¿Qué es una rectoscopia y para qué sirve?

El padecimiento de almorranas, entre otras enfermedades anorrectales requiere, en muchas ocasiones, de toda una batería de pruebas relacionadas para conseguir un diagnóstico acertado. De entre ellas, nos encontramos con la rectoscopia, que, en resumen, sirve para observar la pared interior del recto en su totalidad.

A continuación veremos una importante cantidad de información sobre ella: qué es, para qué sirve, cómo se realiza, qué riesgos tiene, si es dolorosa, si se realiza con o sin sedación y todo lo relacionado sobre esta prueba de diagnóstico para que tengas la mayor información al respecto.

¿Qué es una rectoscopia?

La rectoscopia es una exploración que permite ver directamente todo el recto. El médico introduce por el ano un tubo llamado rectoscopio, en cuyo extremo hay una cámara que permite observar en tiempo real el interior de la cavidad rectal. Se trata de una de las técnicas más utilizadas en el área de la proctología y coloproctología.

¿Para qué se realiza una rectoscopia?

Esta busca detectar la presencia de cualquier tipo de alteración o anomalía en las paredes del recto. Por lo tanto, es una técnica diagnóstica que permite establecer la presencia de pólipos, tumores malignos o benignos, hemorroides internas y otras alteraciones. En general, permite diagnosticar diferentes patologías que afectan al recto, como por ejemplo la presencia de pólipos.

¿Por qué se acude a ella?

Generalmente, el médico solicita la realización de esta prueba en cuatro ocasiones o motivos:

Rectoscopio instrumental prueba rectoscopia del ano

  • Sangrado rectal: Es la causa más habitual de la solicitud de este tipo de examen. Aunque pueda parecer algo sumamente grave, lo cierto es que el sangrado por el ano es algo que es bastante habitual, sobre todo entre determinados grupos de población. En la gran mayoría de ocasiones no es un síntoma relacionado con ninguna patología grave; suele tratarse de almorranas o una fisura anal en prácticamente todos los casos.
  • Estreñimiento: Debido al gran esfuerzo que se realiza para evacuar, se puede dar lugar a la aparición de hemorroides sangrantes o simplemente de fisuras. El examen se realiza en este caso para diagnosticar si hay almorranas en el interior de la cavidad anal, así como para determinar si existe una causa física para que se esté dando el estreñimiento y este, no se convierta en una patología crónica.
  • Hemorroides: Las hemorroides propiamente dichas, aunque se aprecien y diagnostiquen claramente, también son motivo de realización de la prueba simplemente para conocer su estado a nivel interno: si hay más, cuál es tu tamaño, localización etc.
  • Prevención: Es la prueba realizada en la prevención del cáncer de colon. Se da a partir de cierta edad o en casos particulares como presentar ciertos síntomas, antecedentes familiares, tras un avistamiento en otra prueba o simplemente si existe cierta sospecha de que pueda haber presencia de cuerpos extraños, sean tumores cancerígenos o no.

¿La rectoscopia duele?

Respondiendo a esta pregunta, lo cierto es que no es dolorosa. La prueba se realiza con los pacientes sedados, de manera que la gran mayoría de ellos ni siquiera recuerdan cómo fue el examen que les han realizado. Por lo tanto, no debes preocuparte lo más mínimo por el dolor durante la prueba porque permanecerás sedado, aunque despierto. No obstante, después de la prueba, y tal y como veremos, sí puedes sentir algunas molestias pasajeras.

Procedimiento y preparación para realizar una rectoscopia

Preparación previa

Para la realización de esta prueba es indispensable que el recto se encuentre completamente limpio y vacío. Para que esto sea así, a los pacientes se les aplica un par de enemas de limpieza. El primero de ellos se aplica la noche anterior, y el segundo apenas dos o tres horas antes de comenzar, para evitar nuevamente la formación de residuos. Además, el día anterior a la realización de la exploración del recto los pacientes deben mantener un ayuno absoluto.

Aunque la recomendación médica indique que la preparación debe comenzar 24 horas antes, lo cierto es que durante la semana anterior hay algunos consejos que merece la pena tener en cuenta y que seguro que tu médico también te comentará.

  • En primer lugar, evitar comidas que contengan una gran cantidad de fibra.
  • En segundo lugar, la consideración en la ingesta de alimentos picantes.
  • Y, en tercer y último lugar, es recomendable realizar una dieta baja en residuos.

A la hora de ir al centro de salud a la realización de la prueba, es recomendable acudir acompañado de otra persona.

Durante la prueba médica

El paciente debe desnudarse de cintura para abajo y se le facilita una bata o sábana para cubrirse. Luego, debe recostarse en una camilla sobre un costado, con las piernas flexionadas hacia el abdomen. En primer lugar, el médico realiza una exploración manual del recto; es lo que se conoce como tacto rectal.

En cuanto a la prueba propiamente dicha, el médico proctólogo utiliza un tubo de unos 25-30 cm de longitud, en cuyo extremo hay una cámara que graba imágenes para ser reproducidas en monitor en tiempo real. Este tubo se introduce por el ano y el médico observa las imágenes del interior del recto en una pantalla, pudiendo tener constancia así de cualquier tipo de alteración en las paredes rectales.

Si el médico observa cualquier tipo de alteración, puede incorporar en el extremo del tubo unas pinzas para así tomar muestras de tejido, es decir, realizar una biopsia. La duración del examen suele ser de unos 30 o 45 minutos; no suele extenderse más allá de este período de tiempo puesto que simplemente se trata de una observación que, como mucho, terminará con la obtención de una muestra de piel de la zona para su posterior estudio.

Después de la prueba

Una vez finalizada la prueba es muy frecuente que aparezcan dolores, cólicos, mareos y que los pacientes expulsen muchísimos gases. Son síntomas totalmente normales y por los que no debes alarmarte. Además, en algunos casos aparece un pequeño sangrado rectal en forma de unas pocas gotas en el inodoro o en el papel higiénico.

¿Que riesgos tiene una rectoscopia?

Existen algunos riesgos en esta prueba que conviene tener en cuenta:

  • Alergia al fármaco utilizado para la sedación
  • Sangrado rectal si se recoge muestra de tejido para su exploración
  • Hipotensión arterial

No es recomendable realizar esta prueba a mujeres embarazadas ni a aquellos pacientes que tengan algún tipo de alteración en la coagulación de la sangre.

¿Que diferencias hay entre rectoscopia y colonoscopia?

Diferentes instrumentos prueba rectoscopia

Existe una gran confusión acerca de en qué consisten la rectoscopia y la colonoscopia; aunque sean pruebas bastante similares en cuanto al procedimiento, lo cierto es que tienen diferencias.

La zona a observar es diferente:

  • En el caso de la colonoscopia, se trata de una prueba diagnóstica para examinar la parte final del colon mediante un tubo flexible llamado colonoscopio; éste lleva una cámara incorporada en el extremo superior que permite al médico observar el colon.
  • En cuanto a la rectoscopia, tal y como hemos señalado, su objetivo es el de observar las paredes del recto para detectar cualquier tipo de alteración o anomalía en las mismas.

La profundidad de exploración es distinta:

  • En el caso de la exploración del recto sólo se trabaja sobre los 15 o 20 primeros centímetros del canal (aún cuando el tubo permita una mayor observación).
  • Mientras que en el caso de la colonoscopia, el área a explorar es mayor, por encontrarse el colon situado más arriba en el aparato digestivo. En ambos exámenes el tubo flexible se introduce por el ano.

Otra diferencia entre ambos exámenes es el instrumental con el que se realiza:

  • En el caso de la rectoscopia, el tubo puede ser rígido o flexible, dependiendo de cada caso.
  • Pero, en la colonoscopia el tubo debe ser obligatoriamente flexible para poder moverse precisamente con facilidad en esa mayor distancia.

¿Alguna vez has tenido que acudir a una prueba de rectoscopia? ¿Fue dolorosa o molesta? Cuenta tu experiencia vivida con los demás miembros de la comunidad, seguro que les resultará de gran ayuda.

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😉

Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
¿Que es una【 RECTOSCOPIA 】y para que sirve?
Puntuación:
51star1star1star1star1star
¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 48 Media: 4]
Este artículo ha sido revisado por el equipo médico de Hemorroides.club

Comenta y participa

  ◀ Acepto los términos de privacidad

  1. Responsable: Hemorroides.Club
  2. Finalidad: Envío por email de noticias y novedades
  3. Legitimación: Tu consentimiento expreso
  4. Destinatario: Lista de suscriptores alojada en Wordpress
  5. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos