Sangrado por el ano o rectorragia ¿Cuales son las causas y sus riesgos?

Se estima que un cuarto de la población adulta a nivel mundial ha sufrido sangrado por el ano al menos una vez en su vida. Hay que tener en cuenta que esto nunca es normal, pero que no siempre entraña gravedad. Está claro que una hemorragia anal puede causar una gran impresión a quien la padece, pero es importante no perder la calma ya que en la gran mayoría de los casos se debe a hemorroides o a una fisura anal transitoria, motivada por un esfuerzo.

En cualquier caso, ante una incomodidad de este tipo, por muy leve que sea, es recomendable ponerse en contacto con el médico para que este realice las pruebas que considere oportunas pues, puede ser el primer síntoma de una enfermedad grave, como el cáncer de colon o la enfermedad de Crohn. Aunque, tal y como hemos explicado, no es lo más habitual, puede darse alguno de estos supuestos de mayor gravedad y un diagnóstico temprano es esencial. A continuación vamos a explicarte todo lo relacionado con este tipo de sangrado, como son sus causas y los diversos tipos que existen.

¿Qué es una rectorragia?

El sangrado rectal, conocido clínicamente como rectorragia o proctorragia, se define como la expulsión de sangre, generalmente de color rojo vivo, por el ano; puede ser de manera aislada aunque lo habitual es que se dé acompañada de las heces con sangre.

Como hemos comentado, el 25% de la población ha sufrido este tipo de sangrado rectal en alguna ocasión. En la gran mayoría de casos, las causas no son patologías graves, como, por ejemplo, la fisura anal. No obstante, y como hemos indicado, aunque no es demasiado frecuente, las causas también pueden ser otras de mayor importancia como el inicio de la aparición de cáncer de colon. Es por ello que lo más recomendable ante esta situación, es ponerse en contacto con el médico facultativo lo más rápido posible.

Merece la pena tener en cuenta que en prácticamente el 100% de los casos, la hemorragia rectal por sí sólo no indica nada. Hay que considerar también otra serie de factores para un diagnóstico correcto, comos son:

  • La forma
  • La cantidad
  • El color
  • La presencia o no de mucosidad
  • Así como si se presentan o no coágulos

Ante la más mínima evidencia de sangrado rectal por el ano, con o sin heces, te recomendamos que te pongas en contacto con tu médico. Él te hará un diagnóstico exhaustivo y, en función de tus síntomas y su valoración, pedirá que te realicen determinadas pruebas para conocer la causa de tu rectorragia.

¿Cuales son las causas de la aparición del sangrado anal?

Tipos y causas de rectorragia protorragia sangre en ano

Las causas de esta enfermedad pueden ser muy diversas. Vamos a analizar cuáles son las principales y sus síntomas más característicos, para que tengas una visión más concreta de cuales pueden ser los orígenes y causas de esta enfermedad o patología anal.

Hemorroides

Cuando se produce un sangrado rectal leve, en la gran mayoría de ocasiones las almorranas son la causa del mismo. Las hemorroides pueden ser externas, si se localizan fuera del ano; o internas. Si son internas, puede venir acompañado de una ligera mucosidad al final de la deposición, o incluso cubriendo las heces. A su vez, las causas de aparición de estas, pueden ser muchas como el embarazo, la obesidad o el estreñimiento.

Fisura anal

Se conoce como tal, al desgarro producido en la membrana del ano. La hemorragia al evacuar viene acompañado de un dolor intenso. La fisura anal puede ser consecuencia de un traumatismo o simplemente de estreñimiento. Para tratarla, lo mejor es llevar una dieta con alimentos ricos en fibra y realizar baños de asiento de agua templada, entre otros remedios que pueden resultar más eficientes.

Divertículos

Afectan sobre todo a personas de avanzada edad; es muy raro que los divertículos aparezcan en personas jóvenes. Son pequeñas bolsas que se producen en la pared del colon; cuando lo hacen en el lado derecho del mismo es cuando se produce hemorragia. No causa dolor, pero es una de las hemorragias más graves porque generalmente se trata de sangre arterial. Por lo tanto, es importante ponerse en contacto con un médico de forma inmediata.

Pólipos

Otra posible causa son los pólipos localizados en la parte baja del colon, los cuales, en la gran mayoría de ocasiones son benignos. Generalmente, se apuesta por la extirpación quirúrgica; y es que, si no se eliminan del colon, con el paso del tiempo pueden convertirse en malignos, dando lugar al cáncer de colon.

Cáncer de colon

Es una de las causas menos frecuentes del sangrado rectal, aunque también es posible, y de gran gravedad. Las heces son de color negro y, además, se caracterizan por tener un olor muy desagradable. El cáncer de colon tiene otros síntomas como la fatiga, la pérdida de peso, el cansancio…

Colitis isquémica

Se da cuando un determinado tramo del colon resulta lesionado por cualquier causa. El sangrado rectal es leve y llega acompañado de dolor abdominal, diarrea y fiebre.

Enfermedad inflamatoria intestinal

Cubre dos tipos de enfermedades como son la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. Ambas presentan un cuadro crónico y un componente autoinmune, estas patologías se caracterizan por la existencia de una inflamación de carácter crónico de una parte o la totalidad del intestino. Además son frecuentes la aparición de diarrea y emisión de heces con moco.

Proctitis

Esta patología consiste en la inflamación de la membrana que recubre el recto. Algunas posibles causas que la generan son el uso no controlado de ciertos medicamentos, exposición a radioterapia intensiva en algunos tipos de cáncer, infecciones o las enfermedades inflamatorias intestinales nombradas con anterioridad.

¿Que tipos de sangrados rectales hay según el color de la sangre?

El color de la sangre puede ser un gran indicativo de dónde se está dando la hemorragia.

  • Si la sangre es de un color rojo vivo, significa que la hemorragia proviene de la parte inferior del colon o el recto.
  • Si el color pasa a ser rojo oscuro, la hemorragia tiene su origen en el colon o en el intestino delgado.
  • Y, si las heces son negras, lo que se conoce como melena, la hemorragia se da en el estómago, fruto de una hemorragia o una úlcera.

Además, la gravedad de la hemorragia rectal se clasifica de la siguiente manera.

  • Leve: La sangre únicamente aparece en el papel higiénico o, como mucho, algunas gotas en el inodoro o en la superficie de las heces. Prácticamente en el 100% de los casos se debe a hemorroides o a una fisura anal.
  • Moderado: Aparecen pequeños coágulos; el sangrado puede darse incluso sin heces o sin defecar.
  • Grave: Los coágulos son grandes y la hemorragia es constante.

¿Cuales son lo síntomas del sangrado anal o rectorragia?

Sangrado por el culo ano recto papel higienico

En la gran mayoría de casos, las personas descubren que tienen una hemorragia rectal después de defecar. Generalmente, las heces vienen acompañadas de sangre.

En cuanto a los síntomas que acompañan al sangrado pueden ser muy diversos. Hay algunas personas que sienten una gran presión rectal e incluso un ligero dolor en el estómago. Además, en función de cuáles sean los causas de esta hemorragia, se puede sentir una ligera confusión, así como mareo y aturdimiento.

En mujeres

Generalmente, la hemorragia anal se da en personas de más de 40 años; no es demasiado frecuente en jóvenes. No obstante, aunque no sea muy habitual, también puede producirse en mujeres jóvenes. Una hemorragia rectal no es un tema que haya que tomarse a la ligera porque puede ser síntoma de varios problemas de salud. En la mayoría de los casos no reviste gravedad, aunque siempre es recomendable consultar con el médico.

Una de las causas más frecuentes son las hemorroides, las cuales pueden originarse a raíz de diversos factores, entre ellos el coito anal. Esta práctica sexual puede causar un desgarro en la pared del recto, haciendo que esta sangre. En el plano sexual, también hay determinadas enfermedades de transmisión sexual que producen sangrado rectal, como la gonorrea.

Las almorranas también pueden darse por el estreñimiento, debido al gran esfuerzo realizado a la hora de evacuar. En el caso de las mujeres, hay muchas que se estriñen durante la menstruación, pudiendo dar lugar a las hemorroides.

En hombres

En cuanto al sangrado en hombres, suele venir derivado de diferentes enfermedades que se dan en el recto o en alguna otra zona del tracto digestivo. Una de las causas más frecuentes de que los hombres sangren por el ano son las enfermedades benignas de colon, como los divertículos. Son pequeñas bolsas que se producen en la pared del colon y que están muy cerca de vasos sanguíneos. Por lo tanto, la materia fecal puede erosionar estos casos y, así, causar la hemorragia.

Otra causa probable es el cáncer anal, el cual se da generalmente en hombres de entre 20 y 65 años; en estos casos, la hemorragia se caracteriza por ser irregular y, además, no causa ningún tipo de dolor. Por supuesto, estas causas también se dan en mujeres, aunque con una menor asiduidad.

Al defecar

En más del 80% de los casos, la rectorragia se produce solamente al defecar. Cuando la sangre aparece mezclada con las heces suele significar que hay una determinada enfermedad en el recto o en el colon, como diverticulosis, colitis ulcerosa o pólipos en el colon.

Si hay diarrea, y con ella aparece mezclada la sangre, puede deberse a una infección en el colon. Si la sangre únicamente se ve en el papel higiénico, las causas más probables son las hemorroides y las fisuras anales.

En aquellos casos en los que la sangre es de color rojo intenso y aparece en la superficie de las heces, implica que la hemorragia se está dando en el ano; también puede deberse a almorranas o fisuras anales.

Y, por último, las heces de color negro, conocidas como melenas, son una señal de un sangrado que se está produciendo en el estómago o en el esófago. Cuando la sangre pasa por el intestino hasta el recto, hace que las heces tomen ese color negruzco.

Sin defecar

Aunque lo más habitual en el sangrado anal es que este se produzca junto con las deposiciones, esto no es así en el 100% de los casos. En determinadas ocasiones, aparece por sí solo. El síntoma es la propia sangre y aunque no se dan otros, suele ser motivo de otras patologías o enfermedades de importancia.

Con dolor

En determinadas ocasiones, esta patología puede venir acompañado de un dolor leve o moderado; puede darse en la zona abdominal, en el recto, o en ambos.

Cuando hay dolor, se debe a una fisura anal; una especie de herida que se localiza en el ano. Produce una ligera hemorragia y, además, dolor causado por la contracción del músculo del esfínter como respuesta al paso de las heces, lo que provoca que la herida se agrande, causando así el malestar.

La fisura anal puede tener causas muy diversas, como el estreñimiento, las diarreas frecuentes que acaben quemando la mucosa anal, y el sexo anal por los microtraumatismos que se producen en el ano.

Sin dolor

El sangrado rectal no siempre tiene que venir acompañado de dolor. En el caso de pólipos o una enfermedad en el colon o en el intestino, no se da ninguno en absoluto. Las hemorroides con sangre tampoco causan dolor en determinadas ocasiones, este factor dependerá en muchos casos del grado estadio de esta.

Tipos de diagnósticos y pruebas a realizar

Inflamación del colon causas sangrado rectal

Si sufres o has padecido de sangrado anal, aunque sea muy leve, es importante que te pongas en contacto con tu médico lo más rápidamente posible. Él se encargará de realizarte un examen exhaustivo para determinar la causística.

Las pruebas suelen consistir en tomar una muestra de piel de tu zona anal para determinar si existe infección. Además, en algunos casos, el médico puede solicitar una colonoscopia para verificar si el origen del sangrado es un pólipo o un tumor en el colon. Otra de las pruebas que se determinan es un hemocultivo para detectar si hay o no sangre en las heces. Además, si el médico considera que puede haber una fisura o un desgarro anal, puede pedir una evaluación endoscópica para determinar su ubicación.

Tratamientos para curar la rectorragia

Una vez averiguada la causa del sangrado rectal, el siguiente paso es establecer un tratamiento para el mismo. Dependiendo del origen, actuaremos dependiendo de la patología que está causando este sangrado. Por tanto, conocer y evaluar las causas concretas del sangrado forma parte fundamental para un correcto tratamiento.

  • Si es debido a almorranas: Si se trata de venas hemorroidales, el tratamiento más frecuente es una pomada o una crema; vienen muy bien para desinflamar la zona y, además, alivian los síntomas propios como la picazón o el dolor. También se darán pautas higiénico-sanitarias y consejos sobre la dieta y otros aspectos de la vida diaria muy útiles para curar las hemorroides desde la raíz del problema.
  • Si las causas son por una fisura anal: Si el médico ha determinado que tienes una fisura anal, te recomendará que sigas una dieta rica en fibra para que las heces sean más blandas y, además, más frecuentes para evitar el estreñimiento y el resultante excesivo esfuerzo al defecar. Además, en función del grado de dolor que tengas, puede preescribirte unos analgésicos para el dolor.
  • Si existen otras enfermedades o patologías: Para aquellos casos en los que el sangrado por el recto es síntoma de una enfermedad grave, el tratamiento irá enfocado en atajar esta y se acompañará de los consejos generales que sirven para aliviar los síntomas que acompañen al sangrado.

¿Conocías la gran cantidad y diversidad de causas que pueden producir hemorragia anal? Saber el origen de esta patología nos permite atajar el problema de raíz y así, poder tratarla de forma correcta.

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😃

¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 1 Media: 5]
Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
【RECTORRAGIA o SANGRADO por el ANO】¿Que es y como curarlo?
Puntuación:
51star1star1star1star1star
Únete al Club y di adiós a las hemorroides para SIEMPRE!

No spam guarantee.

Comenta y participa