Pólipos del colon y del recto ¿Cuáles son sus causas y cómo tratarlos?

El crecimiento anormal de tejido en nuestro organismo es una situación bastante común en la población. Desgraciadamente, en muchos casos este es negativo pues la masa de carne que crece suele ser síntoma de problemas como el cáncer. Si bien, en otros casos, nos aparecen abultaciones o formaciones de tejido que no suponen ningún riesgo.

Hoy trataremos, en particular, los pólipos del colon y del recto, principal problema de colon en la actualidad. Realizar una búsqueda sobre un pólipo de colon es, por lo general, signo de que la persona ha sido ya diagnosticada, pues no se trata de una patología precisamente común en las conversaciones del día a día. Si estás leyendo esto seguramente te haya crecido anormal en el intestino grueso y, lógicamente, quieras saberlo todo sobre esta situación.

¿Qué son los pólipos del colon?

Los pólipos no son más que tejido adicional que comienza a crecer en nuestro interior, es decir, anormal. Los de colon, como nos indica su nombre, crecen en esta zona, al final del sistema digestivo y antes de llegar al recto. Si alcanzan esta zona, simplemente pasan a llamarse pólipos del colon y del recto.

Estos pueden ser planos (pólipo sésil) o bien contar con lo que se denomina tallo (llamándose pólipo pediculado), que no es otra cosa más que una tira de piel que separa la masa de carne de las pareces del colon, haciendo que esta quede colgante. Como problemas de colon, es de los más usuales.

¿Que tipos de pólipos podemos encontrarnos?

La clasificación más útil de esta masa anormal de tejido se da según la histología, que nos separa los pólipos según el tipo de tejido, su estructura, etc. Así, nos encontramos con:

Polipos del colon y recto

Pólipo hiperplásico

Aunque, por lo general, no son malignos, sí pueden conducir a cáncer cuando se forman al lado derecho, en el colon descendente.

Adenoma

Su estructura se corresponde con la de una glándula. Se pueden dividir en serrados, tubulares, tubulovellosos y vellosos. Son premalignos; un 1% se transforma en cáncer de colon. Desgraciadamente, el 30% de la población adulta tiene, al menos uno. Esto significa que el 0.3% de toda la población puede padecer este desagradable problema.

Existen ciertos factores que van a determinar si se da o no la transformación de este tejido en maligno:

  • Su tamaño: Conforme aumenta el tamaño aumenta el riesgo. Sólo el 2% de los que son de menos de 1.5 cm malignizan. Hasta los 2.5 cm vemos que un 10% se transforma. Son, lo que tienen una medida mayor los que, de manera escandalosamente alta, se convierten en malignos.
  • Su histología: El velloso se transforma en un 5% de ocasiones. El tubular, en un preocupate 40%. El tubulovelloso presenta valores medios.
  • Si existe displasia: Un pólipo cuyos epitelios contienen células que han madurado de manera anormal hasta transformar su aspecto es más probable que este se haga maligno.
  • Parámetros clínicos: A mayor edad, si existe un historial familiar de polipolisis y otros aspectos son agravantes.
  • Parámetros morfológicos: La evolución del tejido, la cantidad de estos y otros aspectos de su morfología nos indican cuán maligno podría llegar a ser.

Neoplásico no epitelial

  • En este denominación entran el leiomioma (masa benigna desarrollada en un músculo liso)
  • El lipoma (son benignos y su localización es subcutánea)
  • La neurofibroma (tumoración benigna que se compone de células de Schwann, productoras de la vaina de mielina)
  • La hemagioma (neoplasia que agrupa vasos sanguíneos sobre la piel)

Hamartomatoso

Este tipo de tejido incluye glándulas desorganizadas asentadas sobre un eje arborescente en un músculo liso. Puede derivar en pólipo adenomatoso.

Destaca el juvenil, que prolifera de manera aislada y que tiene una superficie brillante, con quistes microscopios perceptibles sólo en su seccionado. Cuenta con glándulas de moco quísticas que no tienen atipia epitelial.

Inflamatorio

También llamado pseudopólipo, este es generalmente benigno, aunque se han dado casos en los que no lo ha sido. Suelen aparecer como síntoma de una enfermedad de inflamación del intestino (colitis ulcerosa o isquémica, enfermedad de Crohn, esquitosomiasis, amebiasis…). Nacen de la ulceración de la mucosa. En ocasiones presentan, incluso, células estomacales similares a los sarcomas.

Todos los anteriores, a excepción de los subtipos hemagioma y lipoma, pueden aparecer en el colon aunque algunos son comunes en esta ubicación y otros se dan en raras ocasiones. Como comentábamos anteriormente, estos pueden ir desarrollándose y acabar teniendo presencia en el recto. Las características, síntomas, tratamientos y, por supuesto, causas serán los mismos.

¿Es habitual que los pólipos del colon sean malignos?

Obviamente, esta es una de las cuestiones más importantes que tiene cualquier persona con tejido anormal en el colon. Por suerte, lo convencional es que la inmensa mayoría sean benignos. Además, muchos de los que son benignos comienzan no siéndolo, de manera que existe una alta posibilidad de detectarlos y extirparlos a tiempo.

Especial mención merece, eso sí, el hecho de que el cáncer de colon se origine, muy a menudo, a partir del desarrollo de estos tejidos, que en principio eran benignos pero que, con su crecimiento y desarrollo, han interferido en el correcto funcionamiento de las células. Como ya hemos comentado, son los adenomas los que mayor riesgo suponen.

Definitivamente, a día de hoy, la presencia de pólipos en el colon no es una preocupación médica aunque, por supuesto, eso no significa que debamos restarle importancia a la situación y esta debe ser diagnosticada, supervisada y tratada por profesionales especializados.

¿Cuales son las causas más comunes de la aparición de los pólipos en la zona rectal?

Existen una serie de factores de riesgo, los cuales ya hemos desarrollado en el punto anterior al hablar de los adenomas. Estos son la edad, los antecedentes familiares etc.

Causas directas de la aparición de tejido anormal en el colon son:

  • La poliposis adenomatosa familiar, destacando el síndrome de Gardner.
  • La polipolisis juvenil.
  • Los síndromes de Peutz-Jeghers y Lynch.

Más allá de lo anterior, no se conoce el motivo por el cual este tejido comienza a formarse y desarrollarse en nuestro intestino grueso. Sí se cree que las dietas con bajo contenido en fibra y alto en grasas pueden potenciar su aparición.

¿Que síntomas podemos padecer cuando tenemos pólipos?

Un aspecto negativo de padecer este problema es que raramente presenta síntomas. De hecho, en la inmensa mayoría de casos, su presencia se detecta mediante una prueba médica de exploración (colonoscopia, enema opaco, etc), cuando nos las realizamos para diagnosticar algún otro problema o por simple revisión.

  • Sí es común que este tejido sangre levemente, pero tanto es así que la sangre rara vez termina por salir de nuestro ano por lo que, en definitiva, no la percibimos. Puede, eso sí, darse el caso de que el sangrado coincida con la defecación y entonces expulsemos heces con sangre.
  • Solamente los pólipos de gran tamaño y de tipo peliculado pueden llegar a hacernos sentir dolor.
  • También son estos los que pueden hacer que nuestra motilidad cambie, siendo común la aparición de episodios de diarrea.
  • En el caso del adenoma velloso, nos encontramos con que expulsa moco a través del recto y el ano, aunque este se confunde, a menudo, con diarrea y tampoco nos damos cuenta, por lo general, de su presencia. Si esta situación se da de manera continuada, podemos perder gran cantidad de potasio, pasando a sufrir hipokalemia, que produce cansancio, dolor y debilidad muscular, calambres, alteraciones diversas en los resultados de electrocardiograma (ondas aplanadas, invertidas, depresiones ST, ondas U…), estreñimiento etc.

¿Cuales son los mejores tratamientos para eliminar los pólipos del colon y recto?

mejores tratamientos para eliminar los pólipos del colon y recto

El tratamiento para cualquier pólipo del colon es su extracción. Veamos cuales son las técnicas más usadas a día de hoy:

Polipectomía

Lo común es que esta se lleve a cabo realizando un corte con un lazo de alambre electrometálico, el cual se introduce en el colon a través de otro instrumento. También se pueden usar simples forceps.

Corriente eléctrica

Si los tejidos son pequeños, es muy probable que con un simple toque con corriente eléctrica coagulante. Estos procedimientos son de tipo ambulatorio y a penas suponen una molestia para el paciente.

Sí existen casos en los que se puede requerir de más de una sesión para tener éxito total. Además, en ocasiones, se debe recurrir a la cirugía si el pólipo, por su ubicación, tamaño u otro parámetro morfológico así lo requiere por impedir el corte electrometálico que hemos descrito anteriormente.

Resección mucosa endoscópica

El pólipo se succiona o se le inyecta una solución para que este se levante o separe del tejido sano. Después el tejido anormal se extrae.

Colectomía

La resección del intestino grueso o colectomía, que es la extirpación de una parte de este, se practica en el caso de que los tejidos detectados sean malignos y cuando han derivado en cáncer. Requiere de anestesia general y se cirugía de manera abierta o por laparoscopia.

Evidentemente, la extirpación de los pólipos del colon no supone la desaparición de los factores que lo causaron. Por ello, las revisiones serán de obligado cumplimiento para comprobar que no se han desarrollado nuevos tejidos

Revisión periódica

Es posible que los pólipos del colon no se traten si son benignos (un médico te recomendará encarecidamente que lo hagas, pero no deja de ser tu decisión). En este caso será necesaria, igualmente, la realización de colonoscopias de manera periódica para vigilar la situación.

Además, aunque un tejido sea benigno, se puede formar otro que se convierta en maligno; esto es, como en otros muchos casos, padecer una condición no significa que no empeore o que no se dé otra. Así, aunque se analice una y otra vez y no presente malignididad, nunca podrás saber si estás desarrollando otro tejido de características diferentes, es necesario comprobarlo.


¿Has padecido en alguna ocasión este tipo de dolencia del ano y colon? ¿Cuales fueron tus causas y síntomas? Danos tu experiencia y compártelo con los demás lectores, seguro será de gran ayuda!

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😉

Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
【 PÓLIPOS del COLÓN y RECTO 】 Causas / Síntomas / Tratamiento
Puntuación:
51star1star1star1star1star
¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 2 Media: 5]
Este artículo ha sido revisado por el equipo médico de Hemorroides.club

Comenta y participa

  ◀ Acepto los términos de privacidad

  1. Responsable: Hemorroides.Club
  2. Finalidad: Envío por email de noticias y novedades
  3. Legitimación: Tu consentimiento expreso
  4. Destinatario: Lista de suscriptores alojada en Wordpress
  5. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos