el hamamelis. Con ellos podemos hacer ungüentos, baños de asiento e incluso aplicar las hojas hervidas, tal cual, en la zona a tratar.

Por lo general, no existen otros remedios realmente efectivos más allá que las propias consideraciones que ya hemos comentado como tratamiento, que van desde la toma abundante de fibra hasta el uso de jabón con pH ácido, que es el que realmente se ajusta con las características de nuestra piel.

Cremas para aliviar el ardor y comezón del ano

Son el tratamiento farmacológico por excelencia para el picor anal. Las cremas que más recomiendan los especialistas son las que incluyen hidrocortisona tópicas, que se venden en la farmacia y deben ser utilizadas de la manera en que lo indiquen los médicos.

Si las aplicas por tu cuenta, puede ser que se genere más dolor y se retroceda en el tratamiento. Aunque estén indicadas para ello, puede que alguna sea incompatible con tu diagnóstico o que simplemente no te funcione bien. Por ello, nunca consideres que es una patología poco grave y acude siempre el doctor, que te recetará el fármaco más conveniente y podrá considerar un cambio en función de la nueva sintomatología que vayas presentando.

Esto se debe a que, si bien, la picazón en el ano no es una enfermedad grave, tampoco tiene un tratamiento que asegure su desaparición. Además, al tratarse de una zona delicada y con mucosas, los tratamientos deben ser a largo plazo y no ser demasiado agresivos para la zona, por tanto los remedios caseros y cambios de hábitos diarios son una excelente opción para hacer desaparecer esta dolencia.

¿Conocías los síntomas y las causas de esta enfermedad anal? ¿Alguna vez la has padecido? Puedes comentar tu experiencia, seguro que a muchos miembros de la comunidad les servirá de gran ayuda!

Si te ha servido de ayuda comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😃

¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 1 Media: 5]
Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
【PICAZÓN o COMEZÓN en el ANO】Sabes que es un PRURITO ANAL?
Puntuación:
51star1star1star1star1star
Únete al CLub y di adiós a las hemorroides para SIEMPRE!

No spam guarantee.

Comenta y participa