Supositorios para hemorroides ¿Son efectivos?

Los supositorios para hemorroides son una solución par muchos de los síntomas que estas presentan. Sabemos que son treméndamente agotadoras porque causan molestias que nos limitan en nuestra vida diaria. Por ello, es importante encontrar un tratamiento que pueda hacer que convivamos con ellas y, al mismo tiempo, vayamos reduciendo en la medida de lo posible sus efectos sobre nuestra salud y sobre nuestro día a día.

Lo primero que tenemos que indicar es que los supositorios no son un método de cura demasiado utilizado para este tipo de enfermedad. Pero más que por su efectividad, porque se desconoce esta solución para los pacientes de almorranas.


¿Funcionan los supositorios para tratar las hemorroides?

El problema que presentan estos fármacos es que como se deben colocar en el interior del recto, en algunos casos puede ser molesto y provocar dolor al paciente, por lo cual, pocos se imaginan que una solución para calmar ese dolor puede pasar por introducir un objeto extraño en el ano, manipulando la zona y en muchos casos se descarta este tratamiento.

En tal caso, sí, son efectivos, aunque sólo sobre hemorroides internas; las externas no se benefician de las propiedades del fármaco por lo que si tienes almorranas prolapsadas es mejor recurrir a otras soluciones. Los supositorios también pueden ayudarte a acudir al baño cuando tenemos que evacuar la zona intestinal.

Esto se consigue suavizando las heces, ya que cuando se produce estreñimiento, las deposiciones son más duras y cuesta mucho expulsarlas, con el dolor, sangrado y otras dificultades que ello conlleva. Otra de sus funciones es actuar como analgésicos locales, para poder eliminar esos dolores.

Tipos de supositorios para hemorroides: Marcas y nombres

Lo común es realizar una lógica clasificación en función del uso que se les de:

  • Uso anestésico: Contienen lidocaína, para mantener la zona anal dormida y sin sufrir dolor durante varias horas.
  • Uso antiinflamatorio: Contienen hidrocortisona y prednisolona. Se combinan siempre con anestésicos.

Por otro lado encontramos que en el mercado existen varios tipos de supositorios; la mayor diferencia entre ellos radica que si están o no elaborados con productos naturales y esta clasificación es la que vamos a desarrollar.

En farmacias (y también en consulta médica) los supositorios más recomendados son los siguientes:

Modo de empleo colocacion de supositorios para hemorroides

Calmol

Esta marca de supositorios es la mejor posicionada en el mercado actualmente. Está recomendada por muchos médicos y especialistas en esta dolencia. Según opiniones de los pacientes que los han usado y en comparación con otros, son los más sencillos de utilizar, por su comodidad, ya que se deshacen mucho más rápido que otros ungüentos similares. Calmol alivia temporalmente el dolor y elimina la irritación creada por la proliferación de la inflamación de las venas anales.

Su ingrediente principal es el óxido de cinc, potente antiséptico para la piel. Además, incluye manteca de cacao, que se funde fácilmente para detener la picazón cuando los síntomas propios de esta enfermedad empieza a aflorar. Calmol no contiene anestésicos, vasoconstrictores o esteroides tópicos. La dosis recomendada suele ser de un supositorio antes de acostarse y otro después de cada evacuación.

Avenoc

Esta marca se suele utilizar únicamente por adultos ya que sus principios activos atacan directamente a la base o raíz de las almorranas. Sus ingredientes principales son castaño de indias, raíz de piedra, manteca de cacao y hamamelis. Además, hay que tener mucho cuidado porque algunos de sus ingredientes pueden tener efectos secundarios, como estreñimiento, vómitos y dolor estomacal, aunque no es lo más común.

Tampoco están recomendados para personas diabéticas, por lo que si lo estás utilizando y tienes problemas de azúcar es recomendable que detengas el tratamiento, informes a tu médico y acordéis el uso de otro producto. Además, es necesario que hagas más controles de azúcar durante su uso y días posteriores. La dosis suele ser la de utilizar uno por la mañana y otro por la noche (siempre después del aseo diario). Se puede aplicar también en forma de pomada y, en este caso, habría que aplicarla entre 3 y 4 veces al día.

Preparation H Suppositories

Esta marca es también bastante importante y reconocida por los especialistas y médicos. Llevan bastantes años trabajando para solventar los dolores y síntomas de las personas afectadas por las hemorroides del ano, mejorando su composición y abarcando muchos de los problemas que esta patología comporta; ayudan a eliminar los dolores, la irritación y el picor. Sus ingredientes principales son la fenilefrina HCl que proporciona un alivio para el ardor y la hinchazón y aceite de hígado de tiburón, con propiedades antiinflamatorias y que aceleran el proceso de curación.

Se utilizan de la siguiente manera: Durante el día debes introducir cuatro supositorios; especialmente por la noche y por la mañana y tras cada ocasión en la que hagas una deposición. Siempre y previamente a su colocación, se ha de mantener la zona completamente limpia. No es recomendable que este producto sea utilizado por niños menores de doce años.

Neo Healar

Se ha catalogado como una de las mejores soluciones hemorroidales en formato de supositorio existentes en el mercado. A diferencia de las otras marcas, sirve para curar las almorranas tanto internas como externas.

Su ingrediente principal es el Lupinus Albus, esto es un extracto de aceite vegetal que repara los tejidos estropeados de la piel y mejora la recuperación de la misma. También contiene Vateria Indica, Aloe Vera y Mentha piperita. No se han conocido efectos secundarios graves asociados a la utilización de este producto.

Procto-Glyvenol

Este tipo de supositorios contienen tribenósido y lidocaína. Esta marca de supositorio proporciona mejoras en los dolores, picor y comezón. Además, relaja la sensación de tensión que se crea en la zona debido a la necesidad de defecar con el dolor generado por la existencia de la hemorroide. Su acción se basa en la reducción de la permeabilidad capilar y las propiedades antiinflamatorias locales. La lidocaína contribuye a que se alivien las molestias rápidamente.

Se administra un supositorio por la mañana y otro por la noche en la fase más dura de la enfermedad. Cuando las molestias comiencen a desaparecer se puede reducir a tan solo un supositorio al día, preferentemente por la noche, para que haga mayor efecto al estar en fase de descanso.

Supositorios naturales

Estos deben utilizarse como solución durante un mínimo de 15 días para que puedas notar los efectos. Como en el caso anterior, mantener la zona perfectamente aseada es esencial antes de su aplicación. Si te interesan más remedios caseros para tratar la enfermedad hemorroidal entra aquí.

Modo de uso supositorios de ajo para almorranas

Supositorio de ajo

Se utiliza un diente de ajo. Solo tienes que pelarlo e introducirlo por el ano a modo de supositorio. Se recomienda hacerlo sobretodo por las noches para que sea en el momento de descanso cuando haga el mayor efecto. De todas maneras, se puede usar durante dos o tres veces al día, limpiando previamente la zona. De sobra son conocidas las propiedades curativas del ajo, ya que este relaja los vasos sanguíneos y proporciona alivio para las almorranas.

Supositorio de patata

Debes tomar una patata y cortarla en trozos pequeños con forma de cono. Se recomienda que los tengas en el frigorífico durante un rato antes a realizar la introducción. Luego se coloca cada uno como si de un balín se tratase, para una mejor colocación, el tamaño de los trozos deben de ser reducidos. Uno de los beneficios y propiedades  que ofrece la patata es a nivel antiinflamatorias y calmante, siendo recomendables para esta patología.

Supositorio de sábila

Se coge un cristal de sábila y se lava bien. A continuación se corta en trozos pequeños del tamaño de un supositorio para que entre bien en la zona del ano. Luego debes envolver estas cápsulas en papel de aluminio y congelarlas. Al cabo de unas horas, sacas estas cápsulas del papel de aluminio y esperas a que se pierda el frío. De esta manera no te molestará el exceso de frío en la zona afectada cuando las uses. Finalmente, no queda más que introducirlo por la cavidad anal.

Modo de empleo ¿Como usar los supositorios?

Como la mayoría de supositorios, estos tienen forma de bala y por lo general, esta forma hace que colocarlos e introducirlos en la zona del recto sea sencillo. Cuando están ubicados en el interior se deshacen debido a la temperatura interna del cuerpo y liberan todo su contenido farmacológico actuando en la zona.


¿Conocías que las propiedades y beneficios de los supositorios como alternativa para tratar la enfermedad hemorroidal? ¿Los has usado alguna vez? Comparte tu experiencia con los demás miembros de la comunidad.

Si te ha servido de ayuda, comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😃

¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 27 Media: 4.1]
Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
【SUPOSITORIOS para HEMORROIDES】Tipos/Nombres/Pros/Contras
Puntuación:
51star1star1star1star1star

Comenta y participa