Rectosigmoidoscopia ¿Que es y para que sirve?

La rectosigmoidoscopia es una prueba médica que explora el último tramo del intestino, es decir, el recto, el sigma y el colon descendente. Es un procedimiento relativamente sencillo, pero en algunos casos el paciente puede sentir una leve molestia ya que el procedimiento consiste en que se introduce aire en el intestino para que este se expanda y así poder observarlo en su totalidad.

Se trata de una prueba diagnóstica que permite la evaluación de una amplia variedad de patologías que afectan al recto y al colon, como pólipos o tumores entre otros. Vamos a ver en profundidad cual es la definición de rectosigmoidoscopia, si es dolorosa, como se realiza y sus diferencias con otra prueba llamada colonoscopia.

¿Que es y para qué sirve el examen de rectosigmoidoscopia?

La rectosigmoidoscopia es una prueba médica indicada para el diagnóstico de enfermedades del ano y del recto, como fisuras anales, hemorroides o fístulas, entre otras muchas. Sirve para explorar el ano, el recto y el colon sigmoide. Se trata de un examen médico relativamente frecuente cuando el especialista sospecha de determinadas enfermedades cuyo diagnóstico es sencillo pero precisa de esta.

Como hemos comentado, esta prueba diagnóstica ayuda a determinar un amplio abanico de patologías que afectan al ano, recto y colon. Veamos un listado de las más importantes:

  • Desde las enfermedades menos graves como diverticulosis o pólipos de colon
  • Hasta las más series como el cáncer de colon o la obstrucción intestinal
  • Puede mostrar un absceso anorrectal
  • Una enfermedad inflamatoria intestinal
  • Una fisura anal
  • Presencia de hemorroides
  • Una obstrucción intestinal
  • Unos pólipos colorrectales

Como ves, son muchos los diagnósticos que se realizan fácilmente mediante este examen. Más allá de su función como test diagnóstico, también se puede utilizar para tomar tejido de muestra para una biopsia ante la sospecha de un tumor u otros problemas que la precisen; para ello se coloca una herramienta de extracción de tejido en el extremo del rectosigmoidoscopio.

¿Cómo se realiza la prueba de rectosigmoidoscopia?

¿Cómo se realiza la prueba de rectosigmoidoscopia?

Actualmente es una de las pruebas médicas más solicitadas por parte del personal médico ya que permite observar con gran detalle el recto, el tracto intestinal inferior y el colon. En cuanto a la realización de esta prueba, es un procedimiento relativamente sencillo, veamos las distintas fases.

Preparación

En primer lugar, debe realizarse una pequeña preparación previa. Esta consiste en la ingesta de un laxante 12 horas antes de que se lleve a cabo el procedimiento. De esta manera nos aseguramos de que todo el canal anal esté completamente limpio. Este fármaco variará en función de la edad del paciente por lo que es importante utilizar el que el especialista prescriba y no otro.

Además, resulta aconsejable que durante las 48 horas previas a la prueba el paciente no consuma frutas ni lácteos. Hay que tener en cuenta que para poder realizar el examen de una manera correcta, el intestino debe estar completamente limpio.

Del mismo modo, será el momento en que el médico deba conocer si el paciente sufre o ha sufrido de enfermedades renales, cardíacas o de pulmón. Así mismo, se deberá informar sobre la toma de medicamentos tanto ocasionales como crónicos. Lo común es que el profesional realiza estas preguntas pero si no es el caso recuerda que debes comentárselo. Antes de la prueba tendrás que firmar un consentimiento firmado.

Esta es una de las pruebas diagnósticas más habituales en la actualidad. Se realiza con relativa frecuencia sobre todo en adultos de más de 55 años, tanto en hombres como en mujeres. Además, la tecnología ha permitido que la calidad de la imagen y la resolución de la cámara adherida al rectosigmoidoscopio mejoren considerablemente, de forma que el médico tiene una visión excelente del recto, el sigma y el colon siendo innecesaria una excesiva preocupación o una preparación física o psicológica superior a lo ya comentado.

La prueba

Este test comienza colocando al paciente, desnudo de cintura para abajo, en posición decúbito lateral izquierdo con las rodillas flexionadas sobre una camilla.

A continuación el doctor, ya sea coloproctólogo o de otra especialidad relacionada, inspecciona la zona anal y procede a realizar un tacto rectal con el dedo índice. Este estará previamente enguantado y lubricado. De esta manera se consiguen dos cosas: comprobar que no existen obstrucciones y dilatar la zona.

Tras ello, se ha de proceder a introducir el rectosigmoidoscopio flexible por el canal anal hasta el colon pasando por el recto. Lo común es introducir entre 30 y 60 centímetros de tubo, siempre en función de lo que se descubra. Este aparato hace que se insufle aire en el interior del canal para ganar visibilidad, motivo por el cual es común tener ganas de defecar.

En el extremo del instrumento está colocada una cámara microscópica que permite al médico observar la zona con detalle y detectar cualquier tipo de anomalía en la misma que pueda estar ocasionando los síntomas que el paciente presenta.

Tal y como hemos comentado, si se da el caso, el facultativo procederá a tomar una muestra de tejido con la intención de analizarla. La prueba tiene una duración aproximada de 10 minutos. Lo más aconsejable es acudir acompañado al centro médico ya que después de la misma el paciente puede sentirse un tanto aturdido.

La rectosigmoidoscopia duele se insufla aire en el recto

¿La rectosigmoidoscopia duele?

Una de las preguntas más frecuentes entre los pacientes que deben someterse a este examen es si se siente o no algo de dolor durante el examen. Todo depende de si la prueba se realiza o no con sedación. En el caso de que el paciente no esté sedado, lo cual no suele ser habitual, este siente, como acabamos de comentar, una gran presión en el recto, así como una necesidad urgente de defecar.

Si el paciente está sedado, en la gran mayoría de casos no existe ningún tipo de molestia; una vez terminado el examen, debido a la insuflación de aire durante el mismo, el paciente puede expulsar un gran número de gases o tener cólicos pero no debe producir dolor. Una biopsia en condiciones normales tampoco debería ser molesta.

¿Que riesgos puede tener esta prueba?

Los riesgos de la rectosigmoidoscopia son mínimos, pero como en cualquier prueba médica, los tiene. Existe un cierto riesgo de perforación en el intestino si el médico advierte la presencia de divertículos. Se estima que el riesgo general de complicaciones es del 0,01%. Sí es más común que se produzcan cólicos, pero estos no deben agravarse si se tratan adecuadamente.

¿Que diferencias existen entre rectosigmoidoscopia y colonoscopia?

Estas son dos pruebas médicas muy habituales y que en ocasiones se confunden, aunque lo cierto es que son diferentes:

  • Por un lado, la rectosigmoidoscopia únicamente explora el recto y el sigma; mediante esta prueba el médico no puede ver el colon en su totalidad ni el intestino delgado. Resulta muy útil para diagnosticar enfermedades relacionadas con el recto y la parte inferior del colon.
  • Y, por otro lado, la colonoscopia, tal y como su propio nombre indica, permite al médico observar el colon en su totalidad. Se trata de una prueba médica que consiste en la introducción de un tubo flexible de entre 122 y 183 cm de longitud y mediante la cual se puede observar el intestino y el colon. Es muy útil para establecer el diagnóstico de determinadas patologías, como el cáncer de colon y otras cuya presencia se dé, efectivamente, a un nivel más profundo.

¿Conocías en detalle esta prueba de diagnóstico? ¿Te has realizado en alguna ocasión este examen? Comparte tu experiencia con los demás miembros de la comunidad, seguro que resultará de gran ayuda.

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😉

¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 46 Media: 3.6]
Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
RECTOSIGMOIDOSCOPIA ¿Cómo se realiza? ¿Es dolorosa?
Puntuación:
51star1star1star1star1star
Este artículo ha sido revisado por el equipo médico de Hemorroides.club

Comenta y participa

  ◀ Acepto los términos de privacidad

  1. Responsable: Hemorroides.Club
  2. Finalidad: Envío por email de noticias y novedades
  3. Legitimación: Tu consentimiento expreso
  4. Destinatario: Lista de suscriptores alojada en Wordpress
  5. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos