Sexo anal ¿Que es y como practicarlo sin riesgos?

El sexo anal es una práctica sexual que en muchos ámbitos está considerado como tema tabú, y es que sorprendéntemente, todo lo referente al ano, ya sean enfermedades o prácticas sexuales, produce en la sociedad cierto recelo a hablar del tema o conocer más de él. Este hecho es iniciado en la Edad Media, donde las relaciones sexuales anales eran condenadas en el mundo occidental por el clérigo, tanto por su acto infértil como por sus riesgos en la higiene.

A día de hoy, se sigue considerando tema “difícil de afrontar” pero no te preocupes, aquí vas a poder encontrar toda la información veraz sobre esta actividad sexual practicada tanto en el mundo heterosexual como homosexual.

¿Que es el sexo anal?

Existen múltiples formas de realizar sexo anal, ya sea mediante la masturbación o realizando un coito con la pareja. En el caso de la masturbación, se utiliza normalmente un juguete sexual para ser introducido en el ano, mientras que en pareja es el pene el que penetra. Es cierto que este tipo de práctica sexual se ha asociado comúnmente a relaciones homosexuales, pero nada más lejos de la realidad, de hecho cada vez más parejas heterosexuales se han sumado a esta actividad, ya sea el hombre penetrando a la mujer, o la mujer penetra al hombre mediante un dildo o prótesis de material aséptico preferiblemente, esto último recibe el nombre de pegging.

Hay muchas variantes en este tipo de práctica sexual, ya sea con la realización de diferentes posturas como con las diferentes tipos de parejas, hetero, homo (hombre-hombre) (mujer-mujer). Si bien la iniciación al sexo anal puede tener algún tipo de barrera psicológica, sobre todo para aquellas personas que aún no lo han practicado, ya que existe la creenceia de que es doloroso. Cierto es que por diferentes motivos, el esfínter del ano en el momento de la penetración se encuentre cerrado, poco lubricado y en tensión, lo que conlleva a una relación sexual poco satisfactoria y finalmente dolorosa. Para poder tener un primer anal placentero existen ciertas técnicas o preámbulos para relajar la zona anal, esta se relaje y la penetración sea indolora.

Muchas personas encuentra el orgasmo mediante este tipo de práctica sexual anal también conocida comúnmente como “griego”. las mujeres lo consiguen a través de la estimulación del llamado punto G que se encuentra en el ano además del clítoris, en el caso de los hombres, el orgasmo viene dado con la estimulación de la zona de la próstata.

Existen muchas otras prácticas relacionadas con el sexo anal, entre ellas las más conocidas son:

  • Fisting o Fist fucking: Esta variante sexual básicamente es la penetración mediante un puño o parte del brazo en el ano, esta puede llegar a ser muy lesiva, provocar desgarros y fisuras o roturas completas del músculo esfínter, es por ello que el fisting se considera una practica sexual extrema.
  • Andromimetofilia y ginemimetofilia: Consiste en el cambio de rol entre el hombre y la mujer, es decir, la mujer se comporta sexualmente como un hombre y viceveras, el hombre es el que será penetrado análmente por la mujer mediante algún juguete erótico.
  • Clismafilia: Algunas personas sienten placer al introducir líquidos en el ano.
  • Doble penetración: Se refiere a que la persona que es penetrada, en el caso de la mujer puede ser en la vagina y ano.

¿El sexo anal es seguro? ¿Que tipo de riesgos existen? ¿Es malo tener relaciones por el ano?

Practica sexo anal sin riesgos no es malo tener relaciones por el ano

Existen varios riesgos para la salud con el sexo anal, y es que el coito por el ano se considera una de las actividades sexuales con mayor peligro a padecer enfermedades, entre otros riesgos, veamos cuales son:

Contagio de enfermedades

La penetración puede desgarrar el tejido dentro del ano, permitiendo que bacterias y virus entren en el torrente sanguíneo. Esto puede dar lugar a la propagación de infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH. Los estudios han sugerido que la exposición anal al VIH representa 30 veces más riesgo para la pareja receptiva que la exposición vaginal.

La exposición al virus del papiloma humano (VPH) también puede llevar al desarrollo de verrugas anales y cáncer anal. El uso de lubricantes puede ayudar en algunos casos, pero no previene completamente el desgarro. El tejido dentro del ano no está tan bien protegido como la piel exterior que lo rodea. Nuestro tejido externo tiene capas de células muertas que sirven como barrera protectora contra la infección. El tejido dentro del ano no tiene esta protección natural, lo que lo hace vulnerable al desgarro y a la propagación de la infección.

El ano fue diseñado para contener las heces, está rodeado de un músculo anular, llamado esfínter anal, que se aprieta después de defecar. Cuando el músculo está tenso, la penetración anal puede ser dolorosa y difícil. El primer sexo anal repetitivo puede debilitar el esfínter, lo que dificulta la retención de las heces hasta llegar al inodoro. Sin embargo, los ejercicios de Kegel para fortalecer el esfínter pueden ayudar a prevenir este problema o corregirlo.

Infecciones: La higiene en el coito anal

Incluso si ambos miembros de la pareja no tienen una infección o enfermedad de transmisión sexual, las bacterias que normalmente se encuentran en el ano pueden infectar potencialmente a la pareja que las administra. Practicar el sexo vaginal después del sexo anal también puede llevar a infecciones vaginales y del tracto urinario.

El sexo por el ano también puede conllevar otros peligros. El contacto oral con el ano puede poner a ambos miembros de la pareja en riesgo de contraer hepatitis, herpes, VPH y otras infecciones. En las parejas heterosexuales, el embarazo puede ocurrir si el semen se deposita cerca de la abertura vaginal.

Lesiones anales

Aunque no es común que se produzcan lesiones graves a causa del sexo anal, estas pueden ocurrir. El sangrado después del sexo por el recto puede deberse a una hemorroide o un desgarro, o algo más grave como una perforación (agujero) en el colon. Este es un problema peligroso que requiere atención médica inmediata. El tratamiento incluye una estancia hospitalaria, cirugía y antibióticos para prevenir la infección.

Prevención de los problemas sexuales anales

El ano y el recto carece de la lubricación natural que tiene la vagina. Este hecho hace que la penetración no sea en un principio fácil, además el músculo esfínter no es tan flexible como los de la zona vaginal y su dilatación es más lenta y dificultosa que los de la vagina. Es por este motivo que el uso de lubricantes para favorecer la penetración y disminuir el riesgo de desgarro o dolor en la zona sea el mínimo posible.

La única manera de evitar completamente los peligros sexuales anales es abstenerse del sexo anal. Si tienes relaciones sexuales anales, siempre es importante usar un condón para protegerse contra la propagación de infecciones y enfermedades.

A continuación se presentan más consejos para aumentar la seguridad en el sexo anal:

  • Evitar insertar un pene en la boca o la vagina después de que se haya insertado en el ano hasta que su pareja se ponga un preservativo nuevo.
  • Use abundante lubricante para reducir el riesgo de desgarros de los tejidos. Con condones de látex, siempre use un lubricante a base de agua.
  • Relájate antes de la inserción del pene para ayudar a reducir el riesgo de desgarros. Tomar un baño tibio antes del sexo anal o acostarse boca abajo puede facilitar la penetración.
  • Detente si el sexo anal es doloroso.
  • Si experimentas sangrado después de tener relaciones por el ano o si notas úlceras o protuberancias alrededor o una secreción que sale de él, consulta con tu médico lo más pronto posible.

¿Porque se produce dolor en las penetraciones anales?

Sexo o coito anal sin dolor

Como hemos visto para tener un buen sexo anal puede tener varias alternativas o variantes, entre las que destacan el uso de los dedos, ya se para dar o recibir placer mediante la masturbación anal, el uso de juguetes diseñados para esta práctica o utilizar el pene del hombre. Es cierto que existe un miedo inicial a la hora de comenzar con esta alternativa sexual por el pensamiento que se tiene a que el sexo anal produce dolor, en algunos casos, este síntoma es más debido a efectos psicosomáticos que físicos, en otros, el problema tiene un nombre, se le conoce como anodispareunia, que se refiere más al dolor físico en sí del ano.

Causas psicológicas

Hay algunas técnicas para reducir o eliminar estos dolores, aunque el primero y primordial es eliminar de la cabeza el sesgo de que haya de producirse dolor en tu primera penetración anal si o si. Una vez hayamos eliminado esta barrera psicológica existen ciertos hábitos o tareas que favorecen a la penetración anal, como son los juegos preliminales para dilatar el esfínter anal, ya sea mediante masajes, respiración relajada o el uso de lubricantes, todas estas y otras acciones hacen posible una relación sexual anal totalmente satisfactoria y libre de dolor.

Causas físicas

En algunos casos, el dolor anal producido por la penetración se debe a una anomalía en la piel que rodea el mismo, un ejemplo de ello es el liquen escleroso, que afecta en muchos casos la piel del ano produciendo dolor, malestar y en casos extremos un desgarro del ano. Esta dolencia es una excepción en el dolor anal producido por relaciones sexuales, ya que en la mayoría de los casos se debe a otro tipo de causas.

Los tejidos están alrededor del ano son de por sí más sensibles que otras zonas del cuerpo, la piel que lo rodea es más fina y sensible, además esta posee mayor número de terminaciones nerviosas la cual convierte la zona anal en un lugar donde es más factible de sufrir dolor como de sentir placer. El continuo roce o la falta de lubricación durante la penetración anal es otro factor que produce el temido dolor, esto se soluciona aplicando mayor cantidad de lubricante o pausando las penetraciones.

Si el músculo esfínter no está lo suficientemente relajado y se insiste en la penetración del pene o cualquier otro objeto en el ano, se produce dolor, es por ello que el sexo anal por primera vez es una práctica sexual que se debe hacer sin forzar y con total consentimiento de ambas partes, para que la zona esté totalmente dilatada y relajada para tener una relación 100% satisfactoria.

Otras causas por las cuales se puede producir dolor durante las relaciones por el ano:

Además de todo lo dicho acerca de las posibles causas de la aparición del dolor y las alternativas para que no exista dicho dolor en las relaciones sexuales anales, existen otras causas alternativas que pueden ser el inicio de una relación sexual anal insatisfecha o dolorosa, entre ellas destacan las siguientes.

Hemorroides

Este tipo de enfermedad anal, conocida comúnmente como almorranas, puede dificultar y producir dolor al realizar actividades sexuales anales, ya que las hemorroides son básicamente una inflamación de las venas que rodean la zona del recto. Estas inflamaciones puede ser internas o externas y dependiendo del grado de gravedad pueden recurrir a intervención quirúrgica para su eliminación.

Si piensas que puedes tener hemorroides la norma habitual es prescindir de hacer el amor por el recto y tratar esta afección con los tratamientos adecuados para curar las almorranas, ya que en fases agudas pueden llegar a ser muy dolorosas y en ciertos casos sangrantes.

Absceso anal

Otra alternativa a padecer dolor en las relaciones de sexo anal puede ser la aparición de un absceso anal. Esta enfermedad consiste en la generación de una bolsa llena de material purulento en las paredes del ano y recto. Esta patología es muy dolorosa a la hora de realizar la defecación, por tanto queda desaconsejada la práctica de sexo anal por primera vez si sospechamos o sabemos con certeza que padecemos un absceso perianal.

Estenosis anal o estrechamiento del ano

Ya se por causa genética (que es operada en edades muy tempranas) o por el tratamiento de radioterapia puede existir un estrechamiento del canal anal. Personas que sufren de ETS pueden padecer este tipo de dolencia, que consiste en la disminución de tamaño en la abertura del ano, siendo muy dolorosas a la hora de la defecación.

Fístula anal

Esta enfermedad es una formación de canales purulentos e infectados de pus bajo la superficie de la piel de la zona anal, estos canales conecta los abscesos anales. Las fístulas del ano son una enfermedad más prominente en hombres jóvenes con mucha cantidad de vello corporal. Son muy molestas y dolorosas y en muchos casos requiere de una operación para eliminarlas completamente.

Fisura perianal

La causa principal de esta enfermedad es el desgarro muscular de la zona anal, ya sea una rotura parcial o total. Como es lógico impide totalmente tener relaciones anales ya que es muy dolorosa con el simple hecho de sentarse. Causas de una fisura anal son traumatismos, defecaciones de gran tamaño, estreñimiento crónicos o relaciones sexuales extremas.

¿Es recomendable el uso de relajantes en el sexo anal?

Sexo anal y aparato reproductor masculino

Ya hemos visto los problemas, causas y soluciones tanto físicas, psicológicas o por enfermedad que pueden llevar a no tener un sexo anal satisfactorio, pero ¿existe alguna otra alternativa para practicar un coito anal de forma segura y sin dolor?.

Hay ciertas personas que son incapaces de relajar el músculo esfínter de forma que puedan llegar  disfrutar de un sexo por el ano, produciendo cada vez que lo intenta, dolor, molestias y frustración, agravando cada vez más el problema. Para estas personas hay la alternativa de usar algunas sustancias que provocan la relajación del ano de forma externa, la aparición de una sustancia llamada poppers hace posible que muchas personas puedan realizar el sexo anal sin dolor.

¿Que son los poppers y para que sirven?

Es una droga en forma líquida que en su contenido tiene nitrato amílico, isobutílico o butílico, la forma de administrarla es mediante inhalación. Los efectos son inmediatos y procuran la dilatación de los vasos sanguíneos, acelerando el pulso y un menor riego sanguíneo hacia el cerebro.

Sus efectos son poco duraderos, no más de 2 o 3 minutos, se dice que provoca una exaltación de los placeres sexuales a lo largo de lo que dura su efecto en el organismo.

Por supuesto, no estamos aconsejando la toma de de esta droga, que su principal cometido es tratar otras afecciones como la angina de pecho, por tanto queda a responsabilidad de la persona a usarla con su propio consentimiento y riesgo.

Los efectos secundarios más notables son:

  • Presión arterial menor
  • Palidez
  • Vértigos y mareos
  • Impotencia
  • Muerte (en casos de sobredosis)

Queda totalmente contraindicado en los siguientes tipos de personas:

  • Con problemas cardíacos
  • Si sufren anemia
  • Si padecen de presión ocular elevada
  • Tensión arterial anómala
  • Menores de edad

Penetración anal o sodomía

Este tipo de sexo anal se relacionaba en un principio a personas del mismo sexo, en este caso hombres, es un tema tabú como otros tipos antes mencionados, hoy día son practicados en cualquier relación de pareja, ya sea heterosexual u homosexual. Hablamos de sodomía cuando nos referimos a un juego sexual que pone a prueba la confianza con la pareja. Consiste en la penetración anal de un miembro de la pareja al otro, ya sea hombre o mujer.

La sumisión del miembro penetrado forma parte de la sodomía, siempre respetando los gustos y decisiones de cada uno, olvidando las relaciones forzadas o no consentidas. La lubricación como ya sabemos juega un papel muy importante para poder disfrutar de un acto sexual anal placentero, se recomienda siempre el uso de preservativos para disminuir el peligro de padecer algún tipo de enfermedad de transmisión sexual (ETS).

Enfermedades de transmisión sexual por sexo anal (Enfermedades venéreas)

Sexo anal y aparato reproductor femenino

Como hemos comentado, esta práctica sexual puede llevar consigo si no se toman las medidas de higiene y prevención adecuadas, el riesgo de contraer ciertas enfermedades, alguna de ellas leves y otras realmente serias, a continuación repasamos todas las enfermedades de transmisión sexual que puede acarrear el sexo anal.

Estas patologías aparece por contacto sexual, por la falta de información o por mal uso de los métodos preventivos, este tipo de enfermedades son mucho más comunes de lo que parecen. Se estima que unas 70 millones de personas en todo el mundo tienen alguna enfermedad de transmisión sexual, muchas de estas personas desconoce que la padece ya que algunas de estas patologías son asintomáticas en sus comienzos y su detección resulta complicada. El rango de edad donde se sitúa el mayor riesgo de padecerlas está en torno a los 25 años.

Algunas enfermedades por sexo anal son:

  • VIH
  • VPH (papiloma humano)
  • Herpes genital
  • Gonorrea
  • Clamidia
  • Enfermedades inflamación pélvica
  • Sífilis
  • Tricomoniasis
  • Chancroide

VIH o SIDA

Quizás la enfermedad por transmisión sexual ya sea anal, vagina u oral más peligrosa y mortal de todas, el VIH o el llamado Virus de la Inmunodeficiencia Humana debilita mediante una infección en las células, todo el sistema inmunitario del cuerpo humano, es decir, el sistema de defensa natural contra las enfermedades queda muy debilitado, por tanto, la persona infectada por el VIH no tiene la capacidad de protegerse de otro tipo de enfermedades.

A día de hoy no existe curación definitiva contra este virus de transmisión sexual y una vez que el sujeto es contagiado, el virus permanece en él para siempre. Las causas únicas y exclusivas por las que una persona puede contraer este virus son el contacto directo de fluidos de una persona infectada a otra, los fluidos capaces de transmitir el VIH son:

  • Sangre
  • Esperma
  • Flujo vaginal
  • Leche materna

Existen muchas circunstancias por las cuales se puede transmitir este virus, pero las más habituales son el contagio por tener relaciones sexuales anales o vaginales sin el uso de preservativo o compartir jeringuillas que estén infectadas por VIH. Además, este virus es proclive de ser trasmitido de madre a hijo durante el embarazo o mediante la leche materna. Otras formas menos comunes pero con riesgo de ser contagiado son el sexo oral, si existe intercambio de sangre, transfusiones de sangre defectuosas o con material infectado entre otras. Como en la mayoría de las infecciones víricas, los síntomas tardan en aparecer y el diagnóstico se realiza mediante un análisis de sangre.

Verrugas genitales (papiloma humano)

Esta afección es una de las más comunes y fáciles de contraer cuando se realiza sexo anal o cualquier otra actividad sexual que supongo contacto sin medios anticonceptivos. Al contacto con la piel, el sujeto puede ser contagiado con verrugas genitales de forma rápida.

La principal causa de este tipo de verrugas es el virus del papiloma humano o VPH, estas verrugas tienen forma abultada, de color blanco o rosado y están húmedas. En mujeres afectadas por este virus los síntomas aparecen dentro de la vagina o alrededor de ella, incluso en la zona del ano, en el caso de los hombres estas verrugas son proclives de aparecer en la punta del pene. Al ser originarias por un virus, las verrugas si se curan o extraen pueden llegar a surgir en un futuro.

Herpes genitales

Este tipo de herpes es la infección de un virus que se transmite mediante el contacto sexual, ya sea mediante el sexo anal, vagina u oral. El herpes genital es parecido al labial, sus síntomas no se muestran inmediatamente después del contagio, sino que los signos aparecen incluso varios años después.

Los signos más habituales de este tipo de patología asociada al sexo anal son la aparición de úlceras dolorosas en el pene del hombre y la vagina de la mujer. Este virus cuando contagia a una persona lo hace para siempre, aunque en la actualidad existen tratamientos mediante antibióticos que reducen los síntomas del herpes genital aunque de momento no se ha encontrado cura definitiva. Hay que saber que este virus puede ser transmitido durante el embarazo de la madre al hijo.

Gonorrea

Hablamos de una enfermedad por contagio mediante relaciones sexuales anales, vaginales u orales de origen bacteriológico que causa infecciones relativamente importantes en las zonas del recto, ano, garganta, uretra o en el cuello del útero en el caso de las mujeres. La gonorrea es una patología de transmisión sexual muy frecuente y sus síntomas son visibles en muy poco tiempo.

Los signos o síntomas que destacan en este tipo de afección son la aparición de flujo vaginal de color amarillo y denso en la mujer, en el hombre surge un líquido de color amarillo o blanquecino que sale del pene, se produce en ambos sexos quemazón al orinar, además existe irritación en la zona anal.

Para casos en que una mujer esté embarazada y además esté infectada por gonorrea existe el riesgo de que el futuro hijo quede infectado por esta enfermedad bacteriológica, por tanto se debe acudir al médico con celeridad para ser tratado, ya que el tratamiento para curar la gonorrea se basa en la aplicación de antibióticos. En casos extremos donde no ha habido tratamiento, en mujeres puede desembocar en una enfermedad inflamatoria pélvica y en hombres a la esterilidad.

Clamidia

Esta enfermedad es de origen bacteriológico, los métodos de transmisión son a través del sexo anal, oral o vaginal. La clamidia también puede transmitirse de la madre a su bebé durante el embarazo o parto. Otras formas de contagio son el uso compartido de juguetes sexuales si haber sido lavados de un uso a otro. Para tratar esta patología bacteriológica lo más habitual es usar antibióticos para su curación. Se le conoce como la “infección silenciosa” ya que no existen síntomas aparentes. Para prevenir la clamidia y tener un sexo anal seguro, es primordial utilizar preservativos.

Si no se diagnostica con tiempo, la clamidia puede desembocar en otras enfermedades, como la EIP, o enfermedad inflamatoria pélvica en el caso de los hombres esta provoca dolor en la pélvis y en casos avanzados, esterilidad. Los síntomas en mujeres son excesivo flujo vaginal, sangrado mientras se mantiene relaciones sexuales o entre las menstruaciones, además también causa dolor en el bajo vientre durante las micciones.

Enfermedad inflamatoria de la pelvis

Este tipo de enfermedades no es directamente de origen sexual, ya sea anal o vaginal, pero si pueden llegar a surgir de complicaciones de enfermedades de transmisión sexual. Los síntomas más recurrentes son la inflamación de la zona pélvica, sobre todo en mujeres, ocurre inflamación del útero, las trompas de Falopio, en los ovarios y las zonas de alrededor que comprende la estructura pélvica.

Si no se practica sexo anal o vagina de forma segura existe mayor riesgo de en un futuro padecer por complicaciones de patologías directas de transmisión sexual, una enfermedad inflamatorio pélvica, esta surge cuando existe una infección de origen bacteriano en la vagina, útero u ovarios. Las bacterias más habituales causantes de este tipo de enfermedad que puede llegar a la incapacidad de tener hijos en el caso de las mujeres o la esterilidad en hombres, son la Neisseria Gonorrhoeae o la Chlamydia trachomatis.

Sífilis

Esta enfermedad venérea puede causar infección en las zonas vaginales, el ano, el pene o en el escroto, para relaciones sexuales orales, afecta a la boca y los labios. La forma de prevenir la sífilis más efectiva es el uso de preservativos, ya sean en relaciones anales o vaginales. Esta enfermedad tiene la suerte de que hoy día tiene fácil curación, sobre todo en etapas tempranas.

La forma de contagia más común de la sífilis es a través del contacto de la piel en las relaciones sexuales, mediante el intercambio de flujos, ya sean anales, vaginales etc no es necesario que exista eyaculación en el caso del hombre para el contagio. La sífilis es capaz de propagarse de madre a hijo durante el embarazo, parto o leche materna.

Si no lo tratamos a tiempo y dejamos avanzar la enfermedad en el tiempo, podemos llegar a tener graves problemas de salud como daños cerebrales, ceguera o parálisis. Si hemos tenido alguna relación sexual de riesgo, lo mejor es acudir al médico y pedir un análisis de sangre para descartar posibles sospechas de infección de algún tipo de ETS.

Tricomoniasis

Esta enfermedad de transmisión sexual es producida por un parásito llamado Trichomonas Vaginalis, este parásito es más habitual entre mujeres jóvenes. Se contagia mediante las relaciones sexuales sin preservativo, ya sea sexo anal o vaginal, y con mayor dificultad con la práctica del sexo oral.

Los síntomas de esta patología son similares a otras ETS, aunque difiere entre hombres y mujeres y estos aparecen entre 5 días y un mes después del contagio. En el caso de las mujeres los síntomas más habituales son molestias durante la práctica sexual, secreción vaginal de color verde o amarillenta, mal olor en la vagina, dolor y picor al orinar dentro y fuera de la vagina. En hombres puede ser asintomático aunque puede tener signos como secreción blanquecina del pene o dificultad para orinar o eyacular.

Mediante un análisis de flujo vaginal o de supuración uretral es posible diagnosticar perfectamente la tricomoniasis. El tratamiento más común es la administración de antibióticos para hacer desparecer este parásito.

Chancroide o chancro blando

Esta patología también conocida por chancro blando es de origen infeccioso y se propaga a través de las relaciones sexuales con personas infectadas. La bacteria encargada de producir esta enfermedad es la Haemophilus Ducreyi, sus principales síntomas son la aparición de úlceras en los genitales, suelen ser dolorosas, estas se les conoce con el nombre de chancro, proveniente del francés chancre a su vez del latín cáncer por su aspecto.

Este tipo de dolencia suelen curarse solas en el plazo máximo de 2 meses aproximadamente, pero dependiendo si existen complicaciones como una inflamación de los ganglios puede desembocar en una fístula en la ingle. Una forma de tratar el chancroide es drenándolos para que no se produzcan fístulas en un futuro. Se puede evitar usando preservativos durante las relaciones sexuales anales o vaginales.

¿Tienes más dudas sobre el sexo anal? Sus riesgos y enfermedades y todo lo relacionado para practicarlo de forma segura y sin dolor. Si tienes alguna duda o sugerencia no dudes en compartirla en los comentarios

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😃

¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 29 Media: 4.6]
Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
【SEXO ANAL】Que es y como practicarlo SIN RIESGO por primera vez
Puntuación:
51star1star1star1star1star
Únete al CLub y di adiós a las hemorroides para SIEMPRE!

No spam guarantee.

Comenta y participa