Hemorroides sangrantes, causas y posibles soluciones

Las hemorroides son los trastornos patológicos más comunes de la región anal y alrededor del 40% de las personas la padecen por lo menos una vez en el curso de su vida. Es posible establecer si sufres o no de esta condición por la presencia de uno o más nódulos alrededor del ano, que en el momento de la defecación son más relevantes.

Las hemorroides, a menudo dolorosa, son una dilatación permanente de las venas que están presentes en el zona del ano-rectal conocidas como varices del plexo hemorroidal y en ocasiones y dependiendo del tipo, estas pueden ir acompañadas de sangre. Por lo general, son causados por hábitos de vida irregulares que determinan el debilitamiento de estas venas, así como un fallo de sus válvulas.

¿Que son las hemorroides sangrantes?

Entre los principales síntomas de las hemorroides está el sangrado, que a veces puede degenerar en anemia debido a numerosas hemorragias en cantidades que podrían poner en peligro la vida de la persona, aunque esto sucede muy raramente. Hablando de esta enfermedad no siempre es fácil, dada la considerable vergüenza que puede crear: por la misma razón, a veces solo se consulta a un especialista en una etapa avanzada.

Las hemorroides internas son las que suelen causar fenómenos hemorrágicos, es decir, sangrado. Estas, con respecto a las externas, son indoloras, con hemorragia rectal color rojo brillante que están en fase de movimiento en el intestino en una condición conocida como hematoquecia.

¿Cuales son las causas típicas de la enfermedad hemorroidal?

Vida sedentaria causas de hemorroides

Dependiendo del tipo de almorrana que padezcamos, las causas puede ser muy diversas y las hemorroides puede aparecer por una o un conjunto de estas causas, muchas veces los acontecimientos vienen en cadena lo que acelera la aparición de estas típicas inflamaciones en la zona anal de la noche a la mañana, algunas de las principales causas son las siguientes:

  • Dieta demasiado desordenada
  • Falta de ejercicio
  • Permanecer sentado durante mucho tiempo
  • El sobrepeso y la obesidad
  • Factores hereditarios
  • Estilo de vida inadecuado
  • Estreñimiento crónico o la diarrea

¿Por qué ocurre el sangrado de hemorroides?

Cuando las varices en el ano y el recto se rompen, comienza la hemorragia. Esta ruptura puede ocurrir debido a la sobrepresión en las venas durante el paso de las heces, o a la limpieza en demasía, o a la presión excesiva al levantar pesos de gran peso. El sangrado está presente en aproximadamente el 80% de los casos y es el síntoma más frecuente. Inicialmente ocurren en las hemorroides de forma leve y llaman la atención debido a la presencia de rayas rojas en las heces o la salida de la sangre que cae en el momento de la defecación al aire.

De hecho, hay presencia de rastros de sangre en el papel higiénico que generalmente indica el comienzo de la enfermedad hemorroidal que con el paso del tiempo, puede ser aguda o en algunos casos permanecen inalteradas para degradar definitivamente. Es importante tener en cuenta que cuando padecemos de almorranas es natural el sangrado rectal y la sangre es de color rojo brillante, mientras que si proviene del colon se trata de una coloración rojo oscuro. En este último caso, es aconsejable ir al médico para hacer las investigaciones correspondientes.

Las hemorroides sangrantes o no, pueden ser diagnosticadas mediante inspección local si están fuera, es decir externas, o con la rectoscopia en caso de ser interna. El término rectoscopia significa el examen endoscópico del recto, realizado con un instrumento con una longitud apropiada de alrededor de 30 cm que permite la observación directa de todo el tracto intestinal que se esté tratando.

Síntomas más habituales de las hemorroides con sangre

Las personas que sufren de hemorroides tienen una sensación de pesadez en el nivel ano-rectal que determina un malestar persistente con le que se ven obligados a vivir en silencio. Por otra parte, la sensación de hinchazón y la inflamación que se presenta en la región anal se intensifica durante la evacuación. Vivir con síntomas tan molestos puede convertirse en una fuente de frustración y, si la aparición es frecuente o si las hemorroides persisten durante mucho tiempo, es posible el sentimiento de impotencia. Sin embargo, es importante, recordar que no se debe subestimar o ignorar el problema, ya que en algunos casos podría degenerar en una forma crónica.
Estas hemorroides, por las acumulaciones de sangre, pueden aumentar en tamaño debido a la mayor densidad y dureza de las heces, por tanto tendremos que hacer un gran esfuerzo durante la defecación. Cuando salen con esfuerzo, son atrapados y comprimidos por el esfínter interno del ano. Un esfínter es un tejido muscular que se haya en ciertas partes o lugares del cuerpo humano que sirve, de manera controlada o involuntaria, para ejercer alguna fuerza en un lugar específico del cuerpo humano. En el caso del ano, el esfínter o tejido muscular lo rodea en su parte interna y asegura que las heces no se escapen o permitan que salga cuando el tejido se contrae o permanezca suelto.

Cuando las hemorroides o las almorranas salen fuera del ano y debido a una contracción del esfínter interno se colapsa o queda atrapada, se produce una acumulación de sangre en las hemorroides, causando que crezca y produzca el dolor característico que todos los pacientes que sufren de esta patología son capaces de reconocer. Si la acumulación de sangre cuando la hemorroide está atrapada fuera del ano no se resuelve en pocas horas, las siguientes deserciones pueden causar una grieta o irritación del tejido que se forma cuando las heces pasan y producen lo que uno llama hemorroides sangrantes.

Si la presión interna del esfínter del ano continúa con el tiempo y las almorranas no pueden penetrar en el ano, es posible que la acumulación de sangre que hemos explicado arriba pueda resultar la formación de pequeños coágulos o trombos. En este caso, estaremos en presencia de hemorroides trombosadas.

En caso de que el sangrado sea debido a las hemorroides continúe en el tiempo, aunque la cantidad sea pequeña, es posible que ciertos tipos de personas sufran períodos de anemia de transición, por lo general es necesario evaluarlos tan rápidamente posible en este tipo de caso para poder resolverlos definitivamente.

¿Que remedios o tratamientos son mejores ante las hemorroides que sangran?

Hemorroides sangrantes internas externas

El tratamiento de las hemorroides sangrantes se puede hacer mediante la aplicación de remedios naturales hoy en día ampliamente utilizados y eficaces: adaptar la alimentación, a fin de garantizar el buen funcionamiento del intestino y un consumo adecuado de fibra, es el primer paso a tomar con el fin de encontrar los beneficios reales.

Respecto a la alimentación, luz verde para los cereales, las frutas, verduras y semillas, con abundante consumo de líquidos durante el día, para fomentar que la formación de heces sea menos duras y difíciles de expulsar. La dieta debe ajustarse también sobre la base de los desequilibrios intestinales específicos, de una manera natural para resolver tanto los problemas de estreñimiento y las relacionadas con la diarrea.

Una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable son un punto de partida a partir del cual no se puede ignorar que cualquier persona que esté sujeta a la aparición de las hemorroides, puede poner en práctica la terapia preventiva completamente natural.

Ya se trate de hemorroides internas o hemorroides externas, la primera regla es no desanimarse, se debe conseguir hacer un adecuado diagnóstico del especialista y dedicarse a la búsqueda de soluciones naturales más adecuadas para resolver el problema, incluso en caso de hemorroides sangrantes.

La administración de ungüentos o cremas recetadas o adquiridos en farmacias y que tienen una combinación de anestésicos locales y corticoides no se recomienda generalmente porque los efectos secundarios de la administración repetida de sustancias tan potentes como los esteroides son más dañinas que los posibles beneficios que pueden tener. En cualquier caso, no deben ser administrados más allá de 5 o 7 días y siempre como analgésicos en momentos específicos cuando tengamos una gran cantidad de dolor producida por las hemorroides y su sangrado.

Se ha comprobado que el único tratamiento definitivo y efectivo a largo plazo para las hemorroides sangrantes es la cirugía para resolver el problema de las almorranas. La cirugía de las hemorroides se realiza en la sala de operaciones con anestesia local y sedación y, en algunos casos, puede ser necesaria una anestesia local más profunda, lo que permite al paciente volver a casa en el mismo día en la gran mayoría de los casos. Este tipo de intervención permite erradicar de raíz el problema de las almorranas y por lo tanto se considera el único procedimiento de solución a largo plazo.

¿Afecta el estreñimiento a tener sangrado si padecemos hemorroides?

Cuando hablamos de estreñimiento nos referimos a tener deposiciones compactas y de difícil formación de residuos que se produce después de la absorción de alimentos, su causa es debido a la disminución en número de las defecación que podamos tener habitualmente en nuestro día. Este tipo de heces lo que produce en los afectados por almorranas es mayor posibilidad de producir sangrado, ya que el paciente se ve en la necesidad de realizar más fuerza para defecar y la sangre se acumula en la parte inferior del ano,por tanto el sangrado es mayor.

¿Quieres aportar algo más sobre las hemorroides sangrantes? entre todos podemos ayudar a más personas que sufren este problema

Si te ha servido de ayuda comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😃

¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 4 Media: 3.8]
Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
HEMORROIDES SANGRANTES ➤Causas ➤Síntomas ➤Tratamiento
Puntuación:
51star1star1star1star1star
Únete al CLub y di adiós a las hemorroides para SIEMPRE!

No spam guarantee.

Comenta y participa