¿Qué es una sigmoidoscopia? Todo sobre esta prueba de diagnóstico

Seguramente, muchos de los pacientes que consultan esta publicación conocen el significado de la palabra colonoscopia, pues es la más conocida, o ya han tenido que realizarse esta prueba en determinado momento de su vida.

Pero la sigmoidoscopia, aunque el nombre se parezca, no es el mismo examen, sino uno más específico que explora sólo una sección del colon. En este post vamos a desvelar de que se trata exáctamente y en que casos está recomendad su realización.

¿Qué es y para qué sirve la sigmoidoscopia?

La sigmoidoscopia es una técnica que se lleva a cabo en pacientes para poder ver la parte final de su intestino grueso, el sigma y el recto. Esta no provoca dolor al paciente, simplemente unas ligeras molestias, de ahí que se lleve a cabo sin ofrecer sedación al paciente.

Mediante esta se puede tratar de comprender el motivo por el que se dan algunas alteraciones como son:

 

 

  • Pérdida de peso: Puede existir una relación directa con una mala absorción intestinal. Sirve también para detectar algún tipo de cáncer, aunque para ello se realicen más pruebas para una confirmación total.
  • Hemorragia: Sirve para identificar el origen del sangrado en las heces. Este puede deberse a una fisura, heridas, tumores o incluso hemorroides.
  • Dolor de abdomen: Puede identificar una inflamación local, la enfermedad de Crohn u otro tipo de patologías del aparato intestinal que muestra una sintomatología similar.
  • Diarreas o estreñimiento: Estos cambios se pueden deber a enfermedades inflamatorias intestinales que se identifican con esta prueba perfectamente.

Para ir un poco más allá, realizando este tipo de test, se le puede detectar al paciente algunas de estas afecciones como son:

  • Laceraciones
  • Ulceraciones
  • Inflamación
  • Hemorroides internas
  • Masas de carne malignas o benignas
  • Diverticulitis

Y, en general, cualquier anomalía que produzca los síntomas que el paciente presenta.

Esta técnica se lleva a cabo por el médico especialista en el aparato digestivo. A este se le conoce como gastroenterólogo. Este va a ser quien considere la información que tiene que recibir y en qué momento va a realizar el examen médico. Aunque esta decisión no es tan arriesgada, pues no se va a revisar todo el colon, con lo que la preparación que se necesita es bastante más simple. No es necesario, por ejemplo, limpiar a conciencia el sigma y el recto para evitar que las heces ejerzan más problemas como sí ocurre con otros procedimientos.

Para poder llevar a cabo esta prueba, el doctor debe utilizar un aparato conocido como sigmoidoscopio, que no es más que un aparato parecido al endoscopio que mide entre 15 y 20 cm de largo y menos de 1 cm de diámetro. En la cabeza inicial tiene una pequeña luz en el lugar donde tiene la cámara cuya función es grabar todo lo que encuentre a su paso en el interior y, además, transmitir a una pantalla los resultados a través de la fibra óptica de manera que el especialista sea capaz de realizar un diagnóstico fehaciente o descartar ciertas patologías.

Los sigmoidoscopios que se utilizan hoy en día son flexibles para poder moverse de manera más sencilla y libre por las paredes del recto y causando, a su vez, la menor molestia posible.

¿Cómo se realiza una sigmoidoscopia? Procedimiento paso a paso

Sigmoidoscopia rigida flexible y colonoscopia

En el momento en que entres en la consulta el médico te explicará el procedimiento que se va a seguir para que te puedas relajar, lo que es treméndamente importante cuando nos enfrentamos a este tipo de pruebas que a priori, desconocemos. Vamos a ver los pasos que requiere este test:

  • Cuando vaya a comenzar, el médico te pedirá que desnudes completamente toda la parte inferior del cuerpo. Debes colocarte tumbado sobre tu lado izquierdo, doblando las piernas hasta que te abraces las rodillas, en posición fetal.
  • El especialista va a comenzar haciendo una observación exterior del ano, para ver si la piel tiene algún tipo de alteración o si existen lesiones externas. Después será cuando coloque un lubricante y palpará el interior del ano mediante un tacto rectal para comprobar que nada obstruirá el paso del aparato.
  • A continuación, introducirá el mismo. En estos momentos puede que tengas una sensación similar a la que notas cuando vas a defecar. Se introducirá a través del tracto anal el sigmoidoscopio en su longitud, avanzando para ir observándolo poco a poco el interior.
  • Durante la prueba se va viendo en tiempo real la situación del recto y el colon sigmoide y si se observa cualquier alteración que el médico considere estudiar, se puede utilizar unas pinzas pequeñas para tomar un pequeña muestra y realizar una biopsia.
  • Por último, se sacará el sigmoidoscopio y se revisará minuciosamente el vídeo para comprobar todo.
  • La duración de esta prueba es variable en función de las dificultades que se puedan presentar, pero generalmente dura unos pocos minutos, entre 15 y 30.

Un dato importante a conocer es que como norma general, no te vas a quedar ingresado en el hospital. Los médicos no prevén un ingreso, a menos que se produzca algún tipo de problema de salud previo a la realización de dicha prueba.

Por ello, en el mayor porcentaje de intervenciones, los pacientes se someten al test y se van por su propio pie a casa tras un leve descanso. Es posible que se den cólicos por gases o un poco de sangrado, aunque no es siempre así.

El médico te advertirá de que los días posteriores a la realización de esta prueba puede ser que sangres un poco con las heces. Si se diese fiebre, intenso dolor abdominal, debilidad o mareo se debe acudir a un centro de salud, pues son síntomas poco habituales que requieren de supervisión.

Cuando vayas a por los resultados de la prueba, el médico te explicará si existe algún tipo de alteración y, si se ha llevado a cabo una biopsia, te indicará si hay que realizar alguna otra prueba y las opciones de tratamiento que existen en función de lo diagnosticado.

Si la prueba no lleva a resultados concluyentes, será cuando el médico pida la realización de nuevas pruebas entre las que se encontrarán la colonoscopia o la resonancia magnética entre otras.

Preparación para la sigmoidoscopia ¿Cual es la fase previa a la prueba?

Preparacion y procedimiento prueba sigmoidoscopia

Antes de la prueba se recomienda hacer una dieta rica en fibra para mejorar el tránsito intestinal, sobre todo en personas que no son regulares, de manera que no se dificulte la visualización de las paredes del colon. También se debe tomar los días previos mucha cantidad de agua y líquidos de cualquier tipo.

Te van a pedir que hayas hecho deposiciones previamente, por lo que, si no es el caso, te colocarán un enema una hora antes de que se lleve a cabo la prueba para que tu intestino esté vacío. En algunos casos, el enema se pide obligatoriamente pudiendo realizarse con laxantes, chorro de agua o soluciones jabonosas.

En otras ocasiones se precisa vaciar el tubo gastrointestinal por completo. Para ello se debe seguir una dieta líquida que puede tener que realizarse entre 1 y 3 días antes de la realización de la prueba. Se tomarán té común, café, zumos colados, caldos y consomés sin grasa, gelatinas y bebidas isotónicas. En ningún caso se tomarán bebidas con colorantes morado o rojo, ya que dificultarán la visualización de la zona a explorar.

Es necesario también informar al médico sobre toda la medicación que tomes, por sencillos y comunes que pueden resultarnos. Es posible que se te restrinja su toma durante los días anteriores.

Por otro lado, tampoco es obligatorio que vayas acompañado. Obviamente la persona acompañante no puede entrar mientras se está aplicando esta técnica al paciente, pero si deseas alguien que te espere, puedes llevar una persona contigo, ya que al finalizar la prueba puede que te encuentres algo mareado es recomendable llevar apoyo. Aun así, no olvides que esta técnica no provoca ni dolor ni molestias al llevarse a cabo.

Cuando llegas al centro de salud el día de la prueba se te pedirá que firmes un consentimiento por el que aceptas que te van a realizar dicha prueba. Se recomienda que lleves contigo la tarjeta sanitaria y el volante donde te piden que se haga esa prueba.

La sigmoidoscopia se puede realizar aunque estés embarazada o en época de lactancia, aunque se recomienda que si ya sabes que estás encinta, se lo comuniques al médico para que no anote los cambios que se han producido en tu interior debido a ello. La prueba está contraindicada en momentos en que el paciente tiene diarrea o un sangrado continuo del intestino grueso por lo que habría que esperar o poner remedio a esto antes de llevarla a cabo.


¿En alguna ocasión te has realizado una sigmoidoscopia? ¿Cuales fueron tus sensaciones? ¿Te dolió, sufriste molestias? ¿Porque te pidieron que la realizaras? Comparte tu experiencia con los demás miembros de la comunidad!

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😉

Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
【SIGMOIDOSCOPIA】 ▷ ¿Que es? ▷ Preparación ▷ Duración
Puntuación:
51star1star1star1star1star
¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 3 Media: 5]

Comenta y participa

  ◀ Acepto los términos de privacidad

  1. Responsable: Hemorroides.Club
  2. Finalidad: Envío por email de noticias y novedades
  3. Legitimación: Tu consentimiento expreso
  4. Destinatario: Lista de suscriptores alojada en Wordpress
  5. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de sus datos