¿Qué es la proctitis o inflamación del ano? Causas, síntomas y tratamientos

Cuando tratamos de poner en conocimiento de otras personas el tema de la inflamación del ano, en ocasiones estamos condicionados porque no es una enfermedad demasiado común, además de tratarse de un tema aún considerado tabú para muchos.

Pero de todas maneras, podemos prepararnos a fondo para evitar que nos pueda suceder a nosotros. Sólo debes conocer la información que te damos a continuación para enfrentarte a la proctitis, saber cómo identificarla y luchar con todas las armas que tengas disponibles para evitarla. La información es poder.

¿Qué es la proctitis?

La proctitis, como la mayor parte de las enfermedades que terminan en ‘-itis’, es un inflamación. En el caso de esta, estamos hablando de un tipo de hinchazón que se produce en la zona del revestimiento del recto, tanto en la superficie como en la parte interior. Si esta avanza por el tracto rectal puede terminar alcanzando el colon, pasando a denominarse proctocolitis.

La proctitis, que también se podría describir como una inflamación del ano, se da de manera más frecuente en personas que tienen enfermedades intestinales inflamatorias, aunque puede ser causada por multitud de motivos que luego estudiaremos más detalladamente.

Esta dolencia provoca dolor rectal y, enlazado a ello, crea el efecto en nuestro organismo de tener ganas continuas de visitar el baño para defecar sin resultado alguno. Si quieres, puedes ver todas las enfermedades del ano y recto aquí.

¿Cuales son las causas de la aparición de la proctitis?

Sintomas dolor proctitis ulcerosa

Existen una importante cantidad de afecciones que provocan la hinchazón del ano; esto nos puede dar también una pequeña pista de cómo podemos atacar dicho problema. Vamos a mostrar una definición de cada una de ellas:

  • Infecciones: Dentro de las infecciones tenemos dos grandes grupos:
    • Por un lado, se encuentran las infecciones con origen en las relaciones sexuales. Esto ocurre entre personas que mantienen relaciones anales o cuando una ETS genital no se trata y se extiende. Las enfermedades que pueden causar proctitis son el herpes genital, la clamidea y la gonorrea, aunque también se asocia al VIH.
    • Por otro lado, también hay infecciones dadas por el consumo de ciertos alimentos. Estas son principalmente campylobacter, salmonella y shigela.
  • Inflamación del ano por derivación: Esto se puede dar en algunas personas que hayan sufrido una cirugía en el colon de manera que el paso de las heces se dé por otra zona del recto.
  • Inflamación del ano eosinofílica: Se trata de una variante de la proctitis que se causa por la acumulación de glóbulos blancos, también llamados eosinófilos, en la zona recubierta del ano. Esto afecta únicamente a los niños menores de dos años.
  • Inflamación del ano producida por las proteínas contenidas en los alimentos: Este tipo de inflamación se da en los bebés que toman leche que proviene de la vaca, aunque en la actualidad también se están dando casos en niños que se alimentan a base de soja. En adición, se da en los bebés que toman leche del pecho de su madre cuando ella también consume lácteos.
  • Antibióticos: Puede suceder, en algunas ocasiones, que los antibióticos que utilizamos para hacer desaparecer una infección, actúen en nuestra contra. A veces, el abuso de este tipo de medicación hace desaparecer a las bacterias útiles de los medicamentos, de manera que permiten que las bacterias Clostridium difficile ocupen toda la pared rectal y actúen deteriorando nuestro recto.
  • Enfermedad intestinal inflamatoria: Se refiere principalmente a las personas afectadas por la enfermedad de Crohn o por la colitis ulcerosa. Un 30% de estos enfermos padecen, entre otras enfermedades, la inflamación de la cavidad rectal.
  • Radioterapia contra el cáncer: La inflamación de todo el recubrimiento del recto también puede ser producida cuando se realiza un tratamiento de radioterapia para personas enfermas. Este tipo de proctitis es probable que se produzca cuando se esté realizando el tratamiento, aunque se puede ampliar durante unos meses después de que se haya dado la última sesión. En algunos casos se ha dado incluso después de varios años desde que finalizara el tratamiento de radioterapia.

Factores de riesgo

Hay algunos factores que nos hacen exponernos más directamente a la dolencia que hoy nos ocupa. Con la intención de que se dé una correcta prevención, veamos cuáles son:

  • Enfermedades intestinales inflamatorias: Si tienes una enfermedad intestinal, como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa, tendrás un mayor riesgo de padecer inflamación anal. No es decisión nuestra que la suframos o no, pero sí debemos optar por tratar dichos factores para evitar sus efectos.
  • Radioterapia: Esta práctica se realiza para muchas personas que se enfrentan a la enfermedad de cáncer de ovario, próstata o recto. Es otro de los factores de riesgo que favorecen la inflamación del ano.
  • Relaciones sexuales inseguras: Seguramente habrás podido ver todas las campañas publicitarias respecto a las relaciones sexuales con protección; hay que indicar que es muy importante el uso de preservativos y evitar mantener relaciones con demasiadas personas diferentes. Este tipo de hechos van a predisponer mucho más al cuerpo para aumentar el riesgo de sufrir una proctitis.

Para evitar el riesgo generado por las relaciones sexuales anales, se marcan una serie de pautas para luchar contra la aparición de este gran problema de salud: se debe limitar la cantidad de parejas con las que se mantienen este tipo de relaciones, evitar las relaciones con una persona que tenga herpes genital y utilizar un preservativo de látex en el momento que se vaya a tener una relación consentida.

¿Que tipo de síntomas produce la proctitis?

A continuación, paso a relatar todos los síntomas que tiene esta enfermedad y que nos pueden llevar a considerar que estamos afectados por la misma, no tienen porque darse todos a la vez, pero en términos generales estos son los más comunes y son los que nos pueden dar pistas de que estamos padeciendo esta dolencia.

  • Sangrado rectal.
  • Diarrea.
  • Sensación continuada de que necesitas acudir al servicio para poder evacuar los restos fecales de los intestinos.
  • Dolor en el recto.
  • Dolor con los movimientos intestinales.
  • Dolor en el lado izquierdo del abdomen.
  • Paso de mucosidad por el recto (solemos encontrar restos en nuestra ropa interior, ya que se produce sin darnos cuenta).
  • Sensación de pesadez en el recto.

¿Que tipos de tratamiento para la inflamación del recto hay para su cura?

Tipos de inflamación del tracto digestivo

Si observas uno o más de estos síntomas sería altamente recomendable pedir cita con tu médico de cabecera, para así poder comprobar, después de obtener un diagnóstico profesional, si precisas de algún medicamento para ayudar a solucionar tu problema. Puede ser que este te derive a otro médico especializado, como el proctólogo, para que te haga una batería de pruebas y pueda dar con la solución específica en tu situación.

Se debe realizar una análitica completa de sangre para detectar infecciones, análisis de heces para determinar si existe una infección bacteriana. Otra prueba a realizar es una endoscopia del final del colon, de manera que, además de revisar, se toman muestras de tejido para analizar. En ocasiones, y según el nivel de la dolencia, se puede hace una endoscopia de todo el colon. Finalmente, se realiza un análisis para detectar infecciones de transmisión sexual.

Con los resultados que aporten estos exámenes, el propio médico puede dar un diagnóstico final y, lo más importante, una solución que les pueda ayudar a superar este problema. El tratamiento para la cura de esta enfermedad depende principalmente de la causa de la que se haya derivado, veamos una lista de la relación entre causa-remedio:

Inflamación causada por una infección

Las opciones que existen en cuanto a medicamentos son:

  • Antivirales, como doxiciclina.
  • Antibióticos, como aciclovir.

Inflamación causada por la radioterapia

Los casos más sencillos no requieren de tratamiento, aunque en los casos más graves sí se puede dar mucho dolor e incluso sangrado del recto. Los medicamentos que el médico puede recomendar son:

  • Tratamiento para destruir el tejido dañado, como el plasma de argón y la electrocoagulación.
  • Ablandadores y dilatadores, ayudan a abrir las obstrucciones.
  • Medicamentos, todos es ellos en forma de píldoras, enemas o supositorios. Pueden ser mesalazina, sulfasalazina y metronizadol.

Inflamación causada por una enfermedad intestinal inflamatoria

Cuando la proctitis se deriva de un problema de este tipo, podemos utilizar medicamentos antiinflamatorios a través de la vía oral y en forma de supositorio o enema. Destacan la azatioprina e infliximab. Además, se puede intervenir también realizando una pequeña cirugía en el caso de que los síntomas no remitan.


¿Has sufrido en alguna ocasión este tipo de inflamación del recto y ano? ¿Que síntomas presentaba esta dolencia y que tratamiento tanto convencional como alternativo tuviste? ¿Cual te dio mejor resultado? Comenta y ayuda a la comunidad!

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😉

Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
【PROCTITIS】¿Que es y como podemos tratarla con ÉXITO?
Puntuación:
51star1star1star1star1star
¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 5 Media: 5]

Comenta y participa