Trombosis hemorroidal ¿Que es y como tratarla?

Una hemorroide trombosada son aquellas hemorroides externas que no pueden reintroducirse de nuevo al ano de forma manual o por si solas, estas quedan atrapadas en el exterior del ano debido a la fuerza del músculo esfínter que no permite que estas hemorroides retorne hacia el interior de forma espontánea.

Una trombosis hemorroidal se produce cuando las hemorroides externas han roto y se ha desarrollado un coágulo sanguíneo. En los casos más graves pueden estrangularse y causar dolor extremo.

¿Cuales son las causas de una trombosis hemorroidal?

Para explicar este fenómeno, debemos de conocer las funciones que tiene el esfínter en nuestro cuerpo, y es que este músculo es el encargado de controlar y regular las ganas y momento de ir al baño a defecar. Este músculo es controlado a nuestro antojo de forma consciente aunque en algunos momentos actúa de forma involuntaria. Cuando sufrimos de hemorroides externas, es debido a que en el esfínter interno del recto se ha producido un aumento y encharcamiento de sangre, esta sangre de la vena hemorroidal no es capaz de salir al exterior por la fuerza y presión ejercida por este músculo en concreto. La acumulación sanguínea produce bastante dolor debido al coágulo, además, la hemorroide trombosada adquiere un tono oscuro casi negro.

Típicamente, un individuo con una hemorroides trombosadas reportarán una gran masa de tejido extremadamente sensible que sobresale del ano. Debido a la naturaleza de las dimensiones de las hemorroides, la dificultad para producir evacuaciones intestinales y mantener la higiene son habituales, lo que con el tiempo hace que la afección pueda agravar aún más. En los casos más graves, en los que se han producido tanto trombosis como estrangulación, se recomienda casi invariablemente la visita a un médico especialista para su tratamiento.

Causas y tratamiento hemorroides trombosadas

El dolor inducido por una hemorroide trombosada es el resultado de la composición del tejido de hemorroidal. Hay dos tipos distintos de nervios que se encuentran en el ano:

  • Los llamados nervios viscerales, que residen en la parte superior de lo que se conoce como línea dentada
  • Los nervios somáticos, que se encuentran debajo de la línea dentada. Los nervios somáticos conducen impulsos de dolor, mientras que los nervios viscerales conducen una sensación de presión.

Es por esta razón que las hemorroides internas, que residen por debajo de la línea dentada, son típicamente indoloras, mientras que las hemorroides externas, de las cuales una trombosis hemorroidal es un ejemplo severo, a menudo son altamente sensibles y muy dolorosas.

¿Cuales son los síntomas de una hemorroide trombosada externa?

Sin duda la característica principal que nos hace pensar que padecemos una trombosis hemorroida es el dolor, además este tipo de almorranas aumentan su consistencia y dureza y adquiere un color violáceo o casi negro. La piel que rodea al ano puede verse levantada y abultada, siendo aún más sensible de lo habitual. En ocasiones son posibles la apariciones de úlceras en la zona y se vea machada por aparición de sangre del interior hacia fuera.

Los síntomas de dolor son más acuciados en la acción de defecar, aunque también son muy normales en otras actividades como andar, sentarse, estar de pie o con el simple roce de la ropa, recordad que la zona es mucho más sensible que de costumbre. Es por este motivo que muchos pacientes que sufren de hemorroides trombosadas necesitan de un cojín o rosco especial para poder sentarse ya que el dolor es mucho más agudo que unas almorranas comunes, el conocido “ataque de almorranas“.

¿Como diagnosticar un trombo hemorroidal externo?

Es relativamente sencillo practicar el diagnostico, siempre se aconseja visitar a tu médico de cabecera para que pueda inspeccionar directamente la zona y el diagnóstico sea 100% fiable. En muchos casos esta dolencia se cura por si sola en unos cuantos días, menguando los síntomas de dolor y malestar poco a poco, disminuyendo de tamaño la hemorroide trombosada e introduciéndose de nuevo en el interior del ano.

Es cierto que existen casos donde la trombosis hemorroida ha derivado en ciertas complicaciones médicas como una úlcera o necrosis en la zona que se encuentra en el exterior del ano, es decir en la hemorroide prolapsada. A veces esta necrosis abarca toda la almorrana incluyendo las paredes del recto produciendo graves infecciones y complicaciones varias.

¿Cual es el mejor tratamiento para curar un trombo hemorroidal?

Remedios caseros hemorroides baños de asiento

Las hemorroides trombosadas son susceptibles a una variedad de tratamientos, algunos de los cuales son remedios caseros, aunque en algunas ocasiones es necesario recurrir a procedimientos quirúrgicos que requieren estar bajo el cuidado de un médico. Entre los tratamientos caseros más comúnmente recetados se encuentran los baños de asiento diarios, el uso de ablandadores de heces, la modificación de los hábitos alimenticios y los hábitos intestinales, además de aumentar las actividades físicas o crear un régimen de ejercicios.

Los baños de asiento permiten practicar una higiene anal más completa, y el agua tibia aliviará la hemorroide inflamada y reducirá algunos de los síntomas de dolor e hinchazón. En los casos de estrangulación y trombosis pronunciada (lo que dificulta la postura sentada), se recomienda tratar varias veces al día en cuclillas en agua tibia durante 20 minutos.

Los ablandadores o suavizantes de heces con frecuencia se recomiendan porque ayudarán a asegurar que ocurra menos esfuerzo durante las evacuaciones intestinales, lo cual se debe evitar si es posible. Además de usar ablandadores de heces, comer alimentos ricos en fibra e integrales, incluyendo el salvado, arroz, pasta, siempre integral, esto puede brindar alivio al hacer menos estresante la evacuación intestinal y reducir el estreñimiento.

También es altamente recomendado un consumo de agua suficiente para mantenerse adecuadamente hidratado, lo que ayuda a la digestión y puede aliviar los síntomas de estreñimiento.

Los síntomas de las hemorroides trombosadas también responden bien a intervenciones con hielo, que puede aplicarse directamente con un paño en la piel que rodea al ano y así, se restringirá el suministro de sangre a la hemorroide, reduciendo el dolor. El hielo es especialmente efectivo porque el frío retarda el flujo sanguíneo a la hemorroide y como resultado producirá entumecimiento en la región inflamada y aliviará el dolor. Para aplicar el hielo, envuelva la bolsa de hielo en una toalla de tela, espere varios minutos y luego aplíquela directamente en la zona anal.

El aumento de la actividad física diaria, incluso caminando durante diez, veinte o treinta minutos, también puede ser un factor en la reducción de los síntomas hemorroidales trombosados debido al aumento del metabolismo.

¿Conoces algún otro remedio o consejo para las hemorroides trombosadas internas o externas? Compártelo, entre todos hacemos que la comunidad encuentre más y mejores respuestas!

Si te ha servido de ayuda comenta y comparte para ayudar a más personas, gracias! 😃

¿Nos das 5 estrellas? 🙂
[Total: 5 Media: 4.8]
Resumen:
Fecha de revisión:
Artículo revisado:
【TROMBOSIS HEMORROIDAL】¿Que es y como tratarla? 100%
Puntuación:
51star1star1star1star1star
Únete al Club y di adiós a las hemorroides para SIEMPRE!

No spam guarantee.

Comenta y participa